Funan nuevamente el zarpe de la Esmeralda: exigen a la Armada responder por crímenes de DDHH

Funan nuevamente el zarpe de la Esmeralda: exigen a la Armada responder por crímenes de DDHH

Por Guillermo Correa Camiroaga / resumen.cl

Una nueva funa realizaron las Organizaciones de Derechos Humanos de la V Región ante el zarpe de la Esmeralda. Este Buque Escuela ha sido “bendecido” por los distintos gobiernos civiles de la post dictadura, dando un respaldo oficial a la imagen inmaculada que la Armada continúa mostrando, desconociendo su lado oscuro como lugar de detención, tortura y muerte, ya que fue precisamente a bordo de ella donde el sacerdote Miguel Woodward sufrió horrorosas torturas que le provocaron la muerte. Posteriormente el cuerpo del sacerdote fue enterrado clandestinamente en el Cementerio de Playa Ancha, pasando a engrosar las listas de Detenidos Desaparecidos.

Los numerosos grupos familiares y turistas que transitaban por el muelle Prat la mañana del día sábado 24 de febrero, no quedaron indiferentes ante los lienzos y pancartas que denunciaban el lado oscuro de la dama blanca, mientras los y las manifestantes voceaban enérgicamente : “¡La Armada chilena debe responder, matar a los chilenos no era su deber!”

Javier, integrante del Grupo de Amigos de Miguel Woodward explicó los motivos por los cuales protestaban, manifestando:

“Una vez más venimos a protestar ante el zarpe del Buque Escuela Esmeralda. Para los que no saben, el buque fue utilizado como centro de tortura de mujeres y hombres, de chilenos y chilenas. En el Buque Escuela se torturó hasta la muerte, así consta en la historia del sacerdote Miguel Woodward, que fue torturado hasta la muerte en su cubierta y después hecho desaparecer.

No es posible que la Armada de Chile todavía niegue, todavía no entregue toda la información que tiene en sus cuarteles. Por esto es nuestra manifestación. Aquí estamos las Agrupaciones de Derechos Humanos de la región de Valparaíso para exigir que nunca más en Chile se cometan atrocidades como esa. Estamos acá, también, para que la Armada, de una vez por todas, saque el monumento de José Toribio Merino Castro del Museo Naval de Valparaíso. Es una vergüenza que tengamos monumentos a asesinos. Es una vergüenza que todavía la armada no sea capaz de reconocer sus hechos. Por eso estamos acá”

Luego hizo uso de la palabra Eduardo Morris, integrante de la Agrupación de Familiares de Ejecutados Políticos, para exigir que la Armada termine con los “pactos de silencio”, entregando todos los antecedentes que posee respecto de las violaciones de los Derechos Humanos cometidos por ella. Durante su intervención expresó:

“Estamos denunciando y exigiendo que se establezca la verdad total y se haga justicia plena en contra de la Armada de Chile. La Armada de chile fue la que elaboró el plan maestro del golpe de estado, el plan denominado “Cochayuyo”, que ellos incluso han relatado en varios documentos. Ellos son responsables de la peor tragedia humana de nuestro país y usaron en esa época muchas Unidades Navales para torturar, para exterminar chilenos y chilenas.

Una de esas unidades fue el Buque Escuela que está frente a este muelle, y todos los que estamos aquí vemos sus cuatro mástiles, que están manchados con sangre de nuestros familiares, de nuestras compañeras, de nuestros compañeros. Ellos, como cobardes que son, asesinaros y torturaron a personas indefensas y hoy día se niegan a reconocer o que allí ocurrió. Entre las víctimas está el sacerdote Miguel Woodward, torturado hasta la muerte en ese barco escuela que hoy zarpa en una gira de instrucción naval, paseándose con esa mancha imborrable que tiene sobre su cubierta, sobre sus mástiles y velas: la sangre de chilenos inocentes que fueron masacrados, torturados de la manera más vil, en esa unidad flotante de la Armada. Es una vergüenza para el país que ellos recorran el mundo como embajador, ya que ellos representan la cultura de la muerte, la cultura del exterminio, a partir del año 73 cuando dieron el golpe de estado en contra del Gobierno Legal y Constitucional de Chile. Desde ahí para adelante ellos no son dignos del pueblo de Chile, sino hasta que reconozcan todo lo que hicieron en contra de tantos chilenos y chilenas, no solamente adultos, sino que también menores de edad. Por eso nos manifestamos hoy día exigiendo verdad y justicia plena. Esa es nuestra tarea hoy día”


Una compañera presente en esta manifestación de protesta, al entregar el testimonio de las torturas y vejámenes por las que pasó, sufrió una crisis emocional, ya que a medida que avanzaba en su relato volvió a experimentar mentalmente los horrores por los que pasó. Muchos de las personas que transitaban en ese momento por el lugar quedaron impactados ante esta situación y un par de trabajadoras del recinto portuario llegaron con un vaso de agua, en un gesto solidario digno de destacar.

Así, al llegar el mediodía el Buque Escuela Esmeralda inició su travesía, siendo despedida con júbilo por las indolentes sirenas de los barcos de la Armada, ante las miradas atónitas de una familia de turistas argentinos que se acercaron a ver de qué se trataba la manifestación, quienes después de conocer los motivos de la misma, expresaron: “no podemos entender que ese barco que fue un centro de tortura pueda todavía ser despedido con honores en democracia…”

Una vez que la Esmeralda se alejó de la bahía, los y las manifestantes marcharon ante el frontis del edificio de la ex Intendencia Regional, hoy en manos de la Comandancia de la Primera Zona Naval, para terminar la manifestación de repudio y seguir afirmando que : “¡La Armada debe responder, matar a los chilenos no era su deber!

Estas leyendo

Funan nuevamente el zarpe de la Esmeralda: exigen a la Armada responder por crímenes de DDHH