Jóvenes estadounidenses abrazan al socialismo, incluso los cubanos de Miami

Texto de Ellis Rua, publicado originalmente en inglés en AP News.

La madre de Andy Vila recuerda a su hijo como un niño brillante y rebelde que disfrutaba los libros de Harry Potter y se vestía como el presidente de los Estados Unidos. Pero cuando comenzó a abrazar la misma ideología por la que su familia salió de Cuba, le suplicó en vano que detuviera su activismo político.

Su socialismo hizo a Vila un caso atípico en su comunidad de Miami y abrió profundas divisiones con familiares. Fue exiliado brevemente de su hogar, y su madre ingresó a terapia familiar para salvar sus diferencias. En cuanto mencionar el socialismo en las cenas familiares, señala que «eso no es posible», sus cercanos le miraban de manera burlesca -señala- y decían: «Hemos escapado de eso».

En la  foto principal del 26 de junio de 2019, Andy Vila habla con las personas que llaman que han llamado a una línea telefónica anónima de información sobre sus derechos para inmigrantes que se encuentran ilegalmente en Miami. Él dice que su generación está más preocupada por resolver los problemas actuales que por luchar en guerras ideológicas pasadas. (Foto AP / Ellis Rua)

A los 21 años, Vila es parte de una ola de jóvenes estadounidenses que apoyan abiertamente el socialismo, incluso entre los tradicionalmente anti-izquierdistas cubanos de Miami. Aunque la definición de la ideología varía ampliamente, está haciendo avances particulares entre los millennials y los votantes de la Generación Z, que se espera que representen el 37% del electorado estadounidense de 2020, según el Centro de Investigación Pew.

Mientras que más de la mitad de los estadounidenses rechazaron el socialismo según la reciente encuesta Gallup, el 43% de los encuestados dijo que alguna versión de éste sería bueno para el país. Sentimiento que sostiene el 58% de los encuestados de entre 18 y 34 años, en comparación con solo el 36% de los mayores de 55.

La popularidad de los autodenominados «socialistas democráticos» como el senador por Vermo Bernie Sanders y la representante por Nueva York Alexandria Ocasio-Cortez ha influido en los candidatos demócratas de 2020, varios de los cuales dicen apoyar, al menos parcialmente, las políticas de estilo socialista.

Vila emigró de Cuba con sus padres en 2004, recibiendo asilo y un camino hacia la ciudadanía. Inicialmente optimista sobre un nuevo país donde todo parecía posible, se desilusionó con el sueño americano después de que su familia perdiera su hogar durante la Gran Recesión.

Como adolescente, se identificó como republicano libertario y pasó horas mirando videos de conservadores provocadores que criticaban a liberales en YouTube. Se desempeñó como pasante en el Congreso para la desde hace mucho tiempo representante de Miami, la republicana Ileana Ros-Lehtinen,  y se unió a un grupo universitario conservador.

Pero algo comenzó a cambiar durante las elecciones de 2016. Donald Trump y la postura cada vez más hostil del Partido Republicano hacia la inmigración alienaron a Vila, aunque estuvo de acuerdo con el partido en otros temas.

Las lecturas del curso lo llevaron a cuestionar aún más sus creencias. Comenzó a asistir a eventos del campus de izquierda, interactuando con estudiantes de diferentes orígenes raciales y socioeconómicos. Descubrió un Miami más allá de su cuidado vecindario.

A finales de año, ya había desarrollado un desdén por el capitalismo y la derecha política. Ahora, el licenciado en sociología y geografía quiere reformas radicales, incluido Medicare para todos, acceso gratuito a la educación superior y un New Deal verde.

Los estadounidenses que alcanzaron la mayoría de edad durante la última recesión a menudo demandan un papel estatal más importante en políticas sociales. Citan salarios estancados, deuda de préstamos estudiantiles y una disminución en el seguro de salud y pensiones patrocinado por el empleador, señala el sociólogo político de la Universidad de California-Irvine, Edwin Amenta.

«Los más jóvenes no se sienten amenazados por el socialismo como las generaciones anteriores, que podrían asociarlo con el dominio soviético o chino,» asegura.

Más de la mitad de los cubanoestadounidenses de Miami son republicanos, aunque un número cada vez mayor se registra como independiente, según una encuesta de la Universidad Internacional de Florida de 2018.

Su lealtad republicana se remonta a la campaña presidencial de 1980 de Ronald Reagan y su énfasis en desestabilizar a los gobiernos de izquierda en América Latina, según Guillermo Grenier, investigador del Instituto de Investigación de Cuba en la Universidad Internacional de Florida.

«Reagan dejó en claro que la política exterior de los republicanos beneficiaría más a los cubanos si quisieran regresar a Cuba», dijo Grenier.

Aunque permanecieron aquí, ser republicano se convirtió en «una especie de identidad» para generaciones de cubanoestadounidenses, añade.

El alejamiento de esa identidad ha puesto a los legisladores conservadores a la defensiva, especialmente en Florida, donde los republicanos han desplegado lo que algunos observadores llaman tácticas de «amenaza roja» que recuerdan el fervor anticomunista de la década de 1950.

Ernesto Medina, de 31 años y nacido en La Habana, afirma que ya no le importa «lo que la gente mayor piense».

El partidario de Sanders de Miami Beach está perplejo por los cubanoestadounidenses mayores que se oponen a cualquier candidato de tendencia izquierdista mientras se benefician de la Seguridad Social y la atención médica subvencionada por el gobierno.

Curtis Hierro también es socialista. El dirigente sindical de 32 años de edad, cuyo padre se unió a miles de cubanos que emigraron a Miami durante en el bote Mariel en 1980, dijo que su generación está lista para invertir en un «sistema político y economía que es solo para personas trabajadoras», incluso si significa revolver algunas plumas.

«El socialismo no ha funcionado en ningún país del mundo», dijo Milankys Lazo, de 45 años, quien habla con la misma convicción apasionada que su único hijo.

Sus argumentos se intensificaron. Lazo advirtió que su activismo podría poner en peligro a la familia. Aunque faroleó, ella sugirió que tendría que mudarse si persistía.

Sin ceder, Vila se fue brevemente de su casa.

«Honestamente, aprendí que Andy es un individuo inquebrantable», dijo. Su moral era más fuerte que su propio deseo de consuelo.

Vila se resiste a la idea de que está traicionando a su gente. Está orgulloso de sus raíces y habla un sabor de español maduro con tonos del campo de Cuba, pero declaró que es «muy estadounidense» preocupado por el estado de la nación y cree que el socialismo mejorará la vida de su familia.

En La Pequeña Habana, el corazón de la comunidad cubana de Miami, pasó junto a los monumentos de la Guerra Fría y contempló un parque donde los hombres mayores jugaban al dominó, muchos esperando algún día regresar a una Cuba capitalista.

«Si les dijera que soy socialista, me matarían», bromeó Vila.

Casi al mismo tiempo, el senador republicano Marco Rubio de Florida denunció el socialismo democrático, insinuando que podría convertir a los Estados Unidos en un estado fallido similar a los países de los que muchos estadounidenses escaparon.

«Nos tienen tanto miedo», dijo Vila. Los jóvenes cubanoestadounidenses están más preocupados por los problemas actuales. «Mis opiniones se basan en las dificultades que he visto a la gente pasar por aquí».

Traducción al castellano de Resumen.cl. Puedes leer el original en inglés en https://www.apnews.com/412722bb34fb4b3ba3e4b333bf26dfc2