Advertisement

Corte Suprema confirma condenas de agentes de Comando Conjunto por delitos de secuestro calificado

La Corte Suprema confirmó la sentencia que condena a dos exfuncionarios de la Armada, agentes del llamado Comando Conjunto, por su responsabilidad en los delitos consumados de secuestro calificado de Carlos Enrique Sánchez Cornejo, José Arturo Weibel Navarrete y Mariano León Turiel Palomera, perpetrados en distintas fechas, entre diciembre de 1975 y julio de 1976, en la Región Metropolitana.

Por Darío Núñez

En fallo unánime (causa rol 18.762-2019), la Segunda Sala del máximo tribunal -integrada por los ministros Haroldo Brito, Jorge Dahm, la ministra María Teresa Letelier, el ministro Diego Simpértigue y la abogada (i) Pía Tavolari- rechazó el recurso de casación en el fondo interpuesto por los implicados en contra de la sentencia que condenó, entre otros, al exoficial de la Armada, Daniel Luis Enrique Guimpert Corvalán, a la pena única de 12 años de presidio efectivo, en calidad de autor de los delitos consumados de secuestro calificado de Sánchez Cornejo, perpetrado el 17 de diciembre de 1975; de José Weibel Navarrete, perpetrado el 29 de marzo de 1976 y de Turiel Palomera, perpetrado el 15 de julio de 1976.

En tanto, el exsuboficial de la Armada, Carlos Hernán Rodrigo Villarreal deberá cumplir 5 años y un día de presidio, en calidad de coautor del secuestro calificado de José Weibel Navarrete.

En el fallo, el máximo tribunal desestimó error de derecho en la sentencia de la Corte de Apelaciones de Santiago, que rechazó aplicar la media prescripción a los exagentes condenados como autores de crímenes de lesa humanidad.

La presente causa judicial investigó y sancionó la suerte corrida por cinco víctimas de este organismo represor. Por estos hechos, en sentencia de primera instancia, dictada en junio de 2017 por el ministro Miguel Vásquez Plaza, se condenó a ocho ex agentes que integraron el denominado Comando Conjunto entre los cuales se incluyen a los dos antes mencionados y al exgeneral Fach y jefe del CC Freddy Enrique Ruiz Bunger, al exoficial Fach, Juan Francisco Saavedra Loyola, y al exoficial de Carabineros, Manuel Agustín Muñoz Gamboa, condenados a penas efectivas de 18 años de presidio; mientras que el exoficial Fach, Antonio Benedicto Quiroz Reyes, fue condenado a 6 años de presidio y los agentes Roberto Alfonso Flores Cisternas, exfuncionario Fach, y Alejandro Julio Segundo Sáez Mardones, exfuncionario de Carabineros, el magistrado los sentenció a penas de 5 años y un día de presidio.

Esta resolución de primera instancia fue ratificada en abril de 2019 por la Tercera Sala de la Corte de Apelaciones de Santiago. A esta última decisión, recurrieron de casación ante la Corte Suprema los condenados Guimpert Corvalán y Rodrigo Villarreal, pero el máximo tribunal desestimó las impugnaciones y confirmó las condenas.

Sin embargo, desde el veredicto inicial a esta resolución de la Suprema, fallecieron los criminales condenados Ruiz Bunger y Quiroz Reyes, quienes resultan sobreseídos por muerte.

 

Comando Conjunto

El denominado Comando Conjunto fue una agrupación de inteligencia de carácter militar, jerarquizada y disciplinada, concebida por los mandos de la Fuerza Aérea como una forma de mantener la disputa con la DINA por el monopolio y autoría de las acciones represivas destinadas a destruir a las organizaciones de izquierda y de la resistencia a la dictadura. Desde el golpe militar a fines de 1974 esta disputa con la DINA estuvo representada por el Servicio de Inteligencia de la Fach (SIFA) y su accionar criminal en la Academia de Guerra Aérea (AGA) convertida en cuartel de detención y tortura de prisioneros políticos. Luego, la Fach inventa este Comando Conjunto que operó entre los años 1975 y 1976, conformado por agentes pertenecientes a las agrupaciones de inteligencia de la Fuerza Aérea, de Carabineros, de la Armada y del Ejército, más individuos civiles provenientes de la ultra derecha fascista. El principal objetivo de este ente fue la represión de la Juventud Comunista y el Partido Comunista, para lo cual procedían a la detención de personas vinculadas a dicho partido, las que eran secuestradas, interrogadas y torturadas física y psicológicamente para la obtención de información.

Posteriormente las personas detenidas podían ser liberadas, o trasladadas a algún campo de concentración de prisioneros, o trasladadas con destino desconocido para hacerlas desaparecer, o asesinadas.

Para la comisión de sus crímenes este aparato represor utilizaba diversos lugares como cuarteles clandestinos de secuestro y tortura, entre los que se han logrado determinar la Casa de Apoquindo, el Hangar en el Aeropuerto de Cerrillos, Nido 18 y Nido 20 que eran inmuebles que habían sido arrebatados a militantes de partidos políticos perseguidos; a estos se agrega la vivienda de Bellavista N° 125 en la zona central de Santiago, la llamada cárcel La Prevención, construida al interior del Regimiento de Artillería Aérea de Colina, más conocida como ‘Remo Cero’, operando aproximadamente desde agosto de 1975 hasta los primeros meses de 1976 y, finalmente el inmueble de calle Dieciocho que correspondía al lugar donde funcionaba el exdiario El Clarín, del que se apoderó Carabineros, denominándosele La Firma, hasta fines del año 1976.

Las cinco víctimas de esta causa procesal sancionada por la justicia eran miembros del Partido Comunista y fueron todos hechos desparecer desde su detención y secuestro. Carlos Sánchez Cornejo, de 59 años de edad, telegrafista jubilado, el 17 de diciembre de 1975 salió de su domicilio ubicado población Huemul N°2 en horas de la tarde para comprar el periódico vespertino, siendo detenido por agentes del Comando Conjunto, conducido a Remo Cero, lugar en que fue visto por otros detenidos y desde donde se pierde su rastro.

José Arturo Weibel Navarrete, de 33 años, mueblista, el 29 de marzo de 1976 viajaba en un bus de recorrido urbano en compañía de su cónyuge y 2 hijos menores, cuando agentes del Comando Conjunto interceptaron y abordaron el vehículo y lo bajaron a la fuerza, subiéndolo a un vehículo que lo trasladó al recinto de detención La Firma; también se le mantuvo en la 'Casa de solteros de los conscriptos de FACH', en Bellavista N° 125, de allí fue sacado por los jefes de los grupos operativos y hecho desaparecer. Un hermano suyo, Ricardo Manuel, de 29 años, también fue secuestrado y hecho desaparecer en noviembre de 1975.

 

También puedes ver: Procesan a cuatro ex oficiales de Ejército y un ex fiscal militar por delitos de lesa humanidad cometidos en Temuco en 1973 y 1974

Francisco Hernán Ortiz Valladares, de 45 años, fue detenido la tarde del 30 de octubre de 1975 en su taller de mueblería ubicado en el interior de su domicilio de calle Romero N° 3016, por dos individuos de civil, quienes lo sacaron del sector en un automóvil conducido por un tercer individuo. Alrededor de las 23:30 de ese mismo día, unos ocho individuos de civil, portando metralletas ingresaron al domicilio de Raúl Armando Castro Vega, saltando la reja exterior del inmueble, los que mantenían en su poder detenido y esposado a Ortiz Valladares, lugar donde en el mes de septiembre de ese mismo año había hecho un clóset; manifestando uno de los sujetos que buscaban un doble fondo en el clóset en que se ocultaran armas o documentos, al no encontrar nada se retiraron del lugar en cuatro automóviles, y desde esa fecha se encuentra desaparecido.

José Santos Rocha Álvarez, de 43 años, artesano textil, conocido y relacionado políticamente con Ortiz Valladares, fue detenido en la madrugada del 31 de octubre de 1975 en su domicilio de Puerto Aysén, sitio 155, población Las Casas, comuna de Barrancas. La detención la realizaron individuos de civil que se movilizaban en 3 vehículos. Ambos detenidos fueron llevados al centro clandestino Remo Cero, desde donde se les hizo desaparecer.

Mariano León Turiel Palomera, de 30 años, fue detenido el 15 de julio de 1975. Después de salir de su casa junto a su esposa; ella se dirigió a su lugar de trabajo y Mariano se dedicó a realizar diferentes trámites, retiró ropa de una tintorería en el centro de la capital y dinero para un subsidio habitacional en el Banco Estado, ubicado en Bandera con San Pablo, desde donde se pierde su rastro. Evidencias posteriores señalan que fue detenido por agentes del Comando Conjunto pertenecientes a la Armada en las proximidades de la Estación Mapocho, en el centro de Santiago.

Estas leyendo

Corte Suprema confirma condenas de agentes de Comando Conjunto por delitos de secuestro calificado