Estudiantes explican cómo ocurrieron los destrozos en la toma del Liceo Ríos de Chile

En Penco

[resumen.cl] "Para comenzar es importante decir que la toma tenía un reglamento interno que no permitía el consumo de alcohol y drogas… Esto fue respetado por los estudiantes que se quedaron esa noche hasta las 3:30 a.m. cuando llegaron dos estudiantes bajo los efectos de la pasta base y el alcohol, amenazando con cuchillos y pistolas a estos estudiantes que fueron expulsados del lugar. Estos estudiantes llegaron a realizar los destrozos y robos ya conocidos, asunto que se agudizó alrededor de las 5:00 a.m. cuando llegaron amigos de estos sujetos externos al liceo a profundizar el daño ocasionado."

Así es como el Colectivo estudiantes informados, junto a otras organizaciones de Penco y Lirquén, explican la ocurrencia de los destrozos en el liceo Ríos de Chile en el contexto de una toma iniciada el pasado lunes 12 de junio. En su comunicación exponen que decidieron tomarse el establecimiento luego que la Dirección de éste suspendiera de clases a quienes, el viernes 9 de junio, habían salido a rechazar la visita de los representantes de la empresa interesada en la aprobación e instalación del proyecto GNL Penco Lirquén [Octopus] y del blindaje recibido de parte de carabineros, quienes impidieron el acceso de cualquier persona a la playa, reservándola exclusivamente para los ejecutivos. Afirman que el lunes realizaron una ocupación del pasillo del Liceo en protesta por la medida castigadora y, por su parte, la Dirección determinó la continuidad de las clases en la biblioteca, ante lo cual decidieron tomarse toda la infraestructura.

Durante la madrugada del miércoles 14 de junio fue que sucedieron los hechos que no están vinculados a las intenciones de quienes participaron inicialmente en la ocupación. De hecho, afirman que las medidas de control establecidas en esta instancia, intentaban "resguardar precisamente la toma y que la acción fuera en coherencia con nuestras demandas que buscaban garantizar un mejor futuro para la comunidad educativa y la comuna en general". No obstante, numerosas noticias divulgadas y las afirmaciones del propio alcalde, los ha responsabilizado de acciones sobre las cuales no tuvieron control y menos fueron sus autores. Expresan que "algunos miembros del CEE [Centro de Estudiantes], la municipalidad, y de las personas en general que lo han visto como una oportunidad para calumniar, injuriar o directamente tomar medidas represivas hacia el movimiento y los dirigentes que lo integran".

Estudiantes cortan la ruta a la altura de Lirquén.

La violencia contra los estudiantes que han emprendido acciones de defensa territorial y de rechazo al proyecto GNL Penco Lirquén [Octopus] se ha hecho patente estos últimos días. El viernes, cuando éstos se manifestaron en contra de la visita de los ejecutivos de la empresa energética, fueron agredidos por Carabineros, quienes detuvieron y golpearon a cuatro estudiantes, siendo uno de ellos, de 14 años, obligado a pernoctar en sus cuarteles para al día siguiente ser imputado de maltrato de obra a carabineros. Por otra parte, aseveran que la Dirección ha resuelto impedir el ingreso a clases a una integrante del Colectivo estudiantes informados y al presidente del CEE, ofreciéndoles la rendición de exámenes libres para ser promovidos de nivel escolar.

Estudiante de 14 años con marcas en su cuello a causa de la agresión policial.

Foto: Municipalidad de Penco

Declaración Íntegra

COMUNICADO PÚBLICO

El pasado viernes 9 de junio debido a la presencia de la empresa a cargo del Terminal GNL en Lirquén, custodiada por un excesivo e injustificado contingente policial, sumado a que dentro del Liceo Ríos de Chile se encontraba un furgón de carabineros, se genera el descontento del estudiantado lo que conlleva a una manifestación espontánea por parte de la comunidad escolar, organizados a través del colectivo en conjunto con representantes del Centro de Estudiantes (CEE).

Tras estos acontecimientos se desata la represión y maltrato desmedido por parte de carabineros a estudiantes, lo que termina con detenciones y golpizas, dejando a uno de ellos en la comisaría durante toda la noche acusado injustamente de él haber golpeado a un carabinero.

