Estudiantes de Antropología UdeC denuncian abandono de deberes y hostigamiento por parte de jefa de carrera

Estudiantes de Antropología UdeC denuncian abandono de deberes y hostigamiento por parte de jefa de carrera

[resumen.cl] Los estudiantes exigen la destitución formal y permanente de la jefatura de carrera de la docente Mónica Andrea Aravena Reyes, como también su desvinculación de docencia en la Carrera de Antropología y que se le prohíba asumir en algún otro cargo de administración dentro de la universidad.

Este lunes representantes de la Coordinadora de Estudiantes de la Carrera de Antropología de la Universidad de Concepción entregaron cartas en todas las instancias universitarias posibles para solicitar que se inicie un sumario de investigación en contra de la docente y jefe de carrera, a quien acusan de “Inoperancia en el cumplimiento de funciones de jefatura de carrera, falta de empatía y malos tratos, daño moral y psicológico y la ridiculización y hostigamiento hacia los y las estudiantes”, según cita la misma carta.

El documento fue repartido a Bernardo Castro, decano de la Facultad de Ciencias Sociales; Cristian Chavarría, director de personal; al vicerrector, Bernabé Rivas; al director de docencia José Sánchez; a Marcelo San Martín, contralor de la universidad; además de copias a la Federación de Estudiantes de la UdeC, el Sindicato de Trabajadores Nº 1 y la Fiscalía Universitaria.

De esta manera, en la carta se hacen explícitas las experiencias de distintos estudiantes que sufrieron los malos tratos de la profesora, en cuyos fragmentos se denota como “la profesora ridiculiza a los estudiantes a raíz de respuestas que dan los mismo o comentarios que hacen en sus clases, los cuales la profesora considera que no están a la “altura” de lo que es ser un estudiante de antropología”, denunció a Resumen Ricardo Díaz, vocero de la coordinadora.

“…me tuve que ir a examen (…) y me lo calificó como malo. Luego me preguntó si consumía marihuana por la poca atención y mala memoria (yo no consumo). Y me cuestionó por qué me iba al área social. Además, mientras daba el examen llegó una chica a hablar con la profesora y estuvieron discutiendo bastante tiempo (…) al final la chica se fue llorando. La profe luego de que se fue, hablando sola dice “estos niñitos creen que le van a ganar a una”, cita uno de los fragmentos.

Además, se hace presente el hostigamiento que Aravena ejerce en contra de distintos dirigentes estudiantiles, recriminándoles por manifestaciones de años anteriores y realizándoles comentarios personales:

“Durante el año que fui representante [estudiantil] estuvimos en movilización y la docente en más de una ocasión me lo ha sacado en cara, llegando en un momento en medio de un certamen a sugerirme que no era capaz de rendirlo debido a lo ocupado que estaba (siempre en un tono sarcástico y para mi gusto violento), luego de eso se quedó a mi lado durante todo el certamen, si bien pasé el ramo creo que su intento de intimidar es constante y funciona”

La falta de empatía es uno de los aspectos denunciados, en donde la profesora se niega a dar facilidades a estudiantes que pasaron por tragedias familiares o que se encuentran embarazadas:

“ [Recuerdo en comité de docencia] casos de madres o futuras madres que no quería dejar optar a rebajas de asistencia llegando en el peor momento a decirme que lo mejor que podíamos hacer por ellas era que se fueran a sus casas a cuidar a sus hijos, recuerdo también como a una de ellas le sugirió que congelara porque no se la podría”

“… me hace esperar desde las 4pm, hora en que informé mi situación, hasta las 7pm, sin razón aparente, en mi estado de embarazo de alto riesgo, información que ella manejaba a la perfección, y todo, se preocupó que pasaran más de 50 personas antes que yo, que necesitaba de urgencia ir a acostarme a mi hogar…”

Así, los mismos estudiantes admiten que llegaron a naturalizar dichas prácticas, esperando los tratos vejatorios de la docente. “Últimamente nos dimos cuenta que es más común de lo que pensábamos y que muchas veces cuando ocurre el curso no dice nada porque lo toma como algo normal, porque saben que ella es así en sus clases”, relató Javiera Montesinos, encargada de bienestar de la coordinadora.

