Advertisement

El estado actual del PACYT en tiempos de pandemia

Todo hace indicar que el proyecto PACYT tal como fue planificado originalmente no podrá ejecutarse, aunque eso no significa que haya terminado y pasa a una nueva etapa en estos tiempos de crisis sanitaria.

Por Bernardo Salas

Luego de conocido el abandono de la Constructora Valko SA del contrato de ejecución de las obras del denominado proyecto Parque Científco y Tecnológico del Biobío (PACYT), conocimos reuniones de comisiones del Consejo Regional (CORE). En éstas, la Dirección de Arquitectura del MOP en el ORD. N°266 del 15 de mayo de 2020 (ver documento) hace un relato de algunos hitos entre 2011-2020, entre ellos lo informado por la Corporación Universidad de Concepción el pasado 6 de diciembre sobre el hallazgo de la especie Pitao, en peligro de extinción y protegida por la ley, en el sector botadero del proyecto PACYT. ¿Cuántas otras especies no fueron consideradas por la universidad?. Como este proyecto no tiene Estudio de Impacto Ambiental y su permiso ambiental opera bajo la Declaración de Impacto Ambiental del proyecto Loteo Fundo La Cantera y El Guindo, es muy probable que no sólo las dos especies declaradas como hallazgos sean las que existen y tengan protección oficial del Estado, sino que muchas más.

Te puede interesar: Proyecto PACYT en la UCI y no por el COVID-19

Al revisar el Convenio Mandato entre la Dirección de Arquitectura del Ministerio de Obras Públicas y el Gobienro Regional (ver documento) se lee en el apartado 6.2. del título VI. ADJUDICACI"N que:

En el Informe de Evaluación de la Comisión de Apertura Económica de la obra Construcción Parque Científico y Tecnológico de la Región del Biobío Fase I (ver documento) cuyo Monto disponible es de $10.790.421.699.- y 730 días corridos, se lee la siguiente conclusión fechada el 14 de diciembre de 2017.

En consecuencia queda en evidencia que lo indicado expresamente en el convenio mandato no es lo que razonó la Dirección de Arquitectura del MOP que recomendó aprobar la oferta de la Constructora Valko SA que excede un 24,5% del total disponible, aunque es sabido que los aumentos de obras de proyectos con financiamiento FNDR pueden llegar hasta u 25%. Hoy se desconocen las indemnizaciones -si proceden-, avances físicos y costos incurridos entre el inicio de las obras y el abandono de éstas, etc. Sobre ello, también tienen que pronunciarse las autoridades dado que se trata de un proyecto de interés público financiado íntegramente con recursos regionales.

Dicho contrato fue usado por el Ministerio de Desarrollo Social para no responder las observaciones realizadas en enero de 2018 (ver documento) y obtener la recomendación técnica automáticamente (RS automático) en febrero de 2018 (ver documento). Todo ello ocurre antes que la Contraloría Regional en abril de 2018 considerara que no le era posible tomar razón porque dicho proyecto no se ajustaba a derecho. El Seremi de Desarrollo Social y Familia también debe explicar este proceder.

Por su parte, las organizaciones sociales y ambientales que por años han indicado el valor ambiental único del emplazamiento del PACYT, cuya opinión nunca fue considerada, continúan esperando respuesta de la Superintendencia de Medio Ambiente por casi ya un año. La Contraloría Regional fijó plazo de respuesta (Ver documento) para el 6 de mayo de 2020 dada la demora y aún no se recibe contestación.

Resulta fundamental conocer y transparentar cuáles son las posibilidades reales de contar con un Parque Científico y Tecnológico, desde luego no en los Cerros del Alto Caracol que corresponde a la zona de influencia ecológica del Parque Nacional Noguén, el único periurbano del país, pero sí en los Parques Industriales de Talcahuano o Coronel, Lota también dado el proceso de reconversión que nunca cuajó, o Los Ángeles para impulsar aquella sede de la Universidad de Concepción. Lo cierto es que se abre un debate que esta vez debe ser público y de cara a la ciudadanía.

Estas leyendo

El estado actual del PACYT en tiempos de pandemia