Campaña contra proyecto MAPA: Celulosa Arauco triplicará su producción y será la más grande del país

[resumen.cl] Durante junio de 2019 se lanzó la campaña «Voces Territoriales Frente al Proyecto M.A.P.A. Testimonios sobre la mega-expansión de Celulosa Arauco.» Esta campaña consta de una serie de micro-cápsulas audiovisuales que en pocos minutos buscan informar acerca de este proyecto que se transformaría en la iniciativa de la industria forestal más grande en la historia del país. Las cápsulas buscan además visibilizar los testimonios de distintas voces de las comunidades en el territorio afectado por este ambicioso proyecto de la empresa Forestal Arauco, en esta ocasión fue Nolberto Sangueza, ecologista y vecino de la comuna de Arauco.

Desde 2018 Forestal Arauco está ampliando su planta en Horcones, comuna de Arauco, lo cual la transformaría en la industria de celulosa más grande del país y una de las mayores del mundo. Es la denominada Ampliación y Modernización de la Planta de Celulosa Arauco, también conocida por sus siglas como M.A.P.A. Se espera que para 2021 éste proyecto esté concluido y operando, lo que significaría prácticamente triplicar anualmente las 800.000 toneladas de celulosa que actualmente produce, llegando hasta las 2.100.000 de toneladas anuales. 

En la actualidad en Chile existen 8 plantas de celulosa en funcionamiento. Planta Constitución, Planta Licancel, Planta Valdivia, Planta Arauco y Planta Nueva Aldea de Forestal Arauco. Mientras que CMPC cuenta con la planta Santa Fe, Pacifico y Laja. La región del Biobío es la zona con mayor numero de ellas, contando con 3 fábricas en las comunas de Nacimiento, Arauco y Laja, las cuales han ocasionado reiterados y graves problemas de contaminación. Actualmente la más grande es Santa Fe en Nacimiento, propiedad de CMPC, sin embargo tras finalizar el proyecto MAPA, la más grande del país sería la planta de Celulosa Arauco ubicada en Horcones.

En la primera cápsula de la campaña «Voces Territoriales Frente al Proyecto M.A.P.A. Testimonios sobre la mega-expansión de Celulosa Arauco.»  Nolberto Sangueza, un ambientalista y vecino de Arauco nos relata su visión sobre este proyecto, así como sus características y principales impactos socioambientales. De esta manera Nolberto Sangueza recalca en el riesgo de afectación a la salud de esta industria, así como la contaminación e impactos al mar, la tierra y los ríos. Por ejemplo, el entrevistado considera que los impactos se triplicarán en el territorio, todo por la mayor presencia de monocultivos, transportes y contaminantes derivados del aumento de la planta.

Nolberto Sangueza es un ecologista y vecino de la comuna de Arauco.

La contaminación atmosférica emitida por las plantas de producción de celulosa y papel se caracteriza, tal como otras actividades industriales, por la liberación al ambiente de dióxido de azufre (SO2), material particulado, óxidos de nitrógeno (NOx), dióxido de carbono y monóxido de carbono, además de los denominados gases TRS, especialmente el sulfuro de hidrógeno (H2S)

Los gases TRS agrupan a un conjunto de compuestos que se generan en el proceso de producción de celulosa, los más importantes son el sulfuro de hidrógeno (H2S), los mercaptanos (CH3SH), el dimetil-sulfito (CH3SCH3) y el dimetil-disulfuro (CH3SSCH3). Estos gases tienen la característica de emitir fuertes y desagradables olores que pueden extenderse por grandes distancias. Los mercaptanos por ejemplo, son compuestos organo-azufrados que son perceptibles aún en muy bajas concentraciones, y que emanan en todas la línea de producción de la celulosa y el papel. El sulfuro de hidrógeno presenta un olor a descomposición de materia orgánica similar al de los huevos podridos. Estos compuestos se generan en varios equipos de las plantas de celulosa, donde pueden ser recolectados, lavados para retirar las sustancias sulfuradas y otras que tienen valor para su uso en la misma planta, y finalmente incinerados, ya sea en la caldera recuperadora, el horno de cal u otra unidad de quemado especializada.

