Advertisement

Argentina: Coronavirus se lleva a Leopoldo Luque, el campeón del mundo que desafió a la dictadura

[resumen.cl] Dentro de unos de los mundiales más cuestionados de la historia de la FIFA, el de la Argentina en plena dictadura militar el año 78, una de las máximas figuras de la selección fue capaz de tomar causa por los derechos humanos y denunciar los crímenes de los militares, lo que le valió ser secuestrado y golpeado por agentes del régimen. Leopoldo Luque falleció este lunes víctima del coronavirus.

Leopoldo Jacinto Luque, tuvo una corta carrera, pero siempre en los más alto del fútbol argentino. Su campaña internacional fue notable: jugó 45 partidos y anotó 22 goles. Con River Plate ganó cinco títulos entre 1975 y 1980. Pero sin duda lo mas destacado fue, ser titular de la selección Argentina campeona en 1978, de hecho fue el segundo goleador, tras Mario Alberto Kempes dando el primer campeonato mundial de fútbol a Argentina.

Los cuestionamientos a aquel torneo perduran hasta el día de hoy, no sólo en Argentina, sino en el mundo entero, pues la propia FIFA estudió el año 2012 retirar aquel titulo mundial ante las sospechas de la intervención de la dictadura, sin embargo testimonios como el del propio Leopoldo Jacinto Luque derrumbaron dichas acusaciones.

Foto: Alejandro Moritz/Télam, Jacinto Leopoldo Luque junto Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora y militantes de distintas organizaciones de Derechos Humanos durante el acto en el estadio de River Plate.

Y es que el santafecino Luque, quien jugara por Rosario Central, Unión de Santa Fe y River Plate, delantero de extraordinarias condiciones: encarador, movedizo, veloz, hábil y goleador, titular de la selección de Menotti el 78, vivió en carne propia la represión de la dictadura militar Argentina: entre seguimientos, amenazas, e incluso el 79 saliendo del estadio de River Plate, fue secuestrado y atacado por los servicios secretos del régimen. Es por eso que siempre decía: «Me da bronca cuando dicen que salimos campeones gracias a la dictadura. Dicen que andábamos con los milicos y a mí me secuestraron, me robaron y no me mataron de milagro. Ya te digo: cuando empecé a caminar y a encarar para el descampado, en mi cabeza sólo esperaba el sonido del disparo, el ¡Puum! que me matara».

La dictadura de Videla había comenzado el 1976, el año 77 ya comenzaban las protestas de las madres de los detenidos desaparecidos en Plaza de Mayo en Buenos Aires. Antes del Mundial del 78, las Madres fueron a visitar a los jugadores de la selección, Menotti siempre fue un hombre de izquierdas y facilitó el contacto: «Ustedes son nuestra última esperanza, por favor ayúdennos», suplicaron las Madres a los jugadores. Luque fue de los más impactados por dicho llamado y siempre las acompañó en sus denuncias.

Te puede interesar: Argentina: El homenaje pendiente a los futbolistas detenidos desaparecidos

La contradicción para Menotti y varios de sus jugadores siempre existió, ellos habían dado una alegría a un pueblo, pero también una distracción frente a los crímenes que ocurrían en la Argentina, mientras se celebraban los goles, centenares desaparecían o estaban siendo torturados.

30 años después del campeonato, el año 2008 en el mismo Estadio donde Argentina ganó la final, Luque junto a sus compañeros de selección René Houseman y Julio Ricardo Villa, jugaron el partido por la Memoria, lo que el diario argentino Pagina12 retrató de la siguiente manera: «El Instituto Espacio para la Memoria organizó lo que durante treinta años y dos aniversarios redondos (en 1988 y 1998), jamás había sido posible. Juntar en una convocatoria pública, en un acto sensible y con las mejores intenciones, a los jugadores que abrazaron la gloria deportiva en el '78 y a quienes durante los años posteriores militaron bajo una consigna que se hizo huella: ‘Aparición con vida y castigo a los culpables’. Allí estaban Luque, Villa y Houseman, los únicos campeones presentes, entremezclados con Nora Cortiñas, de Madres Línea Fundadora, Alba Lanzilotto, de Abuelas, y el Premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel».

A los 71 años ha partido este gran jugador, nacido en un humilde hogar de Santa Fe en Argentina.

Estas leyendo

Argentina: Coronavirus se lleva a Leopoldo Luque, el campeón del mundo que desafió a la dictadura