Advertisement

Países con vacunación exitosa han disminuido muertes y contagios... excepto el Chile de Piñera

[resumen.cl] El proceso de vacunación en Chile es a todas luces exitoso, y pone a nuestro país en el Top 5 de los Estados con más personas vacunadas en el mundo. Sin embargo, a diferencia de Israel, Reino Unido o incluso Estados Unidos donde el avance de la inoculación va de la mano con el control de la pandemia, en Chile vivimos una situación crítica en cantidad de contagios, de muertes y de ocupación de camas UCI. ¿A qué se debe esta brutal diferencia?

En Chile se han vacunado alrededor de 7 millones de personas. Con cifras actualizadas hasta el 18 de marzo (y según las estadísticas oficiales proporcionadas por cada Estado), nuestro país presenta 42,46 personas con la primera dosis aplicada por 100 habitantes, casi a la par que Reino Unido con 40,68 por 100, y sólo superados por Emiratos Árabes Unidos con 70,58 e Israel con 111, 27. Toda una hazaña para un pequeño país sudamericano.

Las cifras entregadas por el DEIS indican que el 32,6% de las personas ha recibido al menos la primera dosis, de ellas el 95% corresponde a la vacuna china CoronaVac y el resto a Pfizer-Biotech. Sin embargo, y de manera paradójica, el mismo ente informa de la catastrófica cifra de 29 540 personas muertas, 854 muertes en una semana.

Asimismo, el informe ICOVID N°32  indica que a nivel nacional el promedio semanal de nuevas personas contagiadas diariamente alcanzó los 5 075 casos, es decir, un 6% de incremento y la cifra más alta desde junio. Por su parte, también señala que la positividad de los test PCR aumentó para llegar a un 9,2%. Esto se ha traducido en que 11 regiones del país presenten valores superiores al 90% de ocupación de camas UCI.

Pareciera ser que a medida que avanza la vacunación en Chile, también nos vamos acercando al momento más crítico de la pandemia.

 

La experiencia internacional

Si tomamos los casos de otros países que figuran con una alta tasa de vacunación, la situación es diametralmente opuesta:

Según datos recopilados por la Agencia Reuters, el promedio de casos durante las últimas tres semanas en Estados Unidos está decreciendo, con una media de 55 590 nuevos casos diarios, representando sólo un 22% de la cifra más altas de contagios, sufrida el 7 de enero. En Reino Unido, para el mismo periodo de tiempo, la cantidad de contagios descendió a 5 342 nuevos por día, un 9% del peak. Por su parte, en Emiratos Árabes Unidos los contagios se redujeron a la mitad (2 054 diarios) e Israel tiene 19% de su peak con 1 536 casos diarios.

 

¿Y entonces por qué Chile no?

Explicar porqué en el país la pandemia parece no dar tregua mientras la vacunación avanza en Chile es un fenómeno complejo, y como tal, las explicaciones son múltiples, no obstante, todas apuntan a un sólo responsable: El gobierno de Sebastián Piñera.

Y es que el gobierno en funciones adoptó la vacunación como única estrategia sanitaria hace un par de días. Basándose en un muy buen stock de inyecciones disponibles (gracias al trato de la Universidad Católica con el laboratorio chino Sinocav, pues sino sólo contaríamos con las dosis de Pfizer y aun esperaríamos la llegada de AstraZeneca), entendió equivocadamente que la inmunización se encontraba en un estadío superior al real y comunicó ideas erróneas a la población, como el bullado permiso de vacaciones, así como la apertura de bares, restoranes e incluso cines, así como diversos sectores de la economía.

La sobreideologización neoliberal le produjo una injustificada alegría al verse en en los primeros puestos de un ranking, sin considerar la evidencia científica que apunta a que la inmunidad de rebaño se alcanza cuando el 80% de la población ha sido, precisamente, inmunizada, es decir, al menos 15 días posterior a la aplicación de la segunda dosis de la vacuna. No hay fecha clara de cuándo este punto será alcanzado, las estimaciones varían pero las más tempranas apuntan recién a junio.

Sería entonces en este punto cuando recién se tendrían que empezar a evaluar medidas de apertura y desconfinamiento graduales en base a la experiencia científica epidemiológica y el conocimiento empírico de terceros países.

Además, si bien la vacunación es fundamental, no es la medida sanitaria única y mucho menos excluyente, pues el cuidado de la población debe mantenerse y más aun con las cifras actuales en Chile. Hace unos días la presidenta del Colmed, Izkia Siches, planteó la posibilidad de un confinamiento total, medida que podría ser efectiva sólo si se aplica una Renta Básica Universal y suficiente que garantice la seguridad material a la clase trabajadora para no tener que salir a trabajar y elegir entre enfermarse o comer.

Por mientras, es necesario sumar a la exigencia de cuarentenas para quienes lleguen al país del extranjero (buena medida, pero que llega un año y 30 mil muertes tarde), el cierre toda actividad económica extractivista, comercial, pública, etc, que no sea de necesidad vital. Han sido estos sectores los que durante un año expusieron a miles de trabajadores y trabajadoras para no detener la maquinaria de enriquecimiento de sus ya sobreinflados bolsillos, incluso a costo de la vida, una vez más.

Te puede interesar: EDITORIAL | Salvando al modelo explotador

Conseguir estas urgentes y básicas medidas será muy difícil de conseguir, sino imposible, mientras siga el presidente de los empresarios sentado en La Moneda.

Estas leyendo

Países con vacunación exitosa han disminuido muertes y contagios... excepto el Chile de Piñera