Iñigo Muguruza, músico vasco fundador de Kortatu, fallece dejando un potente e inmortal legado

Por Joaquín Pérez

El pasado jueves 5 de septiembre un tweet en euskera de Fermin Muguruza anunciaba la muerte de su hermano Iñigo Muguruza, quien fuera integrante de grupos como Kortatu, Negu Gorriak, Delirium Tremens, Joxe Ripiau o Sagarroi, en cuestión de horas eran miles las interacciones, centenares los comentarios en diversos idiomas a este emocionado tweet . "Adiós Iñigo. Te quería mucho … hasta pronto hermano, amigo. ¡La vida se acabó! ¡Arriba Iñigo Muguruza!"

Y es que Iñigo y sus hermanos influenciaron a una generación de jóvenes no solo vasca o del Estado español, sino de diversos países de Europa y de América Latina donde "mierda de ciudad" o "Nicaragua Sandinista" han sido versionadas por infinidad de bandas. Increíblemente y por contradictorio que parezca en esos años, con todas las trabas de la transición española, se podían decir cosas que hoy por mucho menos tienen a varios músicos en la cárcel, los tribunales o el exilio debido a la denominada "Ley mordaza".

Hacia 1984 estos jóvenes de Irun, una comuna de 60 mil habitantes en la frontera que divide a los vascos entre sus estados ocupantes: Francia y España, nacía Kortatu una banda de rock militante, emblemática dentro de lo que se denominaría el Rock Radical Vasco, donde destacaron bandas como: La Polla Records, Barricada, Soziedad Alkoholika, Potato, Eskorbuto, Hertzainak entre tantas. Eran los años en que el Estado español definió al país vasco como una Zona de Guerra con su "Zona Especial Norte" (ZEN) que veía a todo joven vasco como potencialmente peligroso. Como bien lo grafican su tema "sospechosos", donde cargan con todo contra el Ministro del Interior de Felipe González, el también socialista José Barrionuevo:

Lo siento, no lo puedo remediar / Tu cara de culo nunca puede aguantar.Barrionuevo y su plan / Zona Especial.
Nos trae por fin /La «seguridad».
Sospechosos. Sospechosos.

Eran tiempos de una transición oscura y amarrada en España tras una cruenta dictadura de más de 40 años cuando estos jóvenes vascos irrumpieron como una bomba en la escena musical.

En 1985 Kortatu aparece en un disco colectivo de cuatro jóvenes bandas junto a Cicatriz, Jotakie y Kontuz-Hi!. Kortatu tenía solo 3 temas en este album: Nicaragua Sandinista, Mierda de ciudad y El último ska de Manolo Rastamán (se considera a Kortatu los introductores del ska al País Vasco y el Estado español). El éxito de la banda es tal, que ese mismo año la edición castellana de la Revista Rolling Stone, escogió a Nicaragua Sandinista entre las 200 mejores canciones del año de pop-rock.

Cuando aparateje mediático, es decir, toda la televisión, toda la radio, toda la prensa del Estado español intentaba imponer la insípida "movida madrileña", un grupo de jóvenes vascos hacía saltar y vibrar a los jóvenes de los barrios obreros y polígonos industriales, de Cádiz, a Gijón, de Zaragoza a Valencia, pasando por el propio Madrid o Barcelona. Sus canciones contra el ingreso de España a la OTAN o contra el Servicio Militar obligatorio se convierten en himnos generacionales.

El compromiso militante del grupo es total, el 1985 realizan su primer concierto junto a Barricada en la cárcel de Martuntene, un mes más tarde de su presentación dos presos de ETA, Joseba Sarrionandia e Iñaki Pikabea se fugaron de esa misma prisión escondidos en un altavoz tras un concierto de Imanol Larzabal, naciendo así otro de los temas más populares de Kortatu "Sarri, Sarri" celebrando la huida de los presos. Kortatu y Barricada fueron acusados de complicidad con la fuga y se les prohibió tocar en todas las cárceles del Estado español.

En ese mismo año graban su primer LP, con canciones en castellano y euskera, de nombre homónimo, el que será elegido disco del año por los diarios Egin y El Diario Vasco, terminan el año tocando ante más de 15 mil personas.

En 1986 realizan su primera gira Europea y surge su segundo disco "A la Calle", cuyo tema principal era incitación a la lucha callejera (kale Borroka en euskera) "Si escuchas esto / Prepara tu mente, / Salta una valla, dobla una esquina / En cualquier adoquín está / La primera línea", este mismo año sale su tercer disco "El estado de las cosas".

Los éxitos de Kortatu llevaron a que incluso en el Chile de Pinochet se editaran sus discos, bajo el Sello Alerce, así fue que buena parte de la juventud rebelde que en esos años se levantaba en lucha contra la dictadura encontró en esta música algo que la identificó más que la vieja canción protesta de los años de la Unidad Popular.

Las letras hablaban de enfrentamientos con fuerzas de seguridad del Estado, con organizaciones armadas luchando....

Un horrible sueño / mi cuarto en llamas / una granada / Todo lo incendiaba.
Entre las llamas / yo disparaba / bombras verdes / acechaban…
Ahora lo recuerdo, asesinos a sueldo
Buena recompensa por un etarra muerto.
Querian Tiro al Bonzo / pero mejor… Yo me quemaba.

La banda comenzó a ser perseguida judicialmente, demandas contra ella y sus sellos discográficos les obligan a disolverse. Tras esto, Iñigo se va a Nicaragua de voluntario en brigadas de apoyo en la lucha contra la guerra de las contras. De vuelta al país vasco (1990), junto a su hermano Fermin y Kaki Arkarazo, forman Negu Gorriak, también editados en Chile por Alerce.

Si temas de Kortatu como "Hernani" hablaban de enfrentamientos entre miembros de ETA con las fuerzas de seguridad del Estado (Hernani, 16 de junio de 1984) o canciones como "Hotel Bombar" denunciaban el terrorismo de estado practicado durante el gobierno del socialista Felipe Gonzalez contra la izquierda vasca, las letras de las canciones en euskera fueron hechas por el propio Mikel Antza, quien posteriormente será el líder de ETA con mayor tiempo a cargo de la organización (1993 – hasta su detención el 2001).

Negu Gorriak (1990-96) continúa en la misma dinámica de Kortatu, su primer concierto será en la cárcel de Herrera la Mancha en denuncia al proceso de dispersión de los presos políticos vascos y su reclamo de ser llevados a cárceles vascas. Luego vendrá un gira a El Salvador en apoyo a la recién desmovilizada guerrilla del Frente Farabundo Marti de Liberación (FMLN). Eso sí, esta vez los hermanos Muguruza cantan solo en euskera, la persecución de las autoridades nuevamente se hará sentir, persecución contra su sello discográfico, cancelación de recitales, una acción judicial emprendida por el teniente coronel de la Guardia Civil Enrique Rodríguez Galindo por la letra de su canción «Ustelkeria», en la que mencionaban las acusaciones de tráfico de drogas en la que estaban involucrados los actores policiales de la guerra sucia contra ETA.

Era la primera vez desde el final de la dictadura de Franco que se llevaba ante un tribunal a una canción y con ella al derecho a expresarse libremente, el tribual superior dejo libre a Negu Gorriak, sin embargo años mas tarde en España la derecha española impuso la denominada Ley Mordaza por la cual varias bandas y grupos han debido pasar por tribunales y han sido condenados.

Tras la disolución de Negu Gorriak, Iñigo y su hermano Jabier junto a  Sergio Ordóñez montó el grupo Joxe Ripiau (1996-99), donde Iñigo daba rienda suelta a su pasión por los ritmos latinos y caribeños.

Disco de Kortatu editado por el Sello Alerce en Chile a fines de la dictadura militar

El 2000 lanza un nuevo proyecto musical: Sagarroi, el 2013 organiza una propuesta acústica: Lurra, su último proyecto Hiru Leike.

Aparte de su faceta musical, Iñigo Muguruza fue un artista polifacético. Dirigió un cortometraje, participó en la puesta en escena de la obra de teatro Ezekiel y escribió un libro de relatos infantiles.