En todas las zonas urbanas cercanas a estos complejos industriales, la población se ve afectada por recurrentes e intensos episodios de olores. En Constitución, región del Maule, los vecinos han debido soportar durante más de 40 años los nauseabundos olores emanados desde la planta CELCO también de Forestal Arauco. En la provincia de Arauco, habitantes de Laraquete y Carampangue se han visto afectados producto de la contaminación, lo que también puede percibirse al transitar por la Ruta 160. Por otra parte, en Laja y San Rosendo, la planta de celulosa CMPC-Laja caracteriza hace décadas a ambas ciudades con este hedor.

En repetidas ocasiones, vecinos de la planta de celulosa Nueva Aldea de Celulosa Arauco (grupo Angelini) en la comuna de Ranquil han denunciado persistentes malos olores y dispersión de compuestos contaminantes, explicando que les han provocado trastornos en su salud y su calidad de vida.

 

Impactos ambientales de la industria de celulosa en cursos de agua dulce

Las descargas de agua de una planta de pulpa de celulosa y papel contienen sólidos, nutrientes y materia orgánica disuelta, en compuestos como la lignina. También puede contener alcoholes y materiales inorgánicos como cloratos y compuestos metálicos entre otros. Los nutrientes como el nitrógeno y el fósforo pueden causar eutrofización en lagos, ríos y esteros, es decir, una alta abundancia anormal de nutrientes que genera una proliferación descontrolada de microalgas y cianobacterias. La materia orgánica disuelta en agua dulce puede cambiar las características ecológicas del cuerpo de agua y en los peores casos puede llevar a mortalidades masivas de organismos. Los desechos también pueden contener compuestos organoclorados.

Compuestos clorados han sido históricamente usados en el blanqueamiento de pulpa de celulosa. Las plantas que usaban anteriormente sistemas en base a cloro elemental producían significativas cantidades de dioxinas. Estos compuestos orgánicos persistentes han sido reconocidos como uno de los más tóxicos que existen. Esta tecnología ha sido usada por la industria de celulosa durante décadas en ríos y zonas costeras en Chile.

Posteriormente, la industria de celulosa a nivel mundial comenzó a reemplazar sus procesos en la década de 1990 desde cloro elemental a dióxido de cloro. Actualmente las mayores plantas de celulosa en Chile operan con el sistema ECF (Libre de Cloro Elemental, por sus siglas en inglés), sin embargo existe un método menos contaminante llamado TCF (Totalmente Libre de Cloro Elemental) usado en Suecia, Finlandia, Canadá y Alemania. Las empresas chilenas no han aplicado esta tecnología ya que consideran que sus costos serían muy elevados. Cabe señalar que la tecnología ECF usada en Chile aunque puede reducir los niveles de dioxinas, no las elimina completamente de los efluentes que son arrojados al río.

Un estudio de 2009 reportó que tras 20 años los impactos reproductivos en organismos acuáticos persisten a los cambios de procesos de mayor tecnología en las plantas de celulosa, indicando que compuestos biológicamente activos que generan impactos en la fauna continúan siendo descargados a los cursos de agua. Más aún, estos compuestos bioactivos aparecen aún en los efluentes con tratamientos secundarios. Estudios han indicado que incluso en efluentes biotratados se continúan detectando niveles de ácidos resínicos entre otros compuestos.

 

En la comuna de Arauco el Proyecto MAPA podría aumentar la presión sobre el territorio debido a que utilizará grandes cantidades de agua dulce extraída del río Carampangue y descargará sus efluentes a la zona costera del Golfo de Arauco a través de un emisario submarino ubicado frente de la extensa playa al sur de Laraquete.

Junto a esto, el proyecto consolidará todos los impactos socioambientales del extenso territorio invadido por plantaciones de pino y eucalipto en la Provincia de Arauco, territorio ancestral del pueblo mapuche lavkenche y una de las zonas con mayores niveles de pobreza y desempleo, factores sociales que precisamente son agravados por el negocio del monocultivo forestal.

 

Para seguir la campaña «Voces Territoriales Frente al Proyecto M.A.P.A. Testimonios sobre la mega-expansión de Celulosa Arauco.»

Para contactos existe el correo ojodetreile@gmail.com, así como diversas plataformas:

Facebook: Colectivo Ojo de Treile

Twitter: @ojodetreile

Instragram: colectivo.ojodetreile.

A continuación puedes ver el vídeo: