Advertisement

Trabajador de Bocamina inicia huelga de hambre tras diez días de intransigencia por parte de Enel

Después de diez días sin ser escuchados por Enel, manteniendo los accesos cortados del complejo Bocamina en Coronel y recurriendo a la seremi del Trabajo en el Biobío sin éxito, esta mañana uno de los setenta trabajadores movilizados en la termoeléctrica inició una huelga de hambre como medida de presión.

Por Juan Contreras Jara 

Esta mañana, uno de los setenta trabajadores que mantienen tomados los accesos a Bocamina en Coronel, inició una huelga de hambre con la finalidad de presionar a los directivos de Enel a tender sus exigencias.

Son diez días que cumplen con los accesos a la termoeléctrica tomados, los trabajadores subcontratados de Enel, quienes exigen a la empresa la realización de exámenes médicos que les permitan conocer su real situación de salud tras años de exposición a agentes contaminantes. 

Te puede interesar: Cuatro días de toma de accesos de Bocamina II: Trabajadores subcontratados de Enel hacen colectas para solventarse ante intransigencia de la empresa

Otra de las exigencias de los trabajadores es la negociación justa de una salida, ante el cierre programado de Bocamina II para fines de mayo. La situación sería de extrema gravedad para ellos y sus familias, debido a que luego del término de las faenas de dicha termoeléctrica, quedarían a la deriva, sin trabajo ni indemnización alguna. 

Sergio Henríquez, vocero de los trabajadores movilizados en Bocamina, comentó a RESUMEN que la medida se tomó debido a la, «nula llegada y recepción de la información, es nula la idea de participar en una mesa. Ellos dicen que el Estado debe hacerse caro de nosotros, no ellos, pero nosotros nos contaminamos al interior de la empresa de ellos».

Sobre el inicio de esta huelga de hambre, el dirigente expresó que, «la gente ya no haya que hacer, que medida de presión imponer para ser escuchados. Hoy, un compañero esta colocando su vida en riesgo para hacer presión y que sean escuchados los trabajadores de Bocamina. Literalmente el viejo se está matando».

Los trabajadores de Bocamina aseguaron que no depondrán sus movilizaciones y que no descartan que durante las próximas horas se puedan sumar más personas a la extrema medida de presión. «Vamos a seguir hasta ser escuchados», concluyó Henríquez.

 

Estas leyendo

Trabajador de Bocamina inicia huelga de hambre tras diez días de intransigencia por parte de Enel