Sede vecinal en Hualpén se transformó en Centro Evangélico pese al rechazo de vecinos

Por Flavio Araneda Hidalgo / resumen.cl

Una anómala situación viven las vecinas y vecinos en la población Padre Hurtado 4 y 5 en la comuna de Hualpén, en la que una de las dos sedes de junta de vecinos se transformó en un "Centro Cristiano Evangelista, Pastoral y Profético". El hecho estaría en contra de lo que estipula la ley 19.418, que en su artículo 3 tipifica que "Las juntas de vecinos y las demás organizaciones comunitarias no podrán perseguir fines de lucro y deberán respetar la libertad religiosa y política de sus integrantes, quedando prohibida toda acción proselitista por parte de dichas organizaciones en tales materias".

Consultada la Seremi de Bienes Nacionales, desde la entidad aseguraron que la población Padre Hurtado de Hualpén fue una construcción realizada por Serviu, por ende, los dos centros de equipamientos que fueron entregados a la población, hace 7 años, son propiedad de la junta de vecinos y responsabilidad del municipio de la comuna.

Marlene Bart, vecina colindante a la sede vecinal, afirmó a Resumen que la materialización legal de la iglesia evangélica fue de la noche a la mañana, pero el uso del centro de equipamiento como punto de reunión evangélico data de hace años. "En un inicio, a través de asambleas en la junta de vecinos, se le cedió esta sede vecinal al Pastor Cristian Inzunza, integrante de la directiva, ya que solicitó el espacio paraq realizar algunas reuniones de carácter evangélico. Sin embargo, la situación fue cambiando con el tiempo, ya que estas personas se instalaron con sus pertenencias y al solicitar el espacio para actividades recreativas de fin de semana para las vecinas y vecinos hubo que pedir permisos al pastor, [porque] chocaba con los cultos evangélicos que ellos realizaban".

Entre marzo de 2014 y agosto de 2016, el Ministerio de Bienes Nacionales cedió 48 propiedades a organizaciones evangélicas o protestantes. De ese número, 44 corresponden a concesiones de uso gratuito de corto plazo, cuyo tiempo máximo es de cinco años, tras lo cual debe someterse a una evaluación para renovar su uso. Del total de propiedades entregadas por esta cartera, 21 de ellas (el 47,7%) se entregaron en la Región del Biobío.

Frontis de sede social transformada en centro evangélico

Al consultar al Pastor Cristian Inzunza por los hechos que denuncian los vecinos de la población Padre Hurtado de Hualpén, relató que efectivamente una de las dos sedes vecinales ahora es utilizada como "Centro Cristiano Evangelista, Pastoral y Profético", y que accedió a esto a través de un comodato otorgado por la municipalidad de la comuna. A su vez también explicó que él y su congregación son los únicos que han reparado el centro de equipamiento cada vez que desconocidos intentar asaltar el lugar.

"Todo está bajo la normativa de la ley, la junta de vecinos nos exigió una personalidad jurídica para otorgarnos la sede vecinal. Fue así que realizamos el trámite en la Municipalidad de Hualpén. Pero esta situación se ha dado para malos entendidos, la sede vecinal estaba botada porque todas las semanas entraban a robar, destruir, ni las puertas y ventanas se salvaban. Hemos pintado el lugar, instalado rejas y cámaras de vigilancia. Yo llegue al inicio de esta población, hace 7 años, y al ver la sede abandonada solicité a la junta de vecinos si podía hacer uso del espacio. Todo esto fue votado a mano alzada, todos los vecinos estuvieron de acuerdo, nadie se opuso. Si bien, nosotros realizamos reuniones evangélicas durante la semana, también pretendemos concretar ayuda para los vecinos, como en sus matrimonios, problemas de drogas, etc.".

A su vez el Pastor Cristian Inzunza agregó que como "Centro Cristiano Evangelista, Pastoral y Profético" pretenden ampliar la ex sede vecinal, para darle un uso de comedor social los fines de semana. El comodato otorgado por la Municipalidad de Hualpén establece el periodo de diez años de uso.

Sin embargo, la situación que sostiene el Pastor Cristian Inzunza fue desmentida por Pamela Toloza, presidenta de la junta de vecinos de la población Padre Hurtado. "La administración anterior cometió el error de ceder de buena fe el espacio de la sede. Si bien el Pastor Cristian Inzunza se hizo cargo de la sede, la forma no fue la correcta. Ya que él informó la situación del comodato a la junta de vecinos cuando ya se lo habían aprobado en la Municipalidad. Eso es pasar por arriba de todos los vecinos, jamás hubo una votación a mano alzada. Como junta de vecinos les facilitamos cámaras de seguridad e implementos para reparar el espacio cada vez que entraban a robar. Además de que en todos estos años no han pagado ni un solo peso de arriendo por el espacio que pertenece a todos los vecinos".

