Historia de Lota, cuna del movimiento obrero

El nombre de Lota viene del mapudungún louta, que significa “pequeño caserío”. Su población es de 49.089 habitantes; 48.975 urbanos y 114 rurales según el censo de 2002. La superficie es de 159 km2.

Al sur de Lota se produjeron derrotas españolas importantes, Francisco de Villagrán en 1554, Pedro de Villagrán en 1563 y Bravo de Saravia en 1568. El Fuerte de Marihueno se levantó en un espolón de la cordillera de Nahuelbuta ubicado entre Colcura y Chivilingo en 1589, por orden de Alonso de Sotomayor, su importancia residía en que era el único camino costero hacia Arauco. El Fuerte desapareció años más tarde.

Pedro Porter Casanate fundó el fuerte de San Miguel Arcángel de Colcura en 1661, en la cumbre del cerro Villagrán, como punto estratégico en el camino hacia el Sur, fue restablecido cuando Angel de Peredo fundó una villa junto al lugar en que su antecesor estableció el fuerte, llamando al nuevo enclave español Santa María de Guadalupe (1662) y destinada a resguardar el trayecto entre Concepción y  Arauco. Durante la colonia Lota no logró mayor desarrollo y era sólo un caserío de la costa.

Matías Cousiño fundó  la Compañía de Lota en 1852 y el poblado de Lota Alto, que contó con escuela, hospital e iglesia; hizo traer personal preferentemente inglés.

La Compañía de Lota y Coronel se fundó el 25 de febrero de 1905 para reunir mayores  capitales, fueron reemplazados totalmente los carros a caballo por locomotoras, se trajeron las primeras máquinas circadoras y un transportador de frente en 1915.

La Compañía Minera e Industrial de Chile constituida el 27 de julio de 1921 aumentó su capital por participación de los hombres de negocios más importantes de Chile; se llamó Compañía Carbonífera e Industrial de Lota a partir de abril de 1933 terminando en 1964. En este período se creó la definitiva estampa de Lota Alto debido al terremoto de 1939; en el campo técnico se mecanizan íntegramente los nuevos piques.

La Compañía Carbonífera e Industrial de Lota y la Compañía Carbonífera y de Fundición de Schwager se fusionaron en 1964, conformando la Carbonífera Lota-Schwager. Un convenio entre los accionistas y la CORFO entregó a ésta última la mayoría de las acciones el 31 de diciembre de 1970, desembocando en la creación de la Empresa Nacional del Carbón, ENACAR el 22 de diciembre de 1973.

Desde fines del siglo XIX Lota vivió huelgas obreras. Una de las primeras organizaciones fue la Sociedad de Socorros Mutuos de Lota, fundada en 1889. La huelga de 1902 enseñó a los obreros la necesidad de sindicatos, creando la Federación de Trabajadores de Lota y Coronel en un período de florecimiento de mutuales, mancomunales y federaciones, actividad que desembocó en la gran huelga de 1920, que duró más de ochenta días y logró la jornada laboral de ocho horas, la movilización contempló huelga de cocinas apagadas, desalojo de viviendas, campamentos en Playa Blanca y solidaridad nacional. Alessandri decretó la legalización de las organizaciones sindicales ese año.

Una nueva huelga se produjo en 1947, aprovechada para decretar la entrega de la zona a las Fuerzas Armadas, provocando violaciones a los derechos humanos de cientos de mineros y dirigentes de izquierda, llevados al campo de concentración de Pisagua. Nuevas movilizaciones se produjeron en 1960, prolongándose por dos meses y que tuvieron que concluir debido al terremoto de mayo de ese año, que dejó gran cantidad de muertos y damnificados en una zona deprimida.

El título de ciudad data del 5-I-1875. La Municipalidad se fundó el 1-XII-1881 y su primer alcalde fue Nicolás Moller, marino danés que fue subdelegado civil y marítimo durante la Guerra del Pacífico.

El ferrocarril de Concepción a Curanilahue se construyó en 1888 y contribuyó a unir Lota con el centro del país. Desde la década de 1880 Lota ve nacer distintas instituciones de progreso social como el Club Social en 1883 y el Cuerpo de Bomberos Matías Cousiño en 1895.

En lo educacional se fundó el colegio de San Juan en 1922 y el de Santa Filomena en 1918, para niñas. La compañía contribuyó con la creación de varias escuelas como la Matías Cousiño, Isidora Cousiño y la Arturo Cousiño, además del Kinder Thompson Mathews.

La Iglesia San Matías se inauguró en 1928, pero en el lugar ya funcionaba una capilla católica desde el inicio de la compañía junto con el muelle de embarque, la Fundición de cobre y la Fábrica de ladrillos.

El Rotary Club creado en 1927 y el Club de Leones en 1950, se centraron en obras sociales. Se creó el periódico La Opinión, el 3 de agosto de 1924, se fundaron bibliotecas públicas y escuelas. Importantes fueron las instituciones mutualistas como Unión y Fraternidad, Artesanos y Obreros. El Sindicato Industrial de los Obreros se constituyó el 14 de octubre de 1926, el primer sindicato propiamente tal en la comuna, su primer presidente fue José Bello Oliva.

El terremoto de 1939 causó grandes estragos en Lota entre los edificios, parte del patrimonio que resultó destruido destaca el Cuerpo de Bomberos, se formó una Corporación de Reconstrucción y Auxilio.

La compañía carbonífera tuvo un rol clave en el desarrollo comunal, durante el siglo XX casi todo estuvo ligado a la compañía minera, para el desarrollo del deporte se construyó un estadio, gimnasio, polígono y piscina. En el campo cultural se construyó el Teatro de Lota Alto en 1944. En mayo de 1966 se creó el club Lota Schwager, actual representante en el profesionalismo.

El cierre de las minas en 1997 incluyó planes para palear los efectos de esta medida, se diseñó el Plan Integral de Desarrollo de Lota: reordenamiento urbano, construcción del Puerto, circuito turístico, inversiones en salud, vivienda y educación, creación del Centro de Formación Técnica administrado por la Universidad de Concepción; sumado a programas de Inversión pública que fracasaron en disminuir el desempleo.

La Central Hidroeléctrica Chivilingo, obra de Carlos Cousiño, comenzó a funcionar en 1897 suministrando energía a la actividad minera y a la ciudad, fue la primera en su tipo en Chile y la segunda sudamericana, paró en 1975 y hoy es un bello paseo con zonas de camping y picnic, fue declarada Monumento Histórico Nacional en 1990.

El Parque de Lota fue diseñado desde 1862 por paisajistas ingleses y financiado por Isidora Goyenechea, quien trajo fuentes, rejas, jarrones y otros artículos desde Europa, además del palacio Cousiño, residencia  familiar que nunca fue restaurado; el parque se extiende en catorce hectáreas con hermosos jardines, paseos, avifauna y flora del mundo.

Personalidades importantes de Lota fueron Baldomero Lillo (1867-1923) clásico de la literatura social chilena. Samuel Lillo (1870-1952) catedrático y poeta, Premio Nacional de Literatura (1947).

Estas leyendo

Historia de Lota, cuna del movimiento obrero