Advertisement

Hogar mapuche se tomó sede de Junaeb Valdivia ante nula respuesta a habilitación de servicios básicos

[resumen.cl] Una serie de exigencias respecto a los servicios básicos que debería entregar la Junta Nacional de Auxilio Escolar y Becas son las que han levantado quienes integran el Hogar Mapuche Weliwen en la región de Los Ríos. Sin embargo, ante la falta de respuestas este viernes se procedió a la ocupación de la instalación de Junaeb.

La mañana de este viernes jóvenes que integran el Hogar Estudiantil Mapuche Weliwen -el único en la región de Los Ríos- hicieron ocupación de las dependencias de las oficinas de la Junta Nacional de Auxilio Escolar y Becas (Junaeb) en Valdivia.

La acción se da en el marco de las exigencias levantadas por quienes forman parte del hogar mapuche, las cuales no han obtenido respuesta del organismo, centrándose en la falta de servicios e insumos básicos durante la pandemia de Covid-19.

Te puede interesar| Pese a que Defensoría de la Niñez interpuso recurso de protección contra Carabineros: Continúa el abandono de autoridades municipales al conflicto del Lof Marta Cayulef en Pucón

Son tres los ejes centrales levantados por quienes se encuentran en la ocupación: aseo, internet y calefacción, sobre los cuales las y los residentes del hogar acusan que han sido reiterativos en poder reunirse con la dirección del lugar.

Al cierre de esta edición se estaba a la espera de que la directora Karina Silva accediera a reunirse y atender las necesidades básicas del hogar estudiantil.

A continuación se adjunta el comunicado de las y los estudiantes del Hogar Weliwen:

El hogar y centro cultural weliwen, tal y como se le conoce al día de hoy, no fue sino el fruto de pugna y sacrificio que pu kuifi lamngen weliwenche dieron contra la institucionalidad winka, a la par que intentaban, con los escasos recursos que poseían, solventar sus carreras universitarias.

Porque no solo somos pobres, pu lamngen, pu peñi, pu wenuy ka pu winka: Hemos sido empobrecidos y parte de la deuda histórica, una pequeñísima, minúscula parte de la deuda que el estado chileno ha contraído con el pueblo nación mapuche se paga a través del financiamiento de un hogar estudiantil, aquí, en el antiguo territorio de Ainil Leufu. Y no por voluntad política expresa o por conciencia de la misma por parte de quienes han impartido y siguen impartiendo políticas coloniales y de despojo en el territorio usurpado, sino por la lucha de quienes nos precedieron.

Y, sin embargo, se nos ha entregado un hogar que, a medida que pasa el tiempo, presenta más y más pifias. Baños que no tienen agua, refrigeradores que no funcionan, puertas que no cierran, literas oxidadas, colchones en mal estado, problemas de filtración constante, una lavandería que no está habilitado para mantener todas las máquinas en funcionamiento, insumos insuficientes para la higienización de espacios -teniendo en cuenta la delicada condición sanitaria en la que nos encontramos- y una mantención que no parece ser funcional en ningún aspecto, a tal punto que en el actual contexto pandémico -y siendo plenamente conscientes de la condición rural de la mayoría de pu weliwenche y de las dificultades que conlleva el estudio bajo la modalidad online- se nos tiene sin conexión a internