Un conflicto armado en la órbita terrestre podría transformarla en un “campo minado” de basura espacial

Un conflicto armado en la órbita terrestre podría transformarla en un “campo minado” de basura espacial

[resumen.cl] La militarización del espacio es una amenaza creciente para la seguridad planetaria. Al peligro de que las armas anti satélite puedan «cegar» las comunicaciones globales, y a que la disposición de armas orbitales (incluso ojivas nucleares) desencadenen una catástrofe irreversible, se suma el riesgo de los escombros de satélites destruidos pueden caer a la superficie y además que imposibiliten el tránsito y la navegación espacial en torno a la Tierra. 

Las potencias Estados Unidos, Rusia y China, llevan la delantera en el desarrollo de armas espaciales, tanto dispositivos antisatélite con base en tierra y mar, como satélites capaces de maniobrar para dañar a otras naves. Esta semana, la India probó con éxito un misil anti-satélite, entrando al grupo de potencias con capacidad de impactar objetos en órbita, según informó la agencia Reuters.

 

 

Representación artística de la basura espacial. Extraída de: https://www.eluniverso.com

 

Según señaló el coordinador de la denominada red mundial contra las armas y la energía nuclear en el espacio Bruce Gagnon a la cadena con sede en Rusia RT que «si se da una guerra en el espacio, será la última, porque se creará tanta basura espacial con la destrucción de satélites que ya no podremos sacar un cohete de la Tierra. Simplemente, no se podrá atravesar ese ‘campo minado’ » señaló

Expertos han advertido que las operaciones militares en órbita podrían destruir además de la vigilancia militar, los delicados satélites de los que depende la navegación, las comunicaciones, y la investigación científica en todo el mundo. En caso de un hipotético conflicto donde las potencias busquen “cegar” los satélites enemigos, la humanidad podría retornar a una época similar al final de la Segunda Guerra Mundial.

Cabe recordar que durante la guerra fría, Estados Unidos y la desaparecida Unión Soviética comenzaron a desarrollar las armas espaciales con detonaciones nucleares o armas anti satélite (ASAT). El Tratado del Espacio Exterior en 1967 prohibió el envío de armas nucleares en el espacio, sin embargo no prohibió el armamento convencional. En 1972, las potencias firmaron el tratado sobre misiles balísticos ABM. En 2001, EE.UU abandonaron este tratado.

 

Potencias globales buscan la militarización del espacio: Estados Unidos llevaría la delantera

En junio del año pasado, el presidente Donald Trump había anunciado la creación de una cuarta rama de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos, la denominada «Fuerza Espacial». Satélites militares, armas anti-satélite y aviones espaciales no tripulados formarían parte de actual arsenal de Estados Unidos.

 

Un misil anti-satélite es lanzado de un caza-bombardero modificado F-15A Eagle sobre la base Edwards de la Fuerza Aérea de Estados Unidos el 18 de septiembre de 1985. Fuente: Agencia Reuters.

 

En el actual escenario, Estados Unidos poseería más armamento espacial que ningún otro país. Sin embargo, de manera discreta, las principales potencias espaciales, tales como Rusia, China han estado desarrollando nuevo y sofisticado armamento en el espacio

Compañías estadounidenses y agencias gubernamentales poseerían cerca de 500 satélites, una cifra cercana a la que poseen el resto de los países del mundo y empresas multinacionales combinadas. Al menos 100 de estos satélites estadounidenses serían de uso militar.

 

Avión espacial X37-B en la base aérea de Vanderberg en 2010. Foto: Wikimedia Commons.

 

Además, otros dispositivos patrullan el espacio, como naves espaciales de tecnología avanzada con cámaras infrarrojas sensibles al calor del lanzamiento de misiles y otras naves espaciales. Este dispositivo, junto a una red de radares y telescopios emplazados en tierra, realizarían un seguimiento satelital global. Estados Unidos también poseería al menos 6 tipos de naves espaciales con la capacidad para maniobrar cerca de satélites enemigos, revisarlos, capturarlos o dañarlos.

 

 

Lanzamiento de un misil balístico intercontinental Minuteman III desde la base aérea Vanderberg en California, Estados Unidos en agosto de 2017. Foto: usatoday.com

 

Por su parte, China ha destruido satélites antiguos en pruebas de armas anti-satélite en 2007 y 2013. Estos impactos dispersaron restos potencialmente peligrosos en la órbita baja terrestre. En 2010 la agencia espacial china lanzó pequeños vehículos espaciales en grupo, incluyendo los denominados (SJ-6F y SJ-12) los que se estrellaron entre si en órbita, aparentemente a propósito.

Entre 2013 y 2015 Rusia habría lanzado de manera silenciosa pequeñas naves espaciales para inspección. Observadores occidentales han apuntado a que estas naves también podrían estar equipadas con láser y probablemente explosivos.

 

Imagen principal: Representación artística de desechos flotando en la órbita baja terrestre. Créditos: Agencia Espacial Europea. Extraída de https://spacenews.com 

Estas leyendo

Un conflicto armado en la órbita terrestre podría transformarla en un “campo minado” de basura espacial