Marchan en Talcahuano contra los terminales de gas en la Bahía de Concepción

[resumen.cl] Este sábado se desarrolló una marcha en la comuna de Talcahuano en oposición a los proyectos de terminales marítimos GNL Talcahuano y GNL Penco-Lirquén (Ex Octopus). Los manifestantes buscan visibilizar ambos conflictos latentes en torno a la Bahía de Concepción, cuestionando las decisiones políticas y empresariales que buscan en Talcahuano únicamente el desarrollo industrial por sobre otras alternativas productivas.

La marcha comenzó en el sector El Morro de Talcahuano, centro de detención y torturas por la dictadura y recientemente declarado sitio de memoria de la región del Biobío y Monumento Histórico Nacional de la comuna de Talcahuano. Los manifestantes luego dieron una vuelta por el interior de la caleta y el barrio circundante y luego desde la avenida Colón avanzaron hasta el antiguo Mercado, para llegar a la Plaza de Armas y posteriormente al sector contiguo a la bentoteca.

 

Vea también: Con un acto oficial celebran declaratoria de Monumento Histórico de El Morro

 

Varias centenares de personas avanzaron por la ciudad puerto, en medio de bailes y ambiente de carnaval. Durante el recorrido fueron escoltados por un retén móvil de Carabineros y solamente había contingente policial en torno a la Municipalidad de Talcahuano.

Para la Coordinadora Chorera, una de las organizaciones convocantes señalaron que «el objetivo de la marcha de hoy fue visibilizar el conflicto en Talcahuano, demostrar la unidad de este movimiento, demostrar a la gente en la calle que esto es real, está pasando, y a pesar de que ambos proyectos están aprobados, existen instancias legales, nosotros agotaremos las instancias legales hasta el final».

 

 

 

 

La puesta en marcha de ambos terminales de gas en la Bahía podría incrementar la capacidad del sector industrial pesado y extractivista en la región, además de potenciar directamente la producción energética mediante grandes centrales termoeléctricas de gas natural en torno al Gasoducto del Pacífico que conecta esta conurbación con la Provincia de Neuquén en Argentina, donde hay vastos yacimientos de gas que son extraídos mediante la nociva técnica de fractura hidráulica o fracking.

El intendente del Bio-Bio, Rodrigo Díaz, señaló a Radio Bio-Bio a principios de agosto que han habido reuniones bilaterales entre Chile y Argentina, y también específicamente de las regiones y provincias limítrofes, para traer este combustible a la zona a través del Gasoducto del Pacífico, construido en 1999 y que conecta Hualpén (Bio-Bio) y Loma de Lata (Neuquén).

La intención es realizar un intercambio de energía, denominado «Swap» donde se puede enviar tanto electricidad como gas importado por vía oceánica desde Chile a Argentina por un punto, junto a la retribución con gas hacia Chile por otro punto de envío. Para esto se evalúa utilizar la infraestructura ya existente del Gasoducto del Pacífico.

Vea también: [MAPA] Proyectos y centrales termoeléctricas en el Bio-Bio y 'uble

 

[MAPA] Centrales y proyectos termoeléctricos en la región del Bio-Bio y 'uble. Para ver detalle, haga click en los elementos del mapa. Para ver mapa en pantalla completa, haga click aquí.

 

Junto a esto, los dos terminales marítimos en la Bahía de Concepción entrarían en operaciones asociados a nuevas centrales termoeléctricas en el Bio-Bio y 'uble. El terminal GNL Penco-Lirquén que implica la operación de la central termoeléctrica El Campesino en Bulnes, más otra central bajo el nombre de Inversiones El Carmen. Por otra parte, el terminal GNL Talcahuano se encuentra asociado a la central termoeléctrica Tierra Noble en la comuna de Cabrero.

El Terminal Marítimo GNL Talcahuano, que tendrá una inversión superior a 160 millones de dólares. Su principal accionista es el fondo estadounidense Stonepeak. Además, el proyecto busca materializarse en base a sociedades con otras empresas locales, como la Universidad de Concepción, Cementos Bío Bío y CAP, empresa que facilitará instalaciones de muelle. Este proyecto podría ser el primer paso para la instalación de la denominada Plataforma Logística del Biobío, una nueva zona industrial que se asentaría sobre 900 hectáreas del humedal Rocuant-Andalién, zona de alta prioridad de conservación biológica y que actualmente es de propiedad de ASMAR y de la Inmobiliaria Parque Andalué.

Desde la Coordinador Chorera criticaron el modelo de desarrollo industrial que ha caracterizado a Talcahuano durante las última décadas, cuestionando: «¿Por qué los políticos y los empresarios deciden que Talcahuano tiene que ser una zona industrial?, ¿Por qué no podemos reconstruir lo que tenemos y sacar un futuro adelante para los choreros y choreras?» señalaron