 

 

 

 

La acreditación que nunca llegó

Los estudiantes denuncian que estas mismas actitudes también traban distintos procesos que intentan llevar, como son la acreditación, algo con lo que jamás contaron; la creación del Departamento de Antropología y el cambio de la malla curricular.

Desde el año 2014 que la carrera se mantiene en un proceso constante de autoevaluación y mejoramiento que, según la delegada académica de los estudiantes, Valentina Cisterna, “llevó a nada” ya que “de nuevo no podremos optar a la acreditación y nuevamente tendremos que ir a un proceso de auto mejoramiento que tiene que ver con mejorar indicadores internos”.

Algo que se podría suplir con la creación de un Departamento propio, pues, según lo indicado por Valentina, de ser así “todos los proyectos de los cuales nuestro profesores son parte, irían en nombre de nuestra carrera, tendríamos más fondos, más oportunidades de prácticas y pre prácticas, nexos con el medio antropológico y, así, se auto regularían procesos administrativos que hoy son una traba para las y los estudiantes porque pasan por el decano, quien hace el papel de jefe de departamento, siendo todas las decisiones internas avaladas por él”.

Pero nada de esto se logra pues la docente tiene ciertos privilegios que otros profesores que han pasado por ese cargo no tuvieron y que la mantienen al margen de sus responsabilidades. “El día lunes y viernes no va Antropología, a menos que tenga algo agendado, lo que como estudiantes sentimos, ya que las urgencias son múltiples y es a ella a la que se tienen que entregar cartas de solicitudes de prácticas, pre prácticas y memorias, obstaculizando procesos que al final nunca se concretan”, aseguran los representantes estudiantiles.

Sumarios a otros profesores y agobio laboral

Siendo una carrera pequeña, las relaciones entre los profesores se ven truncadas con los privilegios y constantes obstáculos impuestos por Andrea Aravena, teniendo también repercusiones en los estudiantes por el tenso ambiente laboral.

De esta forma, los roces con la jefa de carrera y, en particular con la profesora Natalia Milla, cercana a Andrea, orillaron a cuatro docentes a ser sometidos a un proceso de sumario que los estudiantes consideraron como injustificados.

Se trata de los casos de Érika Reyes, Ricardo Gómez, Noelia Carrasco y Pedro Andrade, profesores cuyas trayectorias abarcan tanto el área física (relativo a lo que son las pericias forenses y biológicas) como el área sociocultural. “Entendemos como estudiantes que si estos profesores son desvinculados de la carrera vamos a sufrir graves repercusiones, ya que las líneas temáticas que ellos abordan quedarían descubiertas”, explica Valentina.

“Si bien, estamos en un proceso de contratación docente, la cual ya está lista, la línea que vienen a rellenar estos nuevos profesores son las que ya estás cubiertas en el área sociocultural”, insisten los representantes estudiantiles, asegurando que las nuevas contrataciones se deben a cercanías con Aravena, lo que en la realidad de la carrera no tendría justificación pues estos “vienen con líneas teóricas similares a la de la profesora y no responden de ninguna manera a las necesidades ya planteadas en años anteriores por petitorios y movilizaciones de los estudiantes de la carrera”.

“Nos falta un concurso para el área física y si dos de estos profesores que son acusados son desvinculados el área de antropología física quedará completamente desierta y los estudiantes quedarían sin opciones para hacer  luego su mención, pre práctica, práctica y memoria de tesis”, explica la delegada académica.

Es así que los estudiantes hacen hincapié en que este tema se resuelva con la mayor rapidez posible, entendiendo que les quedan tan solo dos semanas de clases. Rememorando también lo sucedido el año pasado, cuando fue despido el profesor Rodrigo Herrera, desvinculado el último día de clases por “razones de la empresa” junto a otros cuatro profesores de otras carreras; lo que posteriormente fue acreditado como un despido injustificado, a raíz de incompatibilidades políticas que sostenían con el Decanato de la Facultad de Ciencias Sociales, muy cercano a la jefa de carrera actual.

 

Lea también: El drama de los cinco profesores de la UdeC que fueron despedidos por “razones de la empresa”

 

En este caso los estudiantes se enteraron a la mitad de las vacaciones de lo sucedido al profesor, no pudiendo ejercer ninguna presión para evitar su despido.

