Murió el cura obrero y defensor de los derechos humanos José Aldunate

[resumen.cl] A los 102 años de edad falleció el sacerdote defensor de los derechos humanos en dictadura José Aldunate, informaron este sábado jesuitas a través de twitter. 


El martes 11 de septiembre de 1973 José Aldunate cumplía su segundo día de trabajo como ayudante de carpintero en una empresa constructora en el Campus de la Universidad de Concepción. La semana anterior había recorrido infructuosamente el cordón industrial Golondrinas en Talcahuano en busca de trabajo. Jose Aldunate Lyon, este sacerdote santiaguino de origen burgués, había llegado a Concepción para convertirse en un "cura obrero". Un mes antes había concurrido junto a otros 14 sacerdotes, entre los que se encontraban Roberto Bolton, Mariano Puga, Rafael Maroto a la invitación de un sacerdote holandés radicado en Chile, Juan Caminada (quien tras el golpe militar sería expulsado de Chile) a una jornada de reflexión y trabajo en Chuquicamata. Era el origen de los curas y monjas obreras, movimiento que se enmarca dentro del movimiento de los Cristianos por el Socialismo en Chile y la Teología de la Liberación en América Latina.

El 11 José Aldunate se fue enviado para a la casa por los militares, que coparon la Universidad de Concepción desde las 04:00 A.M. de aquel fatídico día. Durante la tarde de ese mismo día 11 la casa donde vivía junto a otros sacerdotes obreros, al igual que el conjunto del barrio fue allanado por militares, quienes se llevaron a sus compañeros detenidos. Esa noche trágica José logró escapar de la detención, sin saber nunca por qué. Si bien los sacerdotes tenían algún nivel de protección, tampoco gozaban de impunidad durante la dictadura, recordemos que tras el golpe militar del 11 de septiembre de 1973, cinco sacerdotes fueron asesinados en Chile: Joan Alsina (19 septiembre 1973); Miguel Woodward (22 septiembre 1973); Antonio Llidó (25 Octubre 1973); Gerardo Poblete (21 Octrubre 1974); André Jarlán (4 septiembre 1984), alrededor de 50 son encarcelados y otra decenas de sacerdotes y religiosas serán expulsadas del país.

Durante todo ese año Aldunate se quedó en Concepción. Retomó luego 6 meses su cátedra de Moral y Teología en la Universidad Católica, trabajo que ejercía desde la década de los 50, para volver nuevamente a Concepción como obrero de la construcción el año 1974. Y es que José Aldunate se había propuesto trabajar 6 meses como profesor de Teología y 6 meses como obrero, practica que mantendría con los años hasta su jubilación.

 

Grupo EMO y El Movimiento Contra La Tortura Sebastián Acevedo

"En la dictadura no bastaba rezar ni ser cura obrero" José Aldunate

En 1975 Aldunate se traslada hasta Pudahuel en Santiago, donde junto a los otros curas obreros, organizan un Equipo Misión Obrera (EMO), que se pondrá a la tarea de ayudar a los perseguidos por la dictadura. Ese mismo año junto al sacerdote Roberto Bolton, ingresan 25 personas a la Nunciatura Apostólica para solicitar asilo político, acompañándolos hasta la escaleras del avión que los sacaría de Chile.

El grupo EMO fue mas allá de la Vicaria de la Solidaridad, participando activamente unto a los familiares de desaparecidos y ejecutados políticos, fue primero en reuniones organizativas, luego en encierros en iglesias, ayunos, huelgas de hambre y posteriormente protestas callejeras.

Aldunate y estos curas obreros son parte importante de la reorganización del pueblo en los primeros años de la dictadura, en las Bolsas de Cesantes, Las Ollas Comunes, Los Comités de Salud y Los Comprando Juntos.

Ya a fines de los 70 el propio Aldunate es parte de los trabajadores de los planes de emergencia de la dictadura. En 1983, la historia lo volvería a unir a Concepción y nada menos que a un obrero de la construcción que se inmola frente a la catedral pidiendo la libertad de sus hijos detenidos por la CNI, así el grupo EMO, da vida al movimiento contra la tortura "Sebastián Acevedo". En siete años de actividad, bajo la premisa d ella no violencia activa de Gandhi, realizan unas 180 protestas, donde fueron brutalmente reprimidos.

El coraje y el compromiso de José Aldunate le valió el respeto de la sociedad chilena, respeto que muy pocos sacerdotes han tenido, tienen o tendrán, en esta actual iglesia, dominada por los vínculos con los poderes fácticos y sus recurrentes vínculos al abuso de menores y la pedofilia.

El origen burgués y sus estudios en Europa

José Aldunate era hijo de Carlos Aldunate Errázuriz, comerciante proveniente de una tradicional y conservadora familia de origen vasco y de Adriana Lyon Lynch proveniente de una familia de inmigrantes ingleses de Valparaíso, educado por institutrices inglesas en su hogar. A los 10 años viajó a Inglaterra, junto a su madre y hermanos, para estudiar allí en el internado jesuita de Stonyhurst. Tras la crisis económica de los años 30 la familia vuelve a Chile, terminando de estudiar en el Colegio San Ignacio en Santiago. Posteriormente realiza su noviciado como jesuita en Chillán, para trasladarse posteriormente a Argentina. Tras terminar sus estudios de Teología en Buenos Aires se marcha a Europa a estudiar primero en Roma y luego en Lovaina, Bélgica, donde se doctora en Moral. En los 50 vuelve a Chile y se vincula al trabajo sindical del Padre Hurtado, mientras enseñaba en la Universidad Católica.