En Chiloé comunidades mapuche reivindican terrenos ancestrales y son reprimidos por Carabineros en Ancud

[resumen.cl] El día 31 de agosto comunidades Mapuche Huilliche de la Isla de Chiloé en la comuna de Ancud comenzaron un proceso de reivindicación y recuperación territorial del Fundo "Los Millanes" actualmente propiedad de Bienes Nacionales. Las comunidades realizaron la acción luego de que las autoridades de la Isla modificaran cursos de agua en trabajos que implicarían la instalación de un relleno sanitario en la zona en donde brotan las aguas que beben las comunidades. Además reclaman el fundo como territorio ancestral con un título de comisario otorgado por la República de Chile a la familia "Los Millanes" en 1829, después del tratado de Tantauco. Frente a la recuperación un fuerte contingente policial se dirigió al lugar hoy 1 de septiembre desalojando a los comuneros y dejando diversos detenidos/as.

Algunos de los principales problemas socioambientales de la Isla de Chiloé son los derivados de la industria salmonera, la escasez hídrica y la gestión de basura. Respecto a este último punto existe una "alerta sanitaria" por ausencia de lugares de disposición final de los Residuos Sólidos Domiciliarios. Las autoridades han respondido a este problema pretendiendo instalar un relleno sanitario en el Fundo "Los Millanes" propiedad de Bienes Nacionales, en la comuna de Ancud, el cual reclaman los pueblos originarios locales como territorio ancestral con un título de comisario otorgado por la República de Chile a la familia "Los Millanes" en 1829, después del tratado de Tantauco.

El Fundo "Los Millanes" en la comuna de Ancud es uno de los lugares mas altos con bosque nativo, donde nacen las aguas que drenan hacia el oeste, norte y este de todo un territorio, abasteciendo a 5 Comités de Agua Potable Rural, Escuelas, cerca de 30 Juntas de Vecinos y 10 comunidades mapuche huilliche que usan el agua que proviene de ahí. En esta zona el subsuelo es catalogado como permeable (originado por antiguas morrenas glaciales) y está constituido por grava que es susceptible a contaminación de aguas subterráneas, de ahí la alarma provocada en la población ante el relleno sanitario que las autoridades intentan instalar en la zona, contaminando el agua que beben las comunidades.

El Municipio junto al Gobierno Regional de Los Lagos quieren instalar en el Fundo los Millanes, aprovechando que les sale gratis el terreno por ser de Bienes Nacionales, un relleno sanitario transitorio para 5000 personas, sin embargo en la comuna de Ancud viven cerca de 40 mil personas. Habitantes de la zona declararon a Resumen que han "mapeado 18 afloramientos de agua y nacimientos de ríos en el lugar". El discurso de las autoridades, por su parte, es que están abriendo camino para hacer los estudios que permitirán decidir si se hace ahí.

Frente a la grave situación que probablemente contaminará los cursos de agua que bebe la comunidad es que el día 31 de agosto las comunidades mapuche huilliche Lof Wenul, Pellu Williche y Leufu Wicha iniciaron una recuperación territorial del territorio en donde las autoridades intentan instalar el relleno sanitario, el cual reclaman como parte de su territorio ancestral.

Frente a esta situación cerca de 50 carabineros de fuerzas especiales, un carro lanza agua, cuatro camionetas con carabineros de civil y cuatro automóviles de carabineros, el día 1 de septiembre irrumpieron en el sector San Antonio de Huelden a desalojar a los huilliches. El contingente policial de Puerto Montt y Castro tomó detenidas a 3 mujeres que se encontrarían lesionadas.

Este suceso, trae a colación la necesidad de diversas comunidades mapuche de recuperar sus tierras ancestrales, así como el grave problema que existe en torno a la gestión y procesamiento de la basura domiciliaria que se produce masivamente en las ciudades. Además este conflicto expone la crisis del agua en el país, el cual contempla un amplio escenario de escasez hídrica que pone en el tapete la necesidad de cambiar el actual código de aguas instalado en plena dictadura, así como establecer normativas territoriales que protejan las cuencas hídricas frente a diversas actividades productivas que están propiciando su contaminación y escasez. Entre ellas el cambio climático, la deforestación del bosque nativo, la instalación del monocultivo forestal o la contaminación derivada de la producción minera o agro-industrial en diversas cuencas, entre otros procesos con impactos negativos. La gestión y cuidado comunitario de las cuencas en territorios rurales, la valorización y educación en torno a la importancia de los cuerpos de agua como ríos, lagunas y humedales, así como la desprivatización de la infraestructura hídrica y sanitaria en las ciudades surgen como alternativas ante algunos de los problemas actuales en cuanto a la gestión y distribución del vital compuesto indispensable para el desarrollo de la vida humana y los ecosistemas.