“Sabemos por comentarios internos y porque así también lo ha expresado la profesora Andrea Aravena, que ella se sentía violentada por él, algo que no fue acreditado en el juicio en su contra. Ese es un discurso reiterativo por parte de ella, siempre es ella la hostigada o la violentada, siendo que es ella, en realidad, la que ejerce ese poder en contra de las y los estudiantes, así como contra los funcionarios”, aseguraron los estudiantes.

Mónica Andrea Aravena Reyes, tendría antecedentes sobre su actuar represivo y fraudulento.

Así, cuando desarrollaba funciones como representante de la ministra de Mideplan, Alejandra Krauss (DC), en junio del 2000, ésta ordeno el desalojo y detención a 20 estudiantes mapuche de la una toma de las oficinas de la Corporación de Desarrollo Nacional Indígena (Conadi), cuando “los jóvenes estaban dispuestos a conversar”, lo que significó “una muestra más que las autoridades no tienen verdadera voluntad de solucionar los problemas”, según consignó a La Tercera el consejero indígena Hilario Huirilef.

Y también cuando en octubre de 2001, desempeñando el rol de jefa del Fondo de Desarrollo Indígena de la Conadi (FDI), ésta fue cuestionada junto al director nacional, Edgardo Lienlaf, por la pérdida de carpetas con información sobre los proyectos cuyas asignaciones de montos no cuadraron, dando como resultado pérdidas económicas para el Fisco.

Además, de ser acusada de maltrato psicológico por el personal, donde Aravena  hostigaba a los trabajadores “resaltando nuestros defectos, falta de competencia y escasa productividad en el trabajo” y cuestionando la “manera de vestir y el trato cercano o familiar que damos a nuestros usuarios”, según lo publicado por El Mostrador.

 

* A continuación, dejamos la declaración pública de la Coordinadora de Antropología, emitida el 29 de noviembre, en donde piden disculpas por la información entregada en el subtítulo Sumarios a otros profesores y agobio laboral, ya que el caso de los sumarios ésta “no vendría al caso”.

Declaración Pública

 

El día lunes 27 de noviembre fue publicada en el medio digital el “Resumen”, una noticia respecto a nuestra decisión de iniciar un proceso de sumario hacia la Jefa de Carrera de Antropología. Respecto a ella, declaramos que:

 

Luego de hacer entrega de las cartas a quien correspondía para iniciar el proceso de sumario, los integrantes de la Coordinadora Ricardo Díaz, Vocero, Valentina Cisterna, Delegada Académica y Javiera Montecinos, Encargada de Bienestar, dieron una entrevista a un periodista del medio de comunicación el resumen.

La decisión de hacer público esto, fue para agitar e informar a la comunidad, que en la carrera se estaban dando estas situaciones, además de que tenemos la experiencia como estudiantes, de que si no se hace público ni se agita, las autoridades de la Universidad poco hacen para resolver nuestras inquietudes y demandas.

Lo que se quería comunicar, era precisamente la situación con la jefa de carrera, y los malos tratos que ha estado teniendo con los y las estudiantes, y que decidimos llevar esto a la contraloría a través de un sumario.

Para complementar la información entregada sobre nuestra decisión, se explicó a modo de entender el contexto laboral, el cual trasciende y a la vez afecta a los y las estudiantes, que en estos momentos hay más sumarios cursándoseentre docentes de nuestra carrera, a modo de ejemplo sobre el tenso ambiente que hay.

La noticia tenía información errónea y tergiversada. Asumimos el error de haber entregado información que no correspondía al caso, sobre mencionar otros sumarios y dar juicios de valor sobre situaciones de las cuales no tenemos certeza y que no eran el tema principal ni el motivo de la entrevista.

La información tergiversada es todo lo que aparece bajo el título “Sumarios a otros profesores y agobio laboral”

Como Coordinadora de Estudiantes de Antropología, pedimos disculpas a quien se vio involucrado y afectado por esta información, especialmente a todos los docentes que aparecen mencionados.

Recalcamos que lo principal de la noticia sigue siendo verídica y es de suma importancia seguir impulsando y trabajando por solucionar de la mejor posible esta situación que afecta a nuestra carrera.

Estas leyendo

Estudiantes de Antropología UdeC denuncian abandono de deberes y hostigamiento por parte de jefa de carrera