Advertisement

Matinales: Desmemoria y aculturación; enfermedades crónicas del Chile actual.

Por: Amarilis Rojas Ulloa.

El pasado jueves 2 de agosto en el matinal Mucho Gusto, el actor Alejandro Goic abandonó el estudio por la llegada de la panelista, la señora Patricia Maldonado, dando para muchos análisis y pudiendo apreciar en los distintos en distintas redes sociales y en diferentes medios de comunicación.

Patricia Maldonado es un personaje que se mantiene en el tiempo, siempre ha estado revoloteando. En este continuo de su trayectoria en la farándula nacional puede considerarse como un personaje siniestramente complejo. Para muchas y muchos es un rostro, una de las promotoras de este experimento social neoliberal llamado Chile impuesto por la fuerza en un momento de la historia donde pensar distinto era una justificación suficiente, para echar, maltratar, perseguir, violar, matar y desaparecer a todas y todos lo que no fueran afines con el régimen. Ella misma tiene la convicción que "Salvaron Chile de Marxismo" y es una gran y férrea fanática de Augusto Pinochet, cada vez que puede hacer un comentario relacionado con Pinochet, no tiene ningún pudor para decirlo y para nadie es un secreto.

Se posiciona como una mujer displicente, que se ríe y hace humor del dolor ajeno, esto se ve en todas sus acciones, pero donde toman fuerza es cuando se abordan temas en relación a ese periodo tan nefasto de la historia del país. En este caso, ocurrió con Alejandro Goic quien fue un preso y torturado político en la dictadura de Pinochet por su posición política, por lo que está claro que lo pasó mal. Tiene amigos y amigas que quizás nunca más volvió a ver, quizás a quien más perdió, esta conclusión es  solamente apelando al sentido crítico de lo que ocurrió en dictadura al analizar estos antecedentes.

Entonces, por supuesto que tiene todo el derecho a no querer estar ahí, no por miedo, como dijo la señora Maldonado y que como un montón de gente reforzó, sino por la indignación que da ver que una persona con sus dichos, su postura, su forma de plantear la vida, es tremendamente dañina y está completamente vigente y que además sea nada más y nada menos que un rostro que defiende acérrimamente un sistema social que tiene a la población viviendo una especie de esclavitud financiera, medianamente camuflada en un programa como el Mucho Gusto apto para todo público y dirigido a la clase media trabajadora, comentando sobre el día a día. Representando un sistema socioeconómico impuesto por la fuerza, que tiene a toda la sociedad enferma, sin conciencia ambiental, indolente, ignorante, sobre todo ignorante. Donde se ha validado en el tiempo este tipo entretenimiento que no reporta grandes conocimientos y estas vergüenzas de medios de comunicación que tienen idiotizada a la gente.

Claro que se puede ir, si la rabia de la situación no deja a nadie que reflexione sobre la historia y el contexto social actual en Chile, indiferente, donde prácticamente todos los indicadores internacionales dicen que estamos en la B en materias de Derechos Humanos, vean los informes, si tienen dudas de que efectivamente sea así.

Sobre todo si recordamos que en estos días pusieron en libertad condicional a culpables de delitos de lesa humanidad, efectivamente culpables, que enfrentaron la justicia, por sus acciones como agentes de la dictadura y que estaban en Punta Peuco, gente que es defendida por la señora Maldonado.

Si somos capaces de ver con frustración, que los matinales con personajes tan tóxicos como Patricia Maldonado, han causado estragos en la manera de pensar de nuestra sociedad. Los métodos que se usan, están dirigidos a que nosotros/as como personas no les prestemos atención a la inmensa canasta de goles que nos están haciendo, que son el resultado de las políticas públicas que aseguran la permanencia de este sistema neoliberal en el que vivimos y que debemos recordar que fue impuesto por la fuerza, lo que dio como resultado, personas aterradas, desterradas y enterradas y que Alejandro Goic como muchos y muchas más vivieron y quizás sobrevivieron, otros/as no. Estos programas vienen a ser una forma de adoctrinamiento, donde los métodos utilizados nos dicen subliminalmente, que debemos conformarnos, que esta es la realidad, que esto es lo que se puede lograr, que si trabajas lograrás alcanzar las cosas que promueven si naces pobre, y por mientras tendrán horas y horas de entretención, todo con el objetivo que seamos ignorantes pero falsamente felices y así seguir aprovechando de explotarnos para sus beneficios, como verdaderas/os esclavas/as utilizando medios para sistemáticamente convencernos de que este es el orden mientras hacen que la sociedad está cata tónica mirando tele.

Y la señora Patricia va y vuelve con la tranquilidad e impunidad de sentir que puede insultar al o la que se le atraviese y no le pasará nada, está protegida, ella se ha mantenido en el tiempo con su propio juego y aunque la sancionen o la saquen del aire estará tranquila en su casa esperando volver y riéndose de todas y todos, porque piensa que nadie le va a ganar.

Yo también me iría, como lo hizo Goic, no tendría por qué soportar verla si ella me recuerda todo lo malo de una época donde torturaban horrorosamente a todos, cuantos vejámenes, a las mujeres y también a hombres.

¡Claro que no tengo porqué estar! Y más encima con la confianza de un chiste dice, "Me tuvo miedo" y después lo ningunea "quiso llamar la atención es para que sea considerado mejor actor"

Por otro lado, estamos claras y claros que Goic ya tiene una trayectoria, es un buen y connotado actor, varios premios, películas como el "Club" y muchas obras de teatro, aunque guste o no y aunque haya personas que no tienen idea de quién es y no los culpo, estamos viviendo de "la cultura de la basura" como dijeron Los Prisioneros, por lo tanto, es bastante lógico obvio que la situación no es así como la plantea Maldonado.

