Video: Campesinos denuncian a U. de Concepción por tala de bosque nativo en Yungay

[resumen.cl] En lo alto de la precordillera de los Andes en la región del ñuble, comuna de Yungay, existe un fundo de 561 hectáreas que fue entregado por Bienes Nacionales en concesión a la Universidad de Concepción para objetivos de investigación, uso público, conservación y manejo del bosque nativo a cargo de la Facultad de Ciencias Forestales. Sin embargo, campesinos y campesinas del sector expresan que la casa de estudios no se ha hecho cargo de estos compromisos. Es más, denuncian hechos graves que involucran a la universidad, por ejemplo la tala constante del bosque nativo que se encuentra en el sector.

Campesinos del sector Ranchillo Alto de la comuna de Yungay están denunciando lo que califican como tala de bosque nativo por parte de la Universidad de Concepción, y en específico de la Facultad de Ciencias Forestales. En el año 2013, el Ministerio de Bienes Nacionales concesionó a la Universidad de Concepción el predio fiscal Hijuela N°12 del Fundo Potreros de Cordillera, de 561 hectáreas ubicado en la comuna de Yungay (Región de ñuble). La concesión tenía por objetivo que la universidad a través de su Facultad de Ciencias Forestales fuera «un espacio de recursos forestales manejados sustentablemente, con tres ejes estratégicos: i) investigación y docencia, ii) conservación y manejo del bosque nativo y iii) uso público».

En conversación con Resumen, Luis Cádiz secretario del Comité de Adelanto Campesino «La Unión», el cual representa a cerca de una veintena de campesinos/as del sector, explicó los cuestionamientos al plan de manejo de la universidad, así como el nulo avance de las promesas del proyecto de la casa de estudios y las malas relaciones con la comunidad del sector. Según el representante de los campesinos/as la Universidad de Concepción dentro del fundo «no han hecho ningún adelanto, y ningún aporte a los lugareños, cómo ver las necesidades de los lugareños».

Luis Cádiz secretario del Comité de Adelanto Campesino «La Unión» de la precordillera de Yungay cuestionó la relación de la Universidad de Concepción con la comunidad y con el territorio a través de su el plan de manejo del bosque nativo

«Ellos tienen un plan de manejo que están cortando arboles sobre 80 centímetros, hicieron primero unos claros de luz, no sé cuántos son, pero son varios. después hicieron otro programa que es una entresaca selectiva, llaman ellos, que sacan ciertos árboles y los van raleando, para después poner una plantita chica». Además el entrevistado comentó que se han instalado permanentemente aserraderos utilizados para la madera del bosque nativo, madera de la cual no saben su destino final.

Luis mostró a Resumen los arboles nativos completamente sanos que la universidad ha cortado. El entrevistado desconoce el destino de dicha madera.

El terreno que está en la polémica fue entregado a la Universidad por una concesión de uso gratuito, por un período de 10 años, para crear un supuesto Centro Internacional de Agroforestería. La agroforestería es un sistema que integra árboles, ganado y pastos en una misma unidad. Este modelo está orientado a ser ecológicamente sustentable, pero a la vez tener una productividad económica para la sociedad. Entre sus beneficios está proteger el suelo y el agua, así como capturar el carbono atmosférico con el objetivo de intentar mitigar el cambio climático, entre otras funciones ecosistémicas y sociales.

A propósito de los cuestionamientos de la comunidad campesina de Yungay a la labor de la Facultad de Ciencias Forestales, el decano de dicha institución Jorge Cancino visitó la zona el 13 de agosto para explicar el proyecto. A propósito expresó al medio Noticias R16 que realizarán nuevas obras en el predio que «facilitará la incorporación de los vecinos en actividades relacionadas con el predio y sus recursos, por lo que esperamos poder organizarlos, capacitarlos e involucrarlos en actividades turísticas, trabajando como guías, ofreciendo servicios de cabalgatas, servicios gastronómicos u otros». Sin embargo existe gran desconfianza de la comunidad en las palabras del decano, ya que luego de más de 5 años desde el inicio de la administración de la Universidad, indican que han sido nulos los avances y trabajo con la comunidad local.

