22 de febrero de 1550, la Batalla de Andalién: El feroz enfrentamiento entre españoles y mapuches en lo que hoy es Concepción

[resumen.cl] El intento de Pedro de Valdivia por conquistar el territorio al sur del Tawantinsuyu*, en lo que hoy se denomina Chile, fue más complejo de lo que los españoles esperaban. No sólo por las dificultades que imponían la cordillerra y el Desierto de Atacama como barreras naturales, sino principalmente por la hostilidad de los pueblos Diaguita y Picunche, quienes respectivamente destruyeron las ciudades de Coquimbo y Santiago. Sin embargo, el mayor escoyo de la empresa de conquista de Valdivia fue la resistencia interpuesta por el pueblo mapuche.

Uno de los enfrentamientos más importantes se llevó a cabo en lo que actualmente es la ciudad de Concepción: A las orillas de la Laguna Pineda, Pedro de Valdivia y sus hombres -unos 300 españoles y otros 300 yanaconas**– decidieron montar sus tiendas de campaña para pasar la noche, el 22 de febrero de 1550. Poca información manejaban sobre el enemigo que enfrentarían, por lo que una gran sorpresa para el contingente fue el asalto que recibieron por un ejército de mapuches que atacó las fuerzas invasoras en lo que se conocería posteriormente como la primera gran batalla militar entre españoles y mapuches: La Batalla de Andalién.

Aprovechando la oscuridad de la noche y su conocimiento del terreno, unos 10 mil guerreros liderados por el Toqui Ainavillo (en idioma mapuche: Aillavilu, 'nueve culebras') abalanzaron sobre las huestes españolas tomándolos por sorpresa y protagonizando una encarnizada y feroz batalla. Pedro de Valdivia encabezó la contraofensiva española, teniendo como escudero al mismísimo Lautaro, el mismo que posteriormente le quitaría la vida.

Los españoles lograron detener el ataque mapuche a duras penas, aprovechando la ventaja que le concedieron sus armas de fuego, armaduras y caballos, así como la dificultad que tenían para moverse en terreno pantanoso, según relata Alonso de Ercilla. Fue tan compleja la batalla que el mismo Valdivia estuvo a punto de perder la vida.

Como castigo, el conquistador español sometió a grandes torturas y sufrimientos a los cerca de 400 guerreros mapuches que logró hacer prisioneros, como mutilación de manos y narices, para luego dejarlos en libertad con las marcas del escarmiento como mensaje para que no se volvieran a enfrentar a ellos, ignorando que el efecto que producirían sería totalmente el contrario, confirmando en los mapuches la crueldad del nuevo invasor y la necesidad de hacerle frente.

Como consecuencia de esta batalla, Valdivia decide fundar la ciudad de Concepción (en el actual territorio que ocupa Penco), para así defenderse y estar preparados para próximos ataques.

Si bien la Batalla de Andalién no fue el primer enfrentamiento entre españoles y mapuches propiamente tal, fue el primero en que lucharon ejércitos tan numerosos en ambos bandos, dando inicio a una serie escaramuzas y enfrentamientos que durarían siglos.

La monstruosa crueldad mostrada por los españoles, hizo que el joven Lautaro decidiera que aprendería lo que más pudiera de las tácticas españolas, para luego liderar a los mapuches, llegando a dar muerte al mismo Valdivia en la actual comuna de Cañete, comenzando la resistencia que transformaría a los mapuches en el único pueblo americano en derrotar los intentos de conquista europeos.

 

Imagen: Representación de la Batalla de Andalién. Diorama galería de la Historia de Concepción

*Tawantinsuyu es el nombre en quechua para referirse al Imperio inca

** Yanacona es el concepto utilizado para referirse a los indígenas que prestaban apoyo como tropas auxiliares (en muchos casos de manera forzada) a las huestes de conquista españolas.