Advertisement

Contagios, aforos y falta de insumos sanitarios: Las críticas del Colegio de Profesores/as a la vuelta a clases presenciales

Las medidas tomadas contra la Covid-19 por el gobierno del imputado Sebastián Piñera han demostrado no sólo mediocridad y falta de probidad en el aspecto sanitario, sino que también se ha plasmado en la educación pública y quienes componen sus comunidades educativas. Lo anterior no cambió con el retorno a clases presenciales, afirman desde el Colegio de Profesores y Profesoras del Biobío, organización que apuntó a los aforos, al acceso a útiles de aseo, entre otros.

Por Juan Contreras Jara 

Este martes, el Colegio de Profesoras y Profesores de Chile comunicó una serie de críticas en torno a la vuelta a clases presenciales, abordando los protocolos Covid desplegados a lo largo del país, su desigual aplicación en los establecimientos, como también los compromisos que debe adoptar con la educación pública el entrante gobierno de Gabriel Boric.

Es una realidad que tanto docentes, asistentes de la educación, estudiantes, apoderadas y apoderados, querían concretar el retorno a clases presenciales, comentó Jorge Barriga, presidente del gremio en el Biobío. La vuelta a las aulas se efectuó desde el miércoles de la semana pasada, tras dos años de absoluto abandono del gobierno de Sebastián Piñera, para con las comunidades educativas durante el confinamiento producto de la pandemia. 

Te puede interesar: Mapear las ciudades: el ejercicio con enfoque de género que propone la arquitectura para ciudades feministas

 

Alerta Covid: El protocolo insuficiente

Uno de los puntos criticados por el gremio docente tiene que ver con los protocolos Covid y su aplicación, afirman, totalmente desconectados con la realidad de cada establecimiento y que ha contribuido en la temprana aparición de contagios por Covid-19 en niños, niñas y adolescentes.

En este sentido, Barriga explicó que, si bien no ha habido brotes, «sí hemos tenido casos casi prácticamente en todos los establecimientos de la región». En cuanto al protocolo, éste consistiría en instruir cuarentena únicamente a los estudiantes que estuvieran a un metro de distancia de la persona contagiada en la sala de clases. 

En esa línea, el dirigente criticó dicho protocolo porque, «está hecho, pensando que la alumna o alumno está solo en la sala clases. No se piensa en las clases de educación física, en los baños, en el desayuno, el almuerzo, en el comedor, en la entrada, salida, en el traslado, los furgones, etc. Los únicos que se van con alerta Covid son los que están pensados dentro de la sala a 1m de distancia, solo ellos, el resto nada».

El Colegio de Profesores y Profesoras hizo un llamado al gobierno entrante de Gabriel Boric de desechar este  protocolo y generar uno nuevo considerando a todos los estamentos que componen a las comunidades educativas.

 

Falta de aforo e inversión en insumos de aseo

Como primera propuesta, destacó el docente, está la de retornar a los aforos. «Hay salas de clases con 30, 35, 40 y 45 estudiantes. Es absolutamente irresponsable. Hay establecimientos que por x razón, no tienen muchos estudiantes, entonces ahí tú puedes respetar los espacios para el almuerzo, por ejemplo, donde están sin mascarilla. En cambio, en los establecimientos numerosos, los chicos muy juntos uno al lado del otro y sin mascarilla, podría generar un brote».

Otro de los puntos que deben ser drásticamente cambiados por el próximo Gobierno es la casi nula subvención estatal en cuanto a la compra de insumos de aseo, que, en los primeros días del retorno a clases, ha debido correr por cuenta de sostenedores, estudiantes, apoderadas y apoderados. 

Según Jorge Barriga, presidente del gremio docente en el Biobío, «tenemos las espectativas de que el nuevo ministro este a la altura. Aquí hay que financiar. Imaginate las municipalidades donde no llega mucho financiamiento, que tienen establecimientos rurales, no van a tener ni para comprar una caja de mascarillas».

 

Los compromisos que debe asumir Boric y su gobierno con la Educación Pública

Los desafíos que tiene por delante el próximo Gobierno en materia de educación, tiene entre otras, atender las exigencias y propuestas del gremio docente de cara al proceso constituyente y al año académico que recién comienza.

Si bien el perfil y trayectoria de Marco Antonio Ávila, próximo ministro de Educación, demuestra una permanente conexión con el mundo privado que lo único y su constante lucro con la actividad educativa.

Ávila fue entre otros, coordinador en la plataforma Educar Chile, jefe de proyectos de la Fundación Chile, de la que depende la primera y que fue fundada en 1976, en plena dictadura cívico militar. Dicha organización infiere en la educación de diversas maneras, por ejemplo, desde el financiamiento público a empresas privadas que lucran con ésta, hasta realizar programas como Escuelas Líderes, realizados con Fundación Minera Escondida, Fundación Educacional Arauco, Fundación Educacional Oportunidad (del Grupo Luksic), etc.

Pese a esto, desde el Colegio de Profesores/as prefieren esperar por el desempeño de Ávila y de cómo enfrentará aspectos tan importantes como la deuda histórica. «No queremos ser prejuiciosos, sabemos que el ministro entrante ha trabajado en distintas fundaciones privadas, pero queremos darle su espacio y oportunidad», apuntando a que sus reales expectativas están en lo que se pueda zanjar en la Convención Constitucional. 

Por lo pronto, las exigencias para el nuevo Gobierno tienen que eliminar el protocolo realizado por el saliente e irrelevante ministro de Educación Raúl Figueroa y hacerlo de nuevo, pero en conjunto con las comunidades educativas. A esto, Barriga agregó, «reevaluar la instalación de la jornada escolar completa, cambiar el sistema de financiamiento y responder a la deuda histórica. 

 

 

 

Estas leyendo

Contagios, aforos y falta de insumos sanitarios: Las críticas del Colegio de Profesores/as a la vuelta a clases presenciales