Además del aporte de propiedades que hace el Estado de Chile hay que sumar la vía de financiamiento de las entidades evangélicas, el diezmo mensual que entregan los fieles a sus respectivas iglesias. Incluso en los sectores de menores recursos, la mayoría de los evangélicos aporta como donativo el 10% de su sueldo. Estos recursos sirven para el funcionamiento y administración de los templos, como también para la remuneración de los pastores. En el mundo evangélico es tradicional que los líderes religiosos también reciban regalos de dinero en efectivo para sus cumpleaños o aniversarios.

Al ser instituciones que cuentan con personalidad jurídica de derecho público, gracias a la Ley de Culto, las organizaciones religiosas no deben rendir balances financieros ni entregar informes de actividades, como tampoco tienen obligaciones en materia de transparencia. Solo rinden cuenta a sus propios fieles y a través de las asambleas que se forman en cada una de las iglesias.

Myriam, vecina que vive frente a la ex sede vecinal ahora transformada en un Centro Evangélico, afirmó que no solo realizan reuniones. "Hace 5 años llegue a vivir acá me casé y solicité el espacio para realizar mi matrimonio, lo que se tradujo en muy malos ratos ya que la sede estaba ocupada por la iglesia evangélica, por ende sus pertenencias estaban ahí y no podían sacarlas para que hubiese otra actividad. Me resigné y deje pasar la situación. Sin embargo, yo sí veo que se han realizado matrimonios, cumpleaños, bautizos, vigilias nocturnas, todo esto los fines de semana provocando un gran ruido en días de descanso. Además que no han tenido la dignidad de pagar un arriendo, siendo que ellos realizan diezmos y ofrendas cada vez que se reúnen. Cuando colocaron el letrero de Centro Evangélico, sentí una gran impotencia, porque primero la sede es de todos los vecinos, segundo, jamás se acercaron a preguntar a los vecinos que vivimos frente a la sede si estábamos de acuerdo con el uso que se le quería dar, y, tercero que el Pastor Cristian Inzunza hizo todo el trámite legal entre gallos y medianoche".

Al consultar a la Dirección de Obras de la Municipalidad de Hualpén respecto a la solicitud del comodato al Centro Evangélico, solo se limitaron en responder que aquella situación la ve directamente la alcaldesa Katherine Torres.

Pero este traspaso de propiedad estatal al sector privado, no es el único. Los vecinos además denuncian que existe otro hecho en la misma población. Tal como ocurrió con la aprobación del comodato de la segunda sede vecinal para el Pastor Cristian Inzunza, la primera sede de la población Padre Hurtado fue dividida de la noche a la mañana. A través de la gestión del concejal Oclídes Henríquez en conjunto con la Iglesia Capuchinos Hualpén, solicitaron parte del terreno de la sede de la junta de vecinos para construir una parroquia. En estos momentos la faena se encuentra paralizada por presión de los vecinos, sin embargo, la construcción estaría autorizada por la Municipalidad de Hualpén.

Terreno de la sede vecinal dividido para construcción de parroquia

"Esto limita lo que podamos hace como vecinas y vecinos, ese espacio está destinado para actividades recreativas para nuestros hijos, un punto de comunión en la población que ahora se transformará en una parroquia" afirmó Pamela Toloza, presidenta de la junta de vecinos de la población Padre Hurtado de Hualpén.

Marlene Bart aseguró que ella y otros vecinos se resignaron a buscar espacios para realizar actividades para la población. "No por profesar una creencia distinta nos van a negar el acceso a un espacio que nosotros pagamos al obtener nuestras casas. Hemos sido tildados de intolerantes por querer realizar algo distinto a una iglesia evangélica, cuando ellos se la tomaron. Consideramos inconcebible que Chile como un país laico otorgue espacios que son de todos los vecinos a un grupo de personas con intereses propios".

 

Anexo:

Audiencias de Pastor Evangélico con Alcaldesa Katherine Torres

https://www.leylobby.gob.cl/instituciones/MU105/audiencias/2018/82907/220539

https://www.leylobby.gob.cl/instituciones/MU105/audiencias/2018/82907/267339