De parte del movimiento contra Octopus dimos el respaldo a los/as compañeros acompañando a la familia del joven agredido al día siguiente, realizando una "velatón" el día martes 13 de junio para visualizar lo que está ocurriendo en la comuna, lo que no constituye un hecho aislado sino que forma parte de un contexto de represión y criminalización sistemática del movimiento.

Es en este plano que estudiantes del Liceo, que participaron de la manifestación del viernes 9 de junio, se les suspenden las clases del día lunes 12 de junio, sólo por ejercer su derecho a manifestarse, asunto que se extendería durante toda la semana de clases, maniobra que buscaba restringir la libre expresión supuestamente garantizada en los sellos de calidad y excelencia del liceo.

Frente a esto sería importante recalcar que el año pasado el CEE del 2016 convocó a una votación a nivel de la comunidad (profesores, apoderados, estudiantes y asistentes de la educación) para tomar postura sobre el megaproyecto energético. La mayoría de los votos definió la oposición al Terminal GNL Penco-Lirquén, lo que significó una postura pública ante éste, lo que conllevaba de igual manera que como comunidad educativa se asistiría a toda actividad en repudio del proyecto más conocido como Octopus.
Es en este contexto, que es reflejo de una seguidilla de persecuciones y sanciones que ya se venían repitiendo tanto a dirigentes como estudiantes que se manifestaban abiertamente contra el proyecto, es que se toma como última medida de presión tomarse el pasillo del Liceo Ríos de Chile.

Pero nuevamente invalidando la legítima manifestación de los estudiantes es que la dirección del liceo decreta que se sigan realizando las clases en la biblioteca, lo que obliga al estudiantado a tomarse la totalidad del liceo para hacer valer su opinión.

Es la madrugada del miércoles 14 de junio que suceden los destrozos y hechos que ya conocidos por la opinión pública, donde se han realizado muchas acusaciones y juicios de manera irresponsable, asunto al que nos restringiremos a relatar lo que nos contaron quienes se quedaron esa noche en la toma, únicos testigos de los sucesos.

Para comenzar es importante decir que la toma tenía un reglamento interno que no permitía el consumo de alcohol y drogas, así como los destrozos y robos, asunto que buscaba resguardar precisamente la toma y que la acción fuera en coherencia con nuestras demandas que buscaban garantizar un mejor futuro para la comunidad educativa y la comuna en general.

Esto fue respetado por los estudiantes que se quedaron esa noche hasta las 3:30 a.m. cuando llegaron dos estudiantes bajo los efectos de la pasta base y el alcohol, amenazando con cuchillos y pistolas a estos estudiantes que fueron expulsados del lugar. Estos estudiantes llegaron a realizar los destrozos y robos ya conocidos, asunto que se agudizó alrededor de las 5:00 a.m. cuando llegaron amigos de estos sujetos externos al liceo a profundizar el daño ocasionado.

A partir de esto es que de manera irresponsable, tanto dirección del liceo como algunos miembros del CEE, se dedicaron a acusar a dirigentes del liceo, tanto del colectivo como el CEE, siendo que estaban en conocimiento de estos antecedentes y que por lo demás recién se estaba abriendo la investigación del caso.

La sanción por parte de dirección fue dejar con exámenes libres tanto a una compañera del colectivo como al presidente del CEE siendo que ninguno de ellos fue partícipe de los hechos.
Similar posición tomó la Municipalidad de Penco a través de un comunicado acusando a "los líderes", de una entidad que supuestamente se opone al proyecto pero que en la práctica no ha hecho más que manchar el movimiento y no cumplir ninguna de las acciones que se comprometió en el concejo municipal beneficio del movimiento contra Octopus.

Denunciamos esta actitud oportunista de dirección, algunos miembros del CEE, la municipalidad, y de las personas en general que lo han visto como una oportunidad para calumniar, injuriar o directamente tomar medidas represivas hacia el movimiento y los dirigentes que lo integran.
Aclaramos que esto no detendrá nuestra justa lucha a la que sabemos que adhiere gran parte de la comunidad y que tomaremos todas las acciones que permitan resguardar la integridad de nuestros compañeros, compañeras y del movimiento en general.

¡¡ ARRIBA LAS Y LOS QUE LUCHAN !!

Colectivo estudiantes informados LRDC
Coordinadora Penco-Lirquén
Revolución Costera
Colectivo Cerro Verde Bajo