Aprueban solicitud de extradición del criminal de lesa humanidad Walter Klug

[resumen.cl] La Corte Suprema aprobó la solicitud de extradición del criminal de lesa humanidad Walter Klug recientemente detenido en Italia, donde se mantenía prófugo por una multitud de casos de violaciones a los derechos humanos ocurridos en la Dictadura de Pinochet.

La solicitud de extradición fue realizada por el secuestro calificado de Luis Cornejo Hernández, detenido desaparecido, estudiante de Topografía en la Sede de Los Ángeles de la Universidad de Concepción y militante de las Juventudes Comunistas. La víctima fue sacada de la pensión que habitaba por una patrulla de Carabineros y Militares el 18 de septiembre de 1973.

 

Te puede interesar: ¿Quién es Walter Klug, ex militar detenido en Italia?: El prontuario de un criminal prófugo

 

Walter Klug fue un agente uniformado de la dictadura militar que hizo su carrera militar en el ejército y luego del golpe se ensañó reprimiendo, persiguiendo, torturando y asesinando a partidarios del derrocado gobierno de Allende en la provincia del Bío Bío.

Este individuo ingresó a la Escuela Militar en 1966 y egresa en 1970 como subteniente de artillería. En 1971 es destinado al Regimiento de Infantería de Montaña Reforzado N° 3 de Los Ángeles, en donde permanece hasta 1975. En el medio, fue encasillado en la Sección II del ejército (SIM) y en tal condición a comienzos de 1973 fue enviado a la Escuela de las Américas a «perfeccionarse» en los métodos de combate al «enemigo interno», que graciosamente impartía el Pentágono yanqui, en Panamá y Estados Unidos, para adoctrinar y adiestrar a las fuerzas armadas lacayas a fin de establecer dictaduras y regímenes serviles.

Este ex oficial es una muestra bestial de las enseñanzas del Pentágono y de un ejército lacayo al servicio de los poderosos. Tras el golpe militar, ya con el grado de teniente, Walter Klug organizó la cacería de personas y creó el campo de prisioneros políticos en las caballerizas del Regimiento de Los Ángeles.

Hasta este recinto eran trasladados todos los prisioneros políticos de la provincia. Primero fueron llevados allí aquellos que estaban detenidos en el Liceo de Hombres de la ciudad, pero enseguida fueron concentrados en este campo aquellos que eran detenidos en las continúas cacerías que organizaba este Klug, los uniformados del SIM y una banda de civiles fachos de la jauría Patria y Libertad, que encarnaron la sed de revancha de la derecha chilena.

También las decenas de detenciones que realizaban las diversas unidades de ejército y de carabineros por los campos de la zona, incrementaban el número de prisioneros del campo de Klug. En oleadas sucesivas de jornadas de caza, realizadas entre el 11 de septiembre y el 17 de noviembre de 1973, fueron apresados trabajadores de la Central Endesa El Toro y El Abanico, ubicadas ambas en la comuna de Antuco, al interior de la cordillera en Los Ángeles.

Los prisioneros confinados en el campo eran salvajemente torturados por Klug y su patota de la sección II en el Regimiento. Allí fueron ejecutados y desde allí se les hizo desaparecer; la mayor parte de los 123 detenidos desaparecidos que registra esta provincia fueron hechos desaparecer desde este recinto. Decenas de casos denunciados ante tribunales han sido investigados o sancionados por la justicia de la región pero en la mayor parte de ellos, Klug ha librado impune; algunos sí han concluido judicialmente con alguna sanción.

Uno de estos casos fue el episodio de las centrales hidroeléctricas de Endesa que fue sustanciado por el ministro Jorge Zepeda Arancibia, de la Corte de Apelaciones de Santiago, que en octubre de 2013 dictó sentencia y condenó a Klug y otros. La Corte Suprema confirmó la condena de Klug a 10 años de presidio, pero este aprovechando la liviandad del trato a los violadores de DDHH, escapó a Alemania donde se asentó aprovechando su doble nacionalidad. Fue detenido a comienzos de junio en la ciudad de Parma, en Italia.