Reportero autor de fake news y cuestionado por Colegio de Periodistas es el enviado de Canal 13 a Venezuela

[resumen.cl] Alfonso Concha es el periodista de Canal 13 enviado a Venezuela para cubrir la crisis tras la autoproclamación de Juan Guaidó como "presidente encargado". Concha ha mostrado con anterioridad graves faltas en su labor informativa que han conducido a la desinformación, lo que hoy podría llamarse como instalación de posverdad, en una época en que la batalla comunicacional es cada vez en mayor medida uno de los escenarios de operaciones más importantes en cualquier conflicto.

Te puede interesar también: Show mediático por periodistas de TVN detenidos al violar zona de seguridad

Este periodista hipotecó su propia credibilidad, así como la del medio de comunicación en que trabaja -en este caso Canal 13 propiedad del magnate Andrónico Luksic– tras la emisión el 21 de octubre del reportaje titulado "¿Adoctrinamiento en el Liceo 1?" en el noticiero central «Teletrece», realizado por Alfonso Concha Manquián, Juan Bustamante Vila y el editor periodístico Enrique Mujica Pérez, esto por utilizar imágenes descontextualizadas, testimonios no corroborados y sin contrastación de fuentes junto a música intimidante para establecer que el Liceo 1 de niñas Javiera Carrera de Santiago se encontraría infiltrado por el Frente Patriótico Manuel Rodríguez, y a que a esto responderían las movilizaciones de las estudiantes.

Ni siquiera finalizaba su emisión y la polémica estaba desatada: las mismas estudiantes y exalumnas desmentían todo lo señalado por la investigación. Las fotografías utilizadas donde aparecían banderas y pañoletas de la organización que luchó por la caída de la dictadura de Pinochet, correspondían a una obra de teatro realizada años anteriores y en ningún caso respondían a una militancia activa. Catalina Lufín, Presidenta del Centro de Alumnas del establecimiento señaló al día siguiente a CNN Chile que "en el reportaje quedó en evidencia que no hay más medios para convencer que la difamación" y que además "la investigación fue prácticamente nula". Cabe señalar que en la nota acusaron falsamente de manera pública en televisión abierta a menores de edad y expusieron sus redes sociales (aunque difuminaron sus rostros), lo que es vulneración grave.

Durante el reportaje Alfonso Concha asegura como voz en «off» que un histórico dirigente rodriguista y su pareja son, para los denunciantes, quienes orquestan los conflictos. Se enseñan fotos y videos, indicando que se muestran «muy activos".

Durante los días siguientes, el reportaje acumuló más de 125 denuncias ante el Consejo Nacional de Televisión (CNTV) por tratarse de "un supuesto montaje periodístico". Ésta se puede considerar entonces como una "Fake news", una noticia falsa que genera desinformación y confusión en el público respecto al hecho.

Consultado en cuanto a la labor de Alfonso Concha y su opinión respecto al trabajo periodístico que pueda realizar desde Venezuela, Sergio Carreño, integrante del Centro de Padres y Apoderados del Liceo 1 nos señaló lo siguiente:

Cabe recordar que esta nota fue emitida el contexto del debate por el proyecto "Aula segura" presentado por el gobierno que pretendía endurecer las medidas punitivas a estudiantes que participen de movilizaciones. Por este motivo tanto las secundarias del Liceo 1 como estudiantes a nivel nacional, señalaron que el reportaje cumplía el objetivo de validar y reforzar la posición de Piñera, considerando además que en la nota hasta participó el propio Ministro del Interior, Andrés Chadwick, quien aseguró que tenían información en cuanto a que dentro del establecimiento existía la presencia de "grupos violentistas" y que estos serían coordinadores e instigadores de de niñas mientras el GC plantea "¿Adoctrinamiento en el Liceo 1?". Esto hizo que organizaciones estudiantiles señalaran incluso que el reportaje fuese un trabajo de La Moneda.

Alfonso Concha, Juan Bustamante y Enrique Mujica actuaron o con una intencionalidad maliciosa o una falta de profesionalismo negligente y muy peligroso, ambos opciones de delicada gravedad, pues se presume un sesgo ideológico para informar.

