Denuncian graves trastornos socioambientales en Andacollo producto de la actividad minera

[resumen.cl] La comuna de Andacollo, en la región de Coquimbo, conocida por sus tradicionales festividades religiosas, ha denunciado una vez más el amparo que la institucionalidad estatal y eclesiástica otorga a las empresas mineras que operan en la localidad, ignorando sus nefastas consecuencias.

En una conversación telefónica con Javier Cifuentes González, concejal de la comuna y miembro de la Agrupación para el control del medioambiente y desarrollo comunal de Andacollo, explicó a Resumen que las operaciones de las compañías mineras Teck C.D.A. y Dayton han generado múltiples trastornos en la vida de la población con el uso y contaminación de ingentes cantidades de agua, con la emanación de partículas de cianuro, ácido sulfúrico y otros agentes tóxicos al ambiente. Junto a ello, la comunidad debe soportar tronaduras a menos de 150 metros de los espacios poblados [ver foto principal]. Los antecedentes han sido expuestos en recursos de protección rechazados sucesivamente por la Corte de Apelaciones de La Serena .

Hay un aumento de los índices de mortalidad en la comuna producto de afecciones cardiacas, respiratorias y cancerosas. Sin embargo, denuncia Javier Cifuentes, éstos hechos no han podido ser investigados a cabalidad pues no se ha realizado un estudio epidemiológico para la comuna, el cual ha sido solicitado desde el 2007 por parte de miembros de la comunidad al Ministerio de Salud.

En Andacollo, comenta el edil, funciona una puerta giratoria para quienes en algún momento ocuparon cargos públicos y luego fueron contratados por las firmas mineras que operan en la comuna. Este sería el caso de Liliana Pastén, quien fungió como funcionaria de la extinta Corema de Coquimbo (Comisión Regional del Medio Ambiente) para luego ser contratada como supervisora medioambiental de minera Dayton. Otro ejemplo sería el de Christian Peralta, quien tuvo el cargo de Jefe de Medio Ambiente en la institucionalidad ambiental anterior y luego fue superintendente de medioambiente de minera Teck. Marcelo Cepeda, también fue parte de la extinta Corema de Coquimbo y actualmente sigue contratado por minera Teck. Según Cifuentes, éstos son ejemplos que explican en contubernio entre autoridades de instituciones públicas y el empresariado minero.

La iglesia católica ocupa un lugar preponderante en la población de Andacollo, por ello es que diversas organizaciones sociales han solicitado un pronunciamiento al Párroco y Rector del Santuario Adam Bartyzol, respecto al impacto de la actividad minera en la comuna. No obstante, las señales no han sido auspiciosas, pues en la última celebración a la figura de la Vírgen de Andacollo se le entregó un diploma de honor al Gerente de Comunidades de minera Teck, Pablo Barraza, felicitándolo por razones que la comunidad no comprende, afirma Javier Cifuentes.

Gerente de Comunidades de minera Teck, Pablo Barraza, tercero de izquierda a derecha.

El concejal también se refirió al soborno ejercido por las empresas mineras para con miembros de organizaciones sociales, generando división en una población empobrecida que carece de derechos y recursos que les permitan satisfacer necesidades adecuadamente.