Advertisement

CARTAS A RESUMEN | El Día del Joven Combatiente también tiene rostro de mujer

Por Catalina Figueroa

Cada 29 de marzo se conmemora el Día del Joven Combatiente, haciéndose memoria de la muerte de los hermanos Rafael y Eduardo Vergara Toledo, dos jóvenes miristas asesinados brutalmente en Villa Francia debido a sus ideales y trabajo político, opositor al régimen dictatorial.

A pesar de considerarse un día para manifestar que la oposición no desistió, sino que se dinamizó, dentro de este marco que recuerda y convoca año a año el espíritu de rebeldía de la juventud en resistencia; nuestra memoria tiene una deuda, hay un nombre que hace años es muy poco mencionado: el de Paulina Aguirre. Hija de padre y madre exiliados en Francia y Suecia respectivamente, militante del Movimiento de Izquierda Revolucionaria -MIR-, liceana y joven combatiente que, al igual que los hermanos Vergara Toledo, fue asesinada el 29 de marzo de 1985.

Paulina Aguirre, a la corta edad de 14 años tenía clara y fuertemente construida una visión crítica y política de la sociedad, comenzando así, a militar de manera clandestina, dado que en la época "se jugaba mucho más que el tiempo al organizarte, jugabas también tu vida", afirmó hace unos años una dirigente vecinal.

Su acercamiento a la organización popular a temprana edad, se vio motivado por su historia familiar, por la persecusión, tortura y represión que giraba en torno a sus cercanos contantemente, además, por el regreso de su padre al país, en clandestinidad, añadiéndose a estos factores las realidades populares que Aguirre pudo mirar, de cerca, constantemente junto a su padre, quien se acercaba a las poblaciones a vender "El Rebelde", periódico mirista de difusión. Gustaba de dibujar, tocar la guitarra junto a sus cercanos y escribir, muchas veces, versos para su padre.

Estas habilidades, la convirtieron en una joven integral, ya que nunca falló a su compromiso político. Su desenlace fue previamente calculado, siendo vigilada y seguida durante día, hasta que aquel 29 de marzo, al volver a casa, fue acorralada en el portón y, posteriormente, asesinada por luchar. Fue un asesinato de carácter cabalmente político, ya que la joven muere a manos de la CNI, policía que en ese entonces, se encargaba de "exterminar" al enemigo político: miristas, opositores a la dictadura. A pesar del montaje que se pretendía levantar en torno a su muerte, la versión que buscaba justificar la fuerza del actuar de la CNI, fue desmentida, dada las múltiples incongruencias que había en ella.

Hoy en día, a raíz de la fuerza que ha tomado el accionar feminista, siempre en pos de "desmasculinizar" la historia de la revolución, escrita por hombres y, predominantemente, sobre hombres, desde antes de la dictadura hasta la contemporaneidad; se busca, más que nunca, comenzar a visibilizar y reconocer a las mujeres dentro de la historia popular, quitar sesgos que excluyen el rostro fememino y su histórica resistencia en la lucha, para comenzar a conmemorar el día de la y el joven combatiente, sin volver a olvidar mencionar al primer grupo.

 

Estas leyendo

CARTAS A RESUMEN | El Día del Joven Combatiente también tiene rostro de mujer