Madera nativa aserrada en el predio de Yungay

La Universidad de Concepción cuenta con extensos terrenos de cientos de hectáreas justo atrás de sus instalaciones en la comuna de Concepción, sin embargo en las últimas 3 décadas la casa de estudios ha plantado sucesivas rotaciones de pino y eucalipto sin materializar ningún proyecto real y constante de regeneración ecosistémica de los terrenos. Actualmente más de 255 hectáreas de dichos terrenos comenzaron a ser urbanizados por el denominado Parque Científico y Tecnológico (PACyT) que en realidad constituye una urbanización masiva del cerro Alto Caracol adyacente a la zona de influencia de la Reserva Nacional Nonguén.

Distintas organizaciones sociales de la conurbación de Concepción han vislumbrado un interés del negocio inmobiliario de estos espacios que bien podrían ser destinados para la regeneración ecológica, educación ambiental e la propia investigación científica. La Facultad de Ciencias Forestales, además, no es primera vez que se ve involucrada en escándalos derivados de supuestos proyectos de reforestación. En el año 2016 la profesora de la Facultad de Ciencias Forestales Mariela Núñez señaló a través de una carta que fue desvinculada tras roces con el entonces decano de la facultad, al cual acusó de tratos vejatorios, prácticas irregulares y malas gestiones en un proyecto de reforestación que involucraba a la empresa ENDESA-ENEL y la casa de estudios. La ex académica de la Universidad de Concepción denunció también en 2016 las cuestionables prácticas que se estaban llevando a cabo en los predios de Yungay en la precordillera.

Los Fundos La Cantera y El Guindo atrás de la Universidad de Concepción han sido permanentemente plantados con monocultivo forestal. Actualmente se encuentran en proceso de urbanización por el proyecto Parque Científico y Tecnológico (PACyT)

 

Según un estudio científico de la revista Nature publicado en abril de 2019 y titulado «Restaurar los bosques naturales es la mejor manera de eliminar el carbono atmosférico», la opción más realista para disminuir los daños de una una catástrofe climática derivada del aumento de la temperatura de la Tierra es conservando y regenerando los bosques naturales. Según el estudio «la regeneración natural es la opción más barata y técnicamente más fácil», sin embargo «las plantaciones son el plan de restauración más popular: el 45% de todos los compromisos implican la plantación de vastos monocultivos de árboles como empresas rentables». Contradiciendo a las empresas forestales que aseguran que sus monocultivos ayudan a detener el cambio climático, el estudio plantea que éstos son ineficientes, ya que el carbono almacenado por los monocultivos es liberado en su cosecha. Los investigadores plantean que la agroforesteria, en cambio, podría almacenar hasta 7 veces más carbono que los monocultivos forestales. De todas formas, nada se compara a la cantidad de carbono capturada por los bosques naturales que almacenan 40 veces más que los monocultivos forestales.

Pese a estos estudios que entregan consideraciones para evitar una catástrofe climática, la Universidad de Concepción y la Facultad de Ciencias Forestales han apostado histórica y principalmente al desarrollo del monocultivo forestal y la industria de celulosa en el centro sur de Chile. Mientras que sus proyectos de reforestación o agroferestería están recibiendo fuertes críticas como el llevado a cabo en Yungay.

Planta de Celulosa Horcones en la Comuna de Arauco, actualmente en proceso de Modernización y Ampliación (Proyecto MAPA) que transformará a esta planta en la más grande del país y una de las mayores del planeta. Propiedad de empresas Arauco de la familia Angelini.

 

CMPC y Celulosa Arauco lideran el negocio forestal en Chile a costa de múltiples impactos socio-ambientales. Pese a que las empresas forestales han asegurado beneficios de las sucesivas décadas de rotaciones de plantaciones forestales para la mantención del suelo y de los bosques nativos remanentes, múltiples denuncias y estudios indican consecuencias como: pérdida de bosque nativo y biodiversidadimpactos por alto consumo de aguareducción de potencial hídrico en pequeñas cuencas hidrográficasalto riesgo de propagación de incendios forestales de grandes magnitudesfacilitación para la introducción de especies invasoras, entre otros impactos.

Puedes ver el video del testimonio y denuncias de tala de Bosque Nativo contra la Universidad de Concepción aquí: