Docentes detenidos tras encadenarse a la SEREMI de Educación del Biobío exigiendo el pago de la deuda histórica

[resumen.cl] Una cincuentena de profesoras y profesores de las comunas de Hualpén y Talcahuano protestaron en las afueras de la Secretaría Regional de Educación del Biobío, en Concepción, en el cierre de su quinta semana de paralización indefinida.

15 docentes se encadenaron al frontis de la SEREMI de Educación del Biobío acompañados por lienzos, cantos y un corte de tránsito en calle San Martín. Dos carros lanza-gases, un lanza-aguas, dos buses, dos retenes móviles y dos patrullas se encargaron de reprimir la manifestación y llevarse a la Primera Comisaría de Concepción a quienes estaban encadenados.

El lienzo, pese a ser en su gran mayoría jóvenes, exigía el pago de la deuda histórica. Jorge Barriga, Presidente del Comunal Hualpén del Colegio de Profesores y Profesoras señaló en el lugar que era una sentida demanda del profesorado que no debía dejarse de lado. Respecto a las amenazas de descuentos y no pago de subvenciones el docente señaló que se trataba de una maniobra política que buscaba debilitar el movimiento y que además muestra el nulo interés del gobierno por los estudiantes "pues si no se pagan los sueldos no puede haber recuperación de clases", afirmó.

La denominada Deuda Histórica se originó en 1981, cuando los establecimientos escolares públicos comenzaron a ser administrados por los municipios de las comunas donde se encontraban. Un tiempo antes, el profesorado junto a las y los trabajadores públicos, habían conseguido un aumento salarial destinado a resarcir el perjuicio sufrido en los años posteriores al Golpe Militar. Según el Observatorio de Políticas Educativas (OPECH), a los y las docentes se les debía incrementar entre un 50 y 90 por ciento su sueldo base, no obstante, cuando se materializó el traspaso administrativo, sus salarios no fueron cancelados de acuerdo a ello, sin que durante el resto de la Dictadura se pudiera reparar este daño.

Los reajustes salariales conquistados por el profesorado ante los gobiernos civiles no recuperaron esta pérdida y muchos docentes, víctimas de esta injusticia, actualmente son pensionados con montos que les imponen una vida de miseria o han muerto en este contexto. El Colegio de Profesores ha informado que el 2009 el Estado emitió un informe donde reconoce esta deuda, sin que ello haya sido suficiente para cancelarla.