Denuncian abuso laboral y amedrentamiento desde la empresa Engie a vecinos en La Aguada, Yumbel

En Yumbel

[resumen.cl] La multinacional de origen franco belga Engie Energía construyó una central hidroeléctrica en 2014 que generó alteraciones en el régimen del caudal del río y la forma de vida de vecinos del sector de La Aguada en la comuna de Yumbel. Los vecinos han iniciado diversas acciones legales contra la empresa y denuncian presiones de esta para firmar un documento donde renunciarían precisamente a su derecho de exigir reparaciones por daño ambiental. Junto a esto, denuncian abuso laboral y amedrentamiento a uno de los trabajadores de la empresa, él que además es menor de edad.

El 14 de diciembre pasado, el Tercer Tribunal Ambiental de Valdivia declaró admisible la demanda contra la central hidroeléctrica Laja, de propiedad del Eléctrica Monte Redondo, filial de Engie Energía E-CL (Anteriormente GDF Suez). Esta demanda por daño ambiental había sido presentada por 75 vecinos de La Aguada que denuncian a la empresa responsable del estancamiento y la eutrofización las aguas del Río Laja, lo que afectó al turismo, así como la salud y calidad de vida de sus habitantes.

 

 

También puedes ver:  [VIDEO] "Laja 1" de GDF Suez: una falsa central hidroeléctrica de pasada

 

Los vecinos denuncian el abuso laboral cometido por la empresa contra un vecino del sector que además es menor de edad. El joven se dedicaba a labores de desmalezamiento en las orillas del río, como medida paliativa de la empresa a la descomposición de materia vegetal. El menor señala que la empresa lo despidió sin pago alguno de su trabajo, además de «haber sido hostigado por un gerente de la empresa en su propia casa, bajo acusaciones de consumo de drogas» situación que los vecinos rechazan de plano debido a su intachable conducta. El menor había presentado un reclamo a la Inspección del Trabajo.

Por otra parte, los vecinos denuncian que representantes de la empresa les realizaron una petición para suscribir una declaración jurada que califican «de dudosa legalidad», en la cual renunciarían a su derecho a exigir reparación por daño ambiental y se obligarían a no demandar a la empresa a cambio de obtener beneficios que la hidroeléctrica repartiría en la zona.

Debido a que hubo vecinos que habrían firmado el documento por miedo o desconocimiento, los vecinos solicitaron al Tribunal Ambiental que declarara nulo dicho documento, sin embargo, no les fue posible obtener la medida cautelar, ya que solamente la empresa tendría en su poder las copias de la falsa declaración jurada, por lo que los vecinos acusan de «actuar doloso de la empresa» apuntando además a que «a través de artimañas se busca amedrentar a las organizaciones sociales que han impulsado la lucha por defender el agua».

Los vecinos califican que el trabajo dado al menor de edad es una medida "parche" de la empresa por el daño ambiental provocado. Además, advierten que el abandono de instituciones del estado y municipio, cedieron paso a la empresa como «casi única autoridad» en la zona sacrificada del río Laja.