Los sitios de memoria de Neltume son un patrimonio nacional

La derecha a través de sus voceros, han hecho pronunciamientos públicos en contra de la declaratoria de monumento nacional, en la categoría de monumento histórico, de los sitios de memoria que reconocen al Complejo Forestal y Maderero Panguipulli, así como a los lugares en dónde fueron asesinados trabajadores de esa empresa y resistentes rurales al régimen político dictatorial 1973-1990 que encabezó Augusto Pinochet.

Sobre este particular, la Asociación chilena de barrios y zonas patrimoniales señala que tiene en su organización a numerosos colectivos que durante las últimas décadas han reivindicado la conformación de museos de DDHH y declaratorias de sitios de memoria que visibilicen los hechos y lugares en los cuales se violaron sistemáticamente los Derechos Humanos y se cometieron Crímenes de Lesa Humanidad por funcionarios del Estado chileno. Ellos traen a la realidad la verdadera  historia acontecida en el país.

En particular precisamos:

Desde el año 1997, el Estado y sus respectivos gobiernos han reconocido aproximadamente a una treintena de sitios de memoria y otro número significativo de ellos se encuentra aún a la espera de su publicación  oficial.

Que la conformación del Complejo Forestal y Maderero Panguipulli reunió en una empresa del área social durante el gobierno de Salvador Allende a más de 3.000 trabajadores en la gestión participativa de una superficie de 360.000 hectáreas, conformada a partir de una veintena de latifundios forestales estatizados, con el propósito de modernizar las relaciones sociales del trabajo e incorporar tierras ociosas a la producción del país.

Que el golpe de Estado del 11 de septiembre de 1973  irrumpió con una violenta represión en contra de los trabajadores del COFOMAP secuestrando, torturando y encarcelando a más de 500 de ellos con un balance de 80 asesinados, ejecutados y desaparecidos; 200 trabajadores despojados de sus viviendas; y un número indeterminado de ellos perseguidos y encarcelados.

Que entre julio y noviembre de 1981 fueron secuestrados y asesinados sistemáticamente y sin combate alguno, 13 ciudadanos chilenos que intentaban desarrollar la resistencia rural contra la dictadura en la región.

Queremos enfatizar que la República de Chile adhiere a los sistemas de gobierno democráticos abandonando la nostalgia por regímenes autoritarios con el reconocimiento maduro de la ilegitimidad de la violación de los derechos fundamentales cometidos durante los 17 años de tiranía pinochetista. Los informes Rettig sobre ejecutados y desaparecidos; y Valech sobre prisión política, así lo ratifican. Que la única violencia ejercida en la región la realizaron los organismos del Estado. Por ello, expresamos nuestra voluntad de mantener fresca la memoria de los actos ilegales cometidos en ese período político, proclamando el derecho de los ciudadanos de Chile a autogobernarse democráticamente con la práctica de los principios contenidos en la carta Universal de los Derechos Humanos.

Finalmente, expresamos todo nuestro reconocimiento a las instituciones del Estado y en particular, al Consejo de Monumentos Nacionales en la aplicación de la ley N° 17.288 que reconoce como patrimonio a estos sitios de memoria y los eleva por su significación a la categoría de MONUMENTO HIST"RICO del país. Igualmente expresamos toda nuestra solidaridad y apoyo a las organizaciones locales del Centro Cultural Museo y Memoria de Neltume en su reivindicación.

¡¡¡ Dictadura y violación a los derechos humanos, NUNCA MÁS !!!

 

Jorge Weil – Director
José Osorio - Presidente

Asociación chilena de barrios y zonas patrimoniales