Pero ahí está, volviendo de nuevo después de estar un rato sancionada con sus mismas opiniones. ¡Esa fue su sanción! Es como cuando te mandan a pensar sobre lo que hiciste, está claro no reflexiono sobre nada. Porque puede que no haya estado en la tele, pero tiene más espacios, si hasta hace teatro con Raquel Argandoña, otra personaje que debería irse para la casa definitivamente. Y todavía más, anunciada por Lucho Jara, con toda su "espléndida" trayectoria. Con su cara de villana de Disney, hablando otra vez como se le antoja.

Claro que me voy también, porque en un mundo ideal nadie debe estar donde no quiere y él no quería estar compartiendo con ella.

Que el resto de las personas que les gusta la señora Pati, y se ríe de su "humor" lo vengan a tratar de mal educado, sin cachar nada, es solamente otra prueba del buen trabajo que hacen los medios por mantener el juego de los que gobiernan, que lograron el objetivo principal, que seamos una sociedad ignorante y desmemoriada, con la que pueden hacer y deshacer con tal de tenernos tontos/as viendo tele, u otros medios que son charchas.

Cero empatía, cero memoria, cero interés temas que son realmente importante. Sólo sigamos viendo a estos tontos seguir ganando millones por hablar sobre temas sociales urgentes sin ningún argumento contundente.

Y ahí estamos, pobre Chilito agilado, riéndose de lo que hace o dice esta señora, encontrándole la razón, jurándose bacanes por denostar las acciones de otra personas que actúan conforme a sus principios y convicciones, tratándolos de rotos o pencas. Cuando penca es nuestra sociedad como resultado de este continua acción de aculturación y sometimiento estructural, porque tele en casi todos los hogares y con más regularidad, hay más de una, las personas nos endeudamos por una tele, si como dijo Natalia Valdebenito, la tele es parte de la familia, si hay un terremoto ¿a quién salvo?, la guagua, la tele.

Por otro lado, también sabemos que esto como muchas otras cosas más en Chile, los canales de señal abierta, como Mega, El 13, Chilevisión, Están manejados por el empresariado, un empresario que se beneficia del sistema económico. Ese grupo de familias que representa al 1% de Chile y qué parte de su negocio es no dar espacios en todos los frentes posibles para la lucidez si vemos sus líneas editoriales e indagamos en su historia, salvo cuando realizan algún buen programa, que es casi para disculparse un poco por bombardearnos con tanta basura. Siendo las posibilidades para cambios en sus enfoquen iguales a cero, por ser también una forma de control social.

Pero no por eso no tenemos el derecho de manifestar que sus prácticas son nocivas, como tener a Patricia Maldonado ahí.

Por su puesto que yo me voy, ojalá todas y todos que vemos y vivimos injusticias tan brutales o más como una dictadura, porque siempre puede ser peor, contáramos con herramientas para poder salir esa indignante situación. Donde hay un fanatismo por el aire caliente. Irnos de lugares, relaciones, espacios, situaciones donde sintamos nuestra integridad pasada a llevar o en peligro.

Y aún no es común que suceda una acción como la de Goic y Maldonado sabe eso y lo usa a su favor, ella se ha ganado su posición por apoyar este modelo impuesto aunque no por eso, llega a entender todo el proceso, solo quiere mantener y vacilar el poder.

«¿Por qué tengo que soportar estar aquí? Yo venía por otra cosa. Yo también vivo en este sistema, sé cómo es, sé dónde estoy, pero no por eso, no voy a tener el derecho de manifestarlo. Hay muchos/as que no estamos ciegas/os.

Pero no todas/os tienen esta oportunidad, esa es la verdad. Quienes la tienen, pienso yo que deben hacerlo.

La señora Maldonado con sus acciones, dichos y comentarios, como el emitido promueve la violencia y lo más triste que como es continua, se normaliza y se va replicando en muchos espacios. La violencia del poder se mete con las mujeres, se mete con los pobres, se mete con los pueblos originarios, con las personas LGBIT, se mete con los ancianos, se mete con los niños y las niñas y un largo etcétera. Una violencia tan familiar y permanente que está metida en nuestras casas, formando opinión. Son los programas como el Mucho Gusto, Bienvenidos, que al tener a personajes tan humanamente ignorantes, expresando sus puntos de vista con lo que ellas representan, con el fantasma del neoliberalismo impuesto y normalizado rondando en sus pautas, son esos programas los que hacen estragos, desinforman, inculcan creencias, polemizan con los temores y las preocupaciones de las personas, dándoles unos enfoques estúpidos. Donde tienen a personas que son "líderes de opinión" haciendo un burdo análisis tan poco responsable o deliberadamente irresponsable, que solo deterioran a la sociedad. Como cuando la Tonka al celebrar la violencia con la que aplicaron un «castigo social» a los ecuatorianos que asesinaron en República a Margarita Ancacoy trabajadora de la Universidad de Chile, los castigos sociales son otro síntoma de lo mal que estamos como sociedad, si celebramos esta clase de acciones.

Goic pudo se viró, bien por él, me encanta que lo haya hecho, yo tampoco lo bancaria si me puedo retirar.

Pero además creo que es bueno dejar salir ese malestar existiendo medios y maneras, por una misma y sobre todo por aquellas y aquellos que no los tienen.

¿Cómo se la vamos a dar tan fácil digo yo?

Estas leyendo

Matinales: Desmemoria y aculturación; enfermedades crónicas del Chile actual.