Afectados por embalse Punilla denuncian engaños, presiones y amenazas desde el MOP y la empresa Astaldi

Afectados por embalse Punilla denuncian engaños, presiones y amenazas desde el MOP y la empresa Astaldi

[resumen.cl] Decenas de familias en torno a los ríos Ñuble y Los Sauces serán afectadas por la inundación del proyecto embalse Punilla. Ellas denuncian que el Ministerio de Obras Públicas (MOP) y la empresa Astaldi (Aguas del Punilla) están comenzando a tomar el control de los terrenos, desconociendo acuerdos que implicaban una relocalización de las viviendas y un plan de desarrollo laboral para las familias erradicadas de sus predios y actividades productivas. Acusan al MOP y a la multinacional italiana de promover una grave crisis social, además de ambiental, en la precordillera de la comuna de San Fabián.

El proyecto “Embalse Punilla” fue ingresado en 2006 por el Ministerio de Obras Públicas (MOP) y ha sido fuertemente promocionado como “multipropósito” en la medida que reportará utilidad tanto al negocio energético como al negocio agroindustrial. La concesionaria encargada de la construcción del embalse Punilla es la empresa italiana Astaldi Concessioni. En Chile la empresa opera bajo el nombre Aguas del Punilla, y junto al Ministerio de Obras Públicas, están siendo denunciadas por promover una grave crisis social en la zona precordillerana de la comuna de San Fabián.

En un comunicado público enviado a Resumen, la Junta de Vecinos de Los Sauces denuncia que en las últimas semanas se ha comenzado a tomar posesión mediante notificaciones de los terrenos donde se emplazaría el proyecto. Tanto los terrenos expropiados, como los que aún no lo están, han sido entregados a la empresa sin estar ejecutado el plan de “Desarrollo Social” con las mitigaciones destinadas a la comunidad, y exigidas en su proceso de calificación ambiental. La Junta de vecinos denuncia que la concesionaria y el MOP están “amenazando a la gente” y “ejerciendo una grave presión psicológica al comunicarles que si no se van los van a sacar con la fuerza pública”.

Este plan de desarrollo social ha sido calificado por la comunidad como “unilateral, aprobado a la fuerza y sin el consentimiento ni acuerdo de los afectados, la municipalidad y las organizaciones pro defensa del territorio” recalcando además “el daño psicológico provocado por el hostigamiento, amenazas y presiones indebidas que los habitantes y afectados directos de este proyecto deben sufrir”.

La comunidad denuncia que mientras Astaldi avanza para iniciar la construcción del embalse, aún no existe un área de relocalización para las familias afectadas, ni tampoco una propuesta de reinserción social, productiva y comunitaria. La junta de vecinos explica que las familias erradicadas todavía no cuentan con un plan para trabajar luego de su erradicación, ni mucho menos un lugar para criar animales, ni desarrollar actividades de producción de hortalizas, frutales, aves de corral, comercio o turismo.

Lea también: Embalse Punilla: Erradicación arriera-campesina y pérdida de biodiversidad en la precordillera del Ñuble

La junta de vecinos aclara que “a las personas que han sido expropiadas o que son allegadas, se les impone un precio por su predio, no existiendo acuerdo alguno por los montos de sus terrenos o viviendas; la mayoría han sido tasados a un valor comercial bajo y los dineros consignados en los tribunales no son los suficientes para adquirir un nuevo predio con las  características  productivas similares donde residen habitualmente”.

Debido a los incumplimientos del Ministerio y la empresa, algunos vecinos forzadamente han buscado nuevos predios, muchos de los cuales, se encuentran en tierras más bajas de la comuna de San Fabián o San Carlos. Vecinos del sector han relatado a Resumen que varios de estos terrenos que la gente ha buscado para radicarse no cuentan con agua para riego y por lo tanto, deberán pagar a empresarios para acceder a ella.

Además, la JJVV denuncia que la semana pasada, la empresa y el MOP han cercado la faja fiscal y el río a una menor distancia de la que permite la ley, dejando a los animales sin poder beber agua y también, han cercado un importante lugar turístico, de recreación y deportes: las Rocas del Punilla.

Rocas del Punilla, lugar proyectado para el emplazamiento del muro del embalse Punilla

La comuna de San Fabián aún conserva extensas zonas de bosque nativo, que para los lugareños es prioritario preservar. Solamente con la inundación que proyecta la construcción del embalse, se perderían 700 hectáreas de bosques, con especies tales como: hualo, ciprés de la cordillera, lleuque, naranjillo, bollén y huella, así como fauna terrestre amenazada, como la vizcacha, el pudú, zorros culpeo y chilla, puma, huemul, gato colocolo y güiña, entre otras.

Lea también: Línea de transmisión del proyecto Embalse Punilla deberá presentar un Estudio de Impacto Ambiental

El sector empresarial agrícola en el Ñuble y regantes asociados, compuesto por las denominadas “Juntas de Vigilancia” será el mayor beneficiado de la construcción del embalse.  El sector se ha opuesto directamente al establecimiento de un caudal ecológico, es decir, de una cantidad de agua mínima necesaria en el río para la continuación de los procesos ecológicos clave para la mantención de la biodiversidad.

Desde la Junta de Vecinos de Los Sauces declararon que “no se puede ejecutar ninguna obra” mientras no esté ejecutado el plan de Desarrollo Social y no se cumpla con la erradicación definitiva de las familias”.

Vea también: [VIDEO] Desastre en el río Ñuble: megaproyectos hidroeléctricos en una reserva de la Biosfera. 

Estas leyendo

Afectados por embalse Punilla denuncian engaños, presiones y amenazas desde el MOP y la empresa Astaldi