Ante la exposición de las menores, el 30 de octubre Patricia Muñoz de la "Defensoría de la Niñez" interpuso un recurso de protección en contra de Canal 13 precisando que «Esto constituye una vulneración grave y reiterada al derecho consagrado en el artículo 19 N° 4 de nuestra Constitución, que exige ‘el respeto y protección a la vida privada y a la honra de la persona y su familia’, más aun teniendo en consideración que las afectadas por dicha difamación y discriminación son niñas y adolescentes, que se encuentran en una etapa de desarrollo y que cualquier estigmatización a su respecto constituye un perjuicio directo a su crecimiento y desarrollo integral, cautelado por el derecho internacional de los derechos humanos». Aunque si bien el pasado 4 de enero la Segunda Sala de la Corte de Apelaciones de Santiago en un fallo dividido resolvió en primera instancia a favor del canal de Luksic, desde la Defensoría de la Niñez afirmaron que la sentencia fue apelada y que esperarán el fallo final para pronunciarse, evitando hacer mayores comentarios porque el proceso judicial se encuentra todavía abierto.

Por otro lado, el 20 de diciembre el Colegio de Periodistas de Chile a través de su Tribunal de Ética y Disciplina (TRED) emitió un informe en que concluye que la mencionada nota "representa un menoscabo profesional para los colegas que lo realizaron y supervisaron, y atenta contra el prestigio del medio de comunicación que lo emitió; pero también constituye un daño al periodismo nacional" y que "el trabajo periodístico adolecía de evidente falta de verificación y pluralidad de fuentes". Finalmente castiga a Bustamante, pues es el único de los tres colegiado, con una censura pública, que aseguran harían extensiva a Enrique Mujica y a Alfonso Concha si la legislación lo permitiese: "Por ende, en su calidad de infracciones graves a los artículos Primero, Segundo, Tercero, Decimotercero y Vigésimo Cuarto del Código de Ética del Colegio de Periodistas de Chile, se impune una censura pública para el colega Juan Bustamante Vila. Lo que debería hacerse extensivo a los colegas Alfonso Concha Manquian y Enrique Mujica Pérez, si la tuición ética abarcara a todos los profesionales de la disciplina y no solamente los adscritos a nuestra entidad"

Puedes revisar el informe completo a continuación:

Como señalan desde el Colegio de Periodistas, la nota desprestigia tanto a los periodistas como al canal en que fue emitida, y genera dudas respecto a cuáles son las intenciones de Canal 13 al enviar a Alfonso Concha en un asunto tan delicado como la crisis política que vive el vecino país de Venezuela y como chilenos y chilenas nos recuerda el rol que jugaron periodistas como Claudio Sánchez o Julio López Blanco durante dictadura cuando se convirtieron en los rostros de la manipulación de la opinión pública para favorecer al régimen.

Si bien es cierto que la televisión chilena en general se ha carecterizado por la falta de debate y la presencia solamente de posturas pro Golpe de Estado desde los invitados a los panelistas y conductores de los programas que se retroalimentan positivamente entre sí (salvo muy contadas excepciones), el historial particular de Alfonso Concha nos hace preguntarnos cuáles son las intenciones del canal de Luksic en enviar a un reportero abiertamente cuestionado por su propio gremio y que se encuentra en medio de un litigio judicial por crear una noticia falsa. No es descabellado pensar que Canal 13 no quiere informar sino presentar una verdad preconstruida con el objetivo político de atacar al gobierno venezolano y posicionar a Guaidó en el contexto internacional, como ocurrió en el caso de la nota del Liceo 1 para favorecer a Piñera. La idea de enviado político cobra más fuerza al ver el trabajo de Concha, en que no aparece ninguna muestra de apoyo al gobierno y transmite lo que parece una campaña de publi-noticias en favor del autoproclamado «presidente encargado».

En tiempos de posverdad, pareciera ser que las noticias requieren menos corroboración que nunca, y sólo deben cumplir con el objetivo de direccionar la opinión del público en algún hecho según intereses afines al medio.