1 de cada 4 mujeres reportan coerción sobre sus vidas reproductivas, señala estudio hecho en EE.UU.
En Salud

1 de cada 4 mujeres reportan coerción sobre sus vidas reproductivas, señala estudio hecho en EE.UU.

[resumen.cl] Un estudio recientemente publicado indica que en promedio una de cada cuatro mujeres que se atienden en los servicios de salud en Estados Unidos han señalado que no se les permite tomar el control de sus propias vidas reproductivas, revela un estudio que revisó la evidencia disponible. El llamado “control o coerción reproductiva” incluye acciones como: ser impedidas de poder elegir activamente usar anticonceptivos, comenzar a usarlos, o continuar con un embarazo, además de la extracción encubierta de un preservativo o condón durante relaciones sexuales, lo que invalida el consentimiento de esta.

El estudio fue publicado el pasado mes de enero en la revista BMJ Sexual & Reproductive Health. El equipo de investigación buscaba reunir la evidencia disponible hasta 2017 para ampliar el espectro de actividades que incidían en esta coerción reproductiva, tales como la presión familiar, el comportamiento criminal, el tráfico sexual y la explotación de las mujeres. Para ello revisaron bases de datos de investigación médica y de ciencias sociales, para evaluar las experiencias de mujeres sobre la interferencia en su autonomía reproductiva. Los resultados arrojaron que en Estados Unidos una de cada cuatro mujeres que asisten a servicios de salud sexual y reproductiva reportaron coerción en sus vidas reproductivas.

El estudio señala que en algunas culturas, los parientes de mayor edad en particular pueden tener el control sobre la toma de decisiones reproductivas de las mujeres. Las mujeres jóvenes y las mujeres negras o minorías étnicas son particularmente vulnerables en Estados Unidos.

 

Comportamientos de coerción reproductiva.

La coerción reproductiva implica una amplia variedad de comportamientos, los que incluyen el chantaje emocional, la infidelidad, las amenazas y la violencia física, entre otras. La evidencia disponible indica que es esta coerción es perpetrada predominantemente por parejas hombres y también por bandas familiares y criminales.

Estas incluyen: no tener permitido tomar decisiones sobre quedar embarazada o continuar o terminar un embarazo, además del sabotaje anticonceptivo. Esto último interactúa y se superpone a la coerción sexual y a la violencia, junto a invalidar el consentimiento en una relación sexual, indica el estudio.

Ejemplos de sabotaje anticonceptivo incluyen que la pareja masculina mienta sobre haberse realizado la vasectomía, negativa a permitir el uso de anticonceptivos, eliminación forzada de dispositivos anticonceptivos, o esconder pastillas anticonceptivas, perforar condones, entre otras actitudes. Esto incluye el retiro del preservativo o condón de forma encubierta durante una relación sexual o en el otro extremo, suministrar alimentos y bebidas con agentes abortivos.

 

Consecuencias de la coerción reproductiva.

Algunas consecuencias son: quebrantar la responsabilidad en el uso de anticonceptivos, embarazos no deseados, mayor riesgo de aborto, infecciones de transmisión sexual, y mayores tasas de embarazo y solicitudes de anticoncepción de emergencia.

Los autores del estudio señalan que es posible que las mujeres no siempre estén concientes de que estén siendo sometidas a control reproductivo, particularmente si no hay además violencia física o sexual.

“Los grados de control que puede tener una pareja masculina varían de leve a extremo. La víctima puede no percibir cantidades leves de control que sean poco saludables o abusivas. Las mujeres en una relación larga pueden llevar a niveles significativos de control reproductivo” indica el texto.

El estudio concluyó que los profesionales de la salud tienen un papel fundamental en la detección y prevención de estos comportamientos abusivos, e instan a realizar más investigación a nivel internacional para obtener más datos.

 

Vea el estudio aquí

Fotografía: https://www.thedailybeast.com

Estas leyendo

1 de cada 4 mujeres reportan coerción sobre sus vidas reproductivas, señala estudio hecho en EE.UU.