Policía allana embajada de Venezuela en EEUU deteniendo a manifestantes contra intervención norteamericana

[resumen.cl] Durante esta mañana funcionarios policiales hicieron ingreso a la embajada de Venezuela en Washington y detuvo a los cuatro activistas estadounidenses que permanecían en el edificio desde 19 de marzo para impedir la instalación de los representantes designados por la administración Trump y Guaidó. La acción es considerada una violación a la Convención de Viena según varios expertos en derecho internacional..

Desde la autoproclamación en una plaza del diputado Juan Guaidó como «presidente interino» de Venezuela y el rompimiento de relaciones diplomáticas entre aquel país y Estados Unidos, la delegación diplomática abandonó el edificio. Sin embargo, antes que el «representante» de Guaidó, Carlos Vecchio, hiciera ingreso a las instalaciones, manifestantes estadounidenses agrupados principalmente en Colectivos por la Paz (Collectives for Peace) -conformado por «Popular Resistance» y «Codepink», ocuparon la embajada para impedir la instalación de Vecchio, llenando el edificio con consignas contra la guerra, contra la intervención norteamericana y los intentos de Golpe de Estado.

Sin embargo, finalmente funcionarios policiales hicieron ingreso a la fuerza a la sede diplomática, rompiendo una puerta de acceso y tomando detenidos, mientras partidarios de Guaidó celebraran en las afueras.

Medea Benjamin, activista de Codepink -conocida como principal voz de la sociedad civil contra la invasión a Irak en 2003- explicó que una patrulla de la Policía se encontraba en la parte posterior del edificio y que la puerta de acceso a la sede diplomática había sido rota. «Hoy decidieron poner fin a esta página de la historia», señaló agregando que las autoridades de su país «no tienen ningún derecho»a ingresar de manera forzosa a la sede diplomática y que «están violando la Convención de Viena» al no tener «ningún permiso del Gobierno de Nicolás Maduro».

La activista comentó que la situación ha sido muy compleja desde el inicio, pero que empeoró considerablemente desde el pasado 1 de mayo cuando en el contexto del fallido intento de Golpe de Estado, grupos de venezolanos anti-gobierno se apostaron en las afueras del edificio generando situaciones de tensión, caracterizadas por agresiones verbales y físicas, detenciones, cortes de energía eléctrica y agua, y restricción del paso de alimentos y medicinas.

Además, adelantó que pese a las detenciones de las últimas personas que permanecían en el lugar, continuarán con manifestaciones «para insistir que la Embajada se queda vacía» y que no entregarán «el edificio a la oposición». Hasta ahora, la detención de las cuatro personas ha sido confirmada por la abogada del colectivo de protección de la Embajada, Mara Verheyden-Hilliard.

Tanto Guadió como Vecchio agradecieron a los venezolanos, que permanecieron por dos semanas en los alrededores del edificio protagonizando acciones de provocación en contra de los activistas estadounidenses, a quienes trataban con gritos de «hambrientos» y «comunistas».

Venezuela ha denunciado reiteradamente el incumplimiento del Convenio de Viena, que establece la obligación de los Estados de resguardar las instalaciones y los activos de los países que se usan para fines diplomáticos aunque se rompan las relaciones.