Advertisement

Cuba: Resistencia y dignidad que brillan en los Juegos Olímpicos de Tokio

[resumen.cl] El éxito en la inversión en deporte que ha hecho la revolución no sólo se ve reflejada en los excelentes resultados que ponen en los primeros lugares del medallero a Cuba -una pequeña isla del caribe- en los Juegos Olímpicos de Tokio, sino que también en la cantidad de deportistas cubanos compitiendo por otros países. En la máxima cita deportiva mundial, los mensajes por la dignidad del pueblo cubano no han estado ausentes.

Cuba participó por primera vez en unos Juegos Olímpicos el año 1900 en París, en aquella ocasión la mayor de las islas de las Antillas obtuvo dos medallas.

Tras el triunfo de la revolución, los primeros Juegos donde pudo demostrar los cambios que vivía en país fue precisamente en Tokio, el año 1964. En aquella oportunidad Cuba logró una medalla, sin embargo, de ahí en adelante el salto tanto en la educación como en la cultura deportiva que vivió el país lo llevó obtener cuatro medallas en los siguientes en (México 1968). En Múnich 1974, Cuba ya se alzaba con ocho medallas, tres de ellas de oro. En Montreal 1976, obtuvo 13 medallas, seis de ellas de oro.

En los Juegos de Moscú de 1980, Cuba obtuvo 31 medallas, siendo 14 de oro. No obstante, estos fueron boicoteados por Estados Unidos y otras naciones que se abstuvieron de participar, lo que fue devuelto en la edición siguiente de Los Ángeles 194,  donde un grupo de países del bloque socialista, entre ellos Cuba, se negaron a asistir.

También puedes leer | Juegos Olímpicos: manejo mediático y hegemonía mundial

Terminada la Guerra Fría, los primeros Juegos Olímpicos donde nuevamente se reunían todas las naciones del planeta fue en Barcelona (1992), donde la isla caribeña tuvo un papel extraordinario obteniendo un total de 31 medallas, 14 de ellas doradas.  Increíblemente este pequeño país resultó quinto en el medallero general, solo detrás del Equipo Unificado de los países de la ex Unión Soviética, Estados Unidos, Alemania Unificada y China, transformándose en una potencia deportiva mundial.  Técnicos deportivos cubanos de los más variados deportes se desplegaron por los más diversos países del mundo, entregando sus conocimientos a deportistas de los cinco continentes.

Sin embargo, tras el derrumbe de la Unión Soviética y de todo el campo socialista en Europa del Este, hizo vivir a la población cubana la brutal realidad del Bloqueo Económico norteamericano. Fueron años de una durísima escasez económica, que no sólo afectó la compra o mantención de la infraestructura deportiva en la isla, sino que además motivó a muchísimos atletas y deportistas a buscar mejores oportunidades de vida en otras latitudes, donde eran recibidos con los brazos abiertos.

En la edición de Atlanta 1996, la isla aún logra mantener muy buenos registros deportivos, logrando 25 medallas, con nueve de oro. En Sydney 2000 repunta logrando 29 medallas, 11 de oro, quedando en el noveno lugar, tras Estados Unidos, Rusia, China, Australia, Alemania, Francia, Italia y Países Bajos, todas ellas potencias económicas mundiales.

En Atenas 2004, Cuba consigue 27 medallas, con nueve de oro; en Pekín 2008 sube a 30 medallas, pero sólo 3 de oro; en Londres 2012 consigue a 15 medalla y sólo cinco doradas. Esta baja se mantendrá en Rio de Janeiro donde obtiene 11 medallas, cinco de ellas preseas máximas.

 

Tokio 2020 y el deporte cubano en otras delegaciones

Cuba enfrenta la actual edición de la máxima cita deportiva mundial en una situación muy difícil, donde el agravamiento del bloqueo económico por parte de la administración de Donald Trump y mantenidas Biden, han generado una situación de escasez económica gravísima, que no vivían desde los años del derrumbe del  antiguo bloque oriental.

Por eso no es de extrañar que la lista de deportistas cubanos compitiendo por otros países en estos Juegos Olímpicos sea tan grande, partiendo por el medallista de oro en Salto Triple, Pedro Pablo Pichardo. Sólo en la delegación portuguesa hay otros atletas y deportistas cubanos como Daymaro Salina,  Víctor Iturriza y Alexis Borges en el equipo de balonmano.

Por España compiten Orlando Ortega en 110 metros vallas, Enmanuel Reyes en boxeo y Lois Maikel Martínez lanzamiento del disco.

Por Italia la estrella de la selección de Voleibol, Osmany Juantorena, Frank Chamizo y Abraham Conyedo en la lucha libre olímpica y Yadisleidis Pedroso en las 440 metros vallas femenina.

Por Polonia compite Wilfredo León en el equipo de voleibol, mientras que por Estados Unidos Yarisel Ramírez en boxeo, Ariel Torres en karate y Yeisser Ramírez en esgrima.

Incluso por Chile compitieron dos deportistas cubanos, el exitoso Yasmani Acosta en la lucha grecorromana y Arley Méndez en halterofilia.

La lista es larga e incluye a atletas como Yasmani Copello 400 metros valla, quien fue bronce en Río de Janeiro y sexto en la final de Tokio, quien compitió por Turquia. Yoandy Leal que juega por el equipo de voleibol para Brasil. Los boxeadores Lorenberto Alfonso y Lorenzo Sotomayor que compiten por Azerbaiyán. El beisbolista Raúl Valdés que compite por República Dominicana, entre los más de 69 cubanos bajo otra bandera.

Pero a pesar de todo esto, la delegación cubana está dando un ejemplo en estos Juegos Olímpicos. Restando aún algunos días por terminar, Cuba ya supera su registro de la cita anterior de Río de Janeiro, en lugar número 16 del medallero con 14 preseas, seis de ellas de oro.

El esfuerzo de estos atletas es un aliciente para un pueblo que resiste, ante el cruel y criminal bloqueo al que es sometido por más de 60 años por la mayor potencia militar y económica del planeta en medio de la peor pandemia en más de un siglo.

Por ellos las expresiones marcadamente políticas de sus deportistas que han triunfado en estos juegos, como el boxeador La Cruz, oro olímpico en la categoría peso pesado, quien al vencer en las preliminares a un cubano que competía por España, grito "Patria o vida no, patria o muerte venceremos" en alusión a las últimas protestas realizadas en Cuba.

Lo mismo el luchador grecorromano, Mijaín López, cinco veces campeón del mundo y cuatro veces ganador de medalla de oro en su disciplina en cuatro juegos olímpicos consecutivos, el mejor luchador de todos los tiempos, quien tras su oro olímpico en Tokio homenajeó a Fidel Castro.

Es la resistencia de un pueblo la que representan estos deportistas. Si se midieran las medallas por cantidad de habitantes, Cuba disputaría el primer lugar con Países Bajos, el resto de las naciones con las que se enfrenta son potencias no sólo deportivas, son Estados que la superan largamente en población y recursos.

Estas leyendo

Cuba: Resistencia y dignidad que brillan en los Juegos Olímpicos de Tokio