Internos LGBTI del penal Biobío denuncian a Gendarmería por golpizas y tratos vejatorios

Internos LGBTI del penal Biobío denuncian a Gendarmería por golpizas y tratos vejatorios

Por Juan Contreras Jara / resumen.cl

Doce internos del módulo 88 del penal Biobío, ubicado junto a la cárcel El Manzano de Concepción, denunciaron que desde abril del año pasado han sufrido distintos abusos y arbitrariedades por parte de los gendarmes a cargo de su sección. Desde golpes, insultos y hasta trabas para ingresar frazadas y artículos de aseo, ha tenido que aguantar la población LGBTI en dicho centro penitenciario. Una de las mayores irregularidades por parte de Gendarmería ocurrió contra internos diagnosticados con VIH positivo, quienes no estaban asistiendo a sus respectivos controles médicos, ni tampoco a sus terapias.

Los abusos de poder por parte de Gendarmería estarían atentando directamente contra la salud, tanto física como mental, de la población LGBTI del penal Biobío. Por lo mismo están solicitando en conjunto con el Movimiento de Integración y Liberación Homosexual, que el Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) se haga parte de una posible acción legal en contra de los gendarmes implicados.

Esteban Guzmán Rioseco, presidente ejecutivo de la fundación Movilh Biobío, comenta que “nos han llegado denuncias de maltrato físico en contra de Vicky Rozas Méndez, la única interna trans del penal Biobío, a quien además de una golpiza, se le ha negado el ingreso de frazadas, shampoo, jabón, entre otros. Esta interna fue trasladada desde un penal en Antofagasta luego de ser agredida por los gendarmes en dicha cárcel y ganar, por medio de un juicio, su traslado a Concepción; por lo que los gendarmes del penal Biobío estarían tomando represalias en su contra. Este es un acto cobarde, ya que a pesar de estar privados de libertad, los internos de la comunidad LGBTI no tienen por qué ser torturados, golpeados ni perseguidos al interior de los recintos penitenciarios por su identidad de género”. Aparte de estos maltratos físicos, los internos homosexuales y trans del penal Biobío deben convivir a diario con distintas agresiones verbales, ya que los gendarmes se refieren todo el tiempo a elles como “sidosos”, “caballos”, “perras” y “maricones”.

A pesar de los diversos acuerdos que ha asumido la cúpula central de Gendarmeria de Chile con respecto al trato de la población LGBTI al interior de sus cárceles, en 2017 fueron 15 los casos de torturas y agresiones contra estos internos/as, lo que da cuenta de la poca importancia que le da la institución estatal a este tipo de abusos. “Aún cuando hemos hecho capacitaciones a funcionarios y administrativos, con el objetivo de trasmitirle los conceptos básicos de la diversidad sexual y la orientación de género, además de informarles sobre cómo se deben tratar las distintas situaciones que se pudiesen dar al interior de los centros penitenciarios de la región con población LGBTI esta situación sigue repitiéndose. De hecho, el 24 de noviembre, nuestra abogada y nuestra psicóloga llegaron hasta Gendarmería nuevamente para capacitarlos; pero los gendarmes se comportaron de una manera agresiva, no prestaron la más mínima atención en nada de lo que nuestras profesionales les estaban transmitiendo, todo lo contrario. Cuando se estaban retirando los gendarmes se empezaron a tomar de las manos de una manera muy burlesca, ironizando con los derechos de la diversidad sexual. Ante esto presentamos una queja formal al Ministerio de Justicia y a Gendarmería pero no hemos recibido respuesta alguna”, explicó Guzmán.

Debido a las reiteradas agresiones que han sufrido homosexuales y trans al interior del penal Biobío, los internos en conjunto con el Movilh enviaron una carta al Director Nacional del Instituto Nacional de Derechos Humanos y al Director Nacional de Gendarmería de Chile haciéndoles ver las múltiples vejaciones por parte de gendarmes a internas trans al interior de los centros penitenciarios de todo el país.

Guzmán Rioseco comenta que “la finalidad de estas medidas es que los atropellos disminuyan, ojalá a cero y que se realice un sumario administrativo que sancione a los implicados en estos repudiables hechos. Lamentablemente, Gendarmería no es una institución segura para la población de la diversidad sexual de nuestro país, debido al abuso de poder que ejercen cotidianamente”.

 

Foto de Radio U. de Chile

Estas leyendo

Internos LGBTI del penal Biobío denuncian a Gendarmería por golpizas y tratos vejatorios