Advertisement

Chile y el origen de la Brigadas de Salud Cubanas

[resumen.cl] Hoy todos los líderes mundiales están siendo cuestionados por su actuar frente a la pandemia del nuevo coronavirus, sin embargo, hay un líder político que sigue ganando estatura con la pandemia a pesar de ya estar muerto: Fidel Castro Ruz.

En mayo de 1960, tres mega terremotos afectaban el Sur de Chile.  El 21 de mayo a las 06:02 A.M. a escasos 5 kilómetros al oeste de Curanilahue, se produjo el primero con una intensidad de 8 en la escala modificada de Richter; solo media hora más tarde 06:33 A.M. un segundo megaterremoto de la misma intensidad con epicentro a unos pocos kilómetros al oeste de Concepción, volvió a sacudir el Sur de Chile.  En la media hora que transcurrió entre estos dos terremotos se registraron más de 12 réplicas superiores a 6 grados Richter.

Sin embargo, lo peor aún estaba por pasar. Al día siguiente – 22 mayo a las 15:10 – el mayor terremoto del que se tenga registro en la historia de la humanidad, 9,5º  escala modificada de Richter, se desató sobre el sur de Chile. El epicentro de ese movimiento fue a escasos kilómetros al oeste de la Isla Mocha y volvió a azotar Concepción, la costa de la Araucanía, pero por sobretodo a la ciudad de Valdivia.

Cuando esto ocurría en Chile, en Cuba un gobierno revolucionario comenzaba a instalarse en medio de enormes precariedades. Un grupo de jóvenes guerrilleros barbudos habían alcanzado el poder el año 1959 y se enfrentaban a enormes dificultades. Una de las principales: la escasez de profesionales de la salud. Con el triunfo revolucionario la mitad de los 6 mil médicos que existían en ese momento en Cuba se habían ido a Estados Unidos.

En aquel momento, un joven senador chileno, Salvador Allende Gossens, hizo las gestiones con un entonces muy joven primer ministro de Cuba, Fidel Castro Ruz, solicitando ayuda al gobierno revolucionario para la zona azotada por el cataclismo. Fidel Castro, a pesar de todos los problemas que tenia la isla, no lo dudo dos veces y ordenó el traslado de un contingente de médicos cubanos hasta Valdivia, la zona más afectada por la tragedia.

Era el año 1960, la revolución cubana apenas tenía un año de existencia y ya nacía la brigada internacionalista de personal sanitario que tanta fama ha adquirido en todo el mundo.  Desde aquel aparentemente lejano 1960, más de 600 mil cubanos de personal sanitario han prestado servicio en esta brigadas internacionales de salud, a las cuales Fidel Castro le gustaba llamar "Ejército de Batas Blancas".

Nuevamente en un mes de mayo, esta vez de 1963, los internacionalistas cubanos de salud fueron nuevamente requeridos. Esta vez en Argelia, el país luchaba por su independencia y era el corazón de todo un movimiento continental africano para expulsar a las potencias coloniales europeas del continente negro, los daños causados por los franceses en la población argelina eran enormes y al igual que en Cuba, gran parte de los médicos que se desempeñaban en Argelia prefirieron volver a la metrópolis.

Nuevamente, Cuba estuvo ahí, en un ejemplo de solidaridad a cambio de nada, solo movidos por un sentimiento de humanidad, que las grandes potencias del mundo jamás han conocido.

La historia de las misiones internacionalistas del "Ejército de Batas Blancas" es enorme, principalmente, en los países más pobres del planeta, luchando contra la pandemia del sida y el ébola en diversas naciones africanas, cuando todo el personal sanitario de "los grandes países" occidentales abandonaban la región para resguardar a su personal sanitario, en países desbastados por terremotos como Pakistán o Haití, o por huracanes en el caribe y Centro América.

De hecho, el propio Fidel Castro, durante el desastre que significó para Estados Unidos el paso del Huracán Katrina, ofreció ipso facto, más de mil profesionales para Nueva Orleans, ayuda que el presidente Bush despreció a costa de cientos de muertes innecesarias y dejando a la ciudad americana sumida en la tragedia sin ayuda sanitaria de su propio gobierno.

No era la primera vez que Fidel Castro ofrecía ayuda médica a una superpotencia, los cubanos ya habían partido en apoyo de las víctimas de Chernobil en la ex Unión Soviética.

Hoy los cubanos vuelven a hacer noticia, sus servicios médicos son requeridos en Europa por naciones tan poderosas como Italia, la tercera mayor economía de Europa. Fidel Castro se eleva como figura política mundial a pesar de estar muerto y al imperio Norteamericano no le queda otra que amenazar a las naciones que recurran a la ayuda cubana.

Sin embargo, algunos se atreven a desafiar al imperio, como el pequeño principado de Andorra, un país con un estándar de vida muy elevado, que sobrepasa muchas veces el ingreso percapita de cualquier nación latinoamericana.

Andorra solicitó la ayuda cubana el lunes 23 de marzo y en menos de 7 días, un tiempo récord para cualquier tipo de misión internacional, los cubanos ya habían arribado.  Las propias autoridades Europeas estaban sorprendidas de la rapidez de la respuesta, Alemania no fue capaz de instalar sistemas de ayuda a Italia hasta meses después de desatada la tragedia en aquella nación. De hecho la propia Unión Europea sigue sin reaccionar frente a la tragedia, tanto en Italia como en el estado español.

Ver: Brigada médica cubana llegó hasta Andorra para luchar contra la COVID-19

Hoy Cuba tiene con que responder a la demanda mundial de solidaridad que ha surgido con esta pandemia, posee una de las tasas mas altas de médicos por habitante (11,8 por cada mil), Chile como ejemplo posee 1,1 por cada mil, Argentina uno de los mejores en la región, con décadas de universidades gratuitas: 4 por cada mil. Países como España 4,1 por cada mil, Francia 3,2 y Estados Unidos 2,6 por cada mil.

La sanidad cubana solo tiene una debilidad, el embargo económico impuesto por Estados Unidos que impide a la isla acceder a la tecnología y material sanitario, ni tampoco a la última generación de medicamentos, el cual en un 95% tiene algún componente o patente que infringe el embargo impuesto a la revolución cubana por Estados Unidos.

Ver: Embargo estadounidense impidió el arribo de avión a Cuba con suministros médicos donados para combatir el coronavirus

Es por ello que que Fidel Castro impulsó también el desarrollo de la investigación científica y la biotecnología, hoy los cubanos no solo tienen uno de los fármacos que ha probado ser eficaz en la lucha contra el covid19, sino que además, también va a la par con las principales potencias del mundo en el trabajo por encontrar una vacuna para la enfermedad, vacuna que otros buscan con afán para lucrar y que Cuba busca precisamente con el objetivo contrario de tener una alternativa para las naciones más pobres del planeta.

Estas leyendo

Chile y el origen de la Brigadas de Salud Cubanas