Advertisement

En memoria de Óscar Castro Ramírez 13 de mayo de 1947 – 25 de abril de 2021

El telón bajó en el teatro de la vida de "scar, dejando atrás el tablado de la escena, huérfano, sin el actor. Ha fallecido el dramaturgo que en 1992 había sido nombrado "Chevalier des Arts et des Lettres" por el ministerio francés de la Cultura, y que en 2018 había recibido "L'Ordre de la Légion d'honneur".

Aminie Calderón Tapia / resumen.cl

En el corazón de los franceses queda el exiliado chileno que se fue integrando a su comunidad a través de su arte. Para muchos, o para todos los coterráneos que lo conocían, se va un ex prisionero político de la dictadura que muy dentro acarreaba el dolor de haber perdido a su madre y cuñado en manos de los esbirros chilenos.

Su familia siente más que nadie su pérdida, sus hijos, su compañera de vida. También sentimos profundamente su partida cada uno de nosotros que nos cruzamos por su camino. Encontrando su historia, nos quedamos con su pasaje por la memoria vestido de hijo de una Detenida Desaparecida, porque ser hijo o familiar de los detenidos desaparecidos es para siempre una condición que se adhiere como una segunda piel.
El teatro fue su fuente de sobrevivencia para ayudarlo a través de los campos de concentración y el exilio. Le permitió dar el salto para renacer en la vida con el cuerpo trisado y su corazón roto de pena.

Para mí, la noticia de su fallecimiento ha sido como volver a la página en el libro de mi vida donde encuentro a Marieta, su hermana. La conocí y aprecié en el campo de prisioneros de Tres Álamos, para mujeres, que por ese entonces fue trasladado temporalmente a Pirque.

Recuerdo que, en ese siniestro lugar, llegó un buen día el cobarde y perverso criminal jefe de la DINA, Contreras junto a Espinoza, otro pérfido jefe del SENDET, a darnos un discurso. Nos juntaron a todas en el patio, yo venía de llegar y no conocía a las compañeras. Rodeadas de los hombres vestidos de verde, con su amenazador capitán vestido igual, que cubría su rostro con gafas de sol, apuntándonos con sus fusiles ametralladoras a las peligrosas terroristas, cuyas edades fluctuaban entre los 16 y los 90 años.

De pronto se escucha la voz de Marieta exigiéndole con mucha valentía al Contreras, ¡dónde había dejado a su marido y a su madre!. Recuerdo que me impactó desde lo alto de mis 18 años y me dije: "aquí nos van a matar a todas". Los pacos que nos rodeaban se pusieron nerviosos. Mientras, Marieta gritaba y no paraba de gritarles al cobarde del Contreras y Espinoza, voz que acompañó el resto de las presas.

Así, me puse a gritar donde habían dejado a mi hermano. Se llevaron a Marieta, mientras que a nosotros nos apuntaron furiosos; decidimos calmarnos. Los cobardes partieron de allí como "valientes soldados", escapando de mujeres rodeadas de armas letales y que les tuvieron miedo. Colocaron a Marieta toda una noche y un día de celda de castigo.

Más tarde, mucho después, cuando nos trasladaron de regreso a Tres Álamos, no recuerdo la fecha, en "La Barraca", me pusieron en la celda con Marieta, en la que vivimos junto a otras compañeras hasta mi salida del campo, cuando fui expulsada del país por "ser un peligro para la seguridad nacional". Allí conocí su historia. Me contó cómo había sido que, estando ya prisionera, un día fue a visitarla su marido Juan Mac Leod y su madre. Se habían presentado en la puerta de Tres Álamos. Era el 30 de noviembre de 1974. La madre, María Julieta Ramírez Gallegos, en aquel momento de 65 años le llevaba algunos cosméticos. Al revisarla los pacos, encuentran un microfilm de propaganda en uno de los envases; entonces el siniestro comandante del campo, Conrado Pacheco, la toma prisionera junto a Juan, para entregárselos a la DINA. Los dos están Detenidos Desaparecidos.

Su voz dulce, su simpatía y su distracción caracterizaban a María Antonieta "Marieta". Recuerdo cuando se le perdían los lentes de contacto y, sin luz, a "cuatro patas", empezábamos a buscarlos; aún sonrío al recordarla. Me entretenía con ella contándome su vida y sus pellejerías de actriz pobre, en el tiempo que viajaban con la tropa y en la pieza donde estaban debían beber café con el agua de la llave.

La vida se ensaña con las personas que sufren, y el año 1996 "scar recibe un nuevo golpe. Su hermana Marieta fallece a causa de un accidente de la ruta, un 1° de noviembre, en Tassenieres, un lugar de Francia. Desconozco los detalles, pero me impactó mucho. Y me dio mucha tristeza. Marieta tenía 53 años. La había visitado en París en su minúsculo estudio.

Tuve la oportunidad de cruzar a "scar un día de la huelga de hambre que habíamos iniciado los familiares de Detenidos Desaparecidos en París el 77-78 (no recuerdo exactamente pues hubo varias) para apoyar a los familiares de Chile que reclamaban por el paradero de sus seres amados. Muy sensible, lo vi llorar; esa vez no estaba bien. Es extraño, todos estábamos con nuestro drama personal, pero encontrábamos que el de al lado era peor y se nos hacía más insoportable.

También puede resultar "extraño" de qué manera nuestras historias se entrelazaron, habiéndonos conocido en lugares que no son banales. Describirlos hoy tal vez resulte inverosímil para los más jóvenes, hablar de espacios que son propios de una obra de teatro, de una ficción, pero era nuestra realidad......

"scar nos ha hecho su última reverencia. Nunca se está preparado para ella, más aún cuando es producto de una tragedia humanitaria. Aquí quedamos con tu historia, la de Marieta, para seguir exigiendo el correspondiente castigo a los canallas asesinos.

¡Ni olvido, ni perdón!

¡Hasta siempre "scar y gracias por los momentos de risas que nos diste eternamente!

*Ex prisionera política; hermana del militante del MIR, periodista detenido desaparecido Mario Calderón Tapia.

Imagen extraída de https://www.elperiodista.cl/2021/04/actor-chileno-oscar-castro-fallecio-por-coronavirus-en-paris/

Estas leyendo

En memoria de Óscar Castro Ramírez 13 de mayo de 1947 – 25 de abril de 2021