Gobierno no ha anunciado querellas: Industriales encienden barricadas en distintos puntos del Gran Concepción

Gobierno no ha anunciado querellas: Industriales encienden barricadas en distintos puntos del Gran Concepción

[resumen.cl] Barricadas en Tomé, Talcahuano, Hualpén y Coronel se registraron a primeras horas de la mañana de hoy lunes. Las acciones fueron protagonizadas por sindicatos de la pesca industrial y vistos de manera bastante contemplativa por las autoridades de gobierno.

Sindicatos de pescadores industriales que reclamaban contra la tramitación de la normativa que limita la captura de la jibia en la Cámara de Diputados, y que posiblemente, deje este recurso de manera exclusiva para los artesanales, protagonizaron una manifestación que detuvo por horas el tránsito, provocando largos tacos en distintos sectores del Gran Concepción.

Es llamativo que por ejemplo, en la ruta 160, los industriales acordaron con Carabineros que iban a cortar por un tiempo determinado la carretera, única conexión entre la Provincia de Concepción y Arauco. Asimismo, llama la atención que las autoridades de gobierno no salieran a amenazar con aplicar todo el rigor de la ley, anunciando querellas, como en otras manifestaciones. Probablemente, la permisividad con estas manifestaciones se relaciona con que los sindicatos están defendiendo una demanda de la gran industria pesquera.

 

Te puede interesar: El singular paro de trabajadores pesqueros y el servilismo empresarial

 

No es la primera acción que han realizado los sindicatos industriales. Otra, muy particular, se dio el viernes 4 de mayo, cuando se generó una singular manifestación protagonizada por dirigentes sindicales del rubro pesquero industrial y obreros que les secundaban, quienes marcharon por calle O’Higgins hasta arribar a la Intendencia Regional, donde, en vez de recibirlos vehículos blindados y un montón de efectivos policiales -como es habitual para cualquier otro sector social movilizado- los esperaba el Intendente Jorge Ulloa, quien los saludó afectuosamente.

En el contexto de la escasez pesquera -agravada durante estas dos últimas décadas-, la pesca de jibia se ha vuelto un soporte económico para los pescadores artesanales. Gran parte de las pesquerías ha colapsado producto de la sobreexplotación y, es probable que la actual abundancia de jibia sea producto de ello, en tanto la población de jurel se alimenta de jibia y otros moluscos en estado larvario, por cuanto se puede interpretar que el declive de la población de estos peces habría permitido el aumento poblacional de la jibia.

Actualmente, los pescadores han emprendido una lucha por defender la pesca selectiva de este calamar, para lo cual han demandado el exclusivo uso de línea de mano para su captura, la cual consiste en un tubo relleno de plomo, llamado pota o potera, del cual se desprenden anzuelos que, hundidos en el mar, provocan un reflejo atrayente para las jibias, las cuales se agarran a éstos pudiendo ser capturadas, a través del izamiento manual de la pota desde la embarcación. Según los pescadores, luego de una noche de inmersión de estos aparejos, se puede capturar un máximo de 2 toneladas de jibia. No obstante, la pesca industrial que ocupa redes de arrastre de media agua, puede extraer 80 toneladas en un solo lance, además de capturar otras especies que no son objetivos de esa faena, los cuales son descartados, es decir, botados al mar.

 

Foto: @Carlossassarini

Estas leyendo

Gobierno no ha anunciado querellas: Industriales encienden barricadas en distintos puntos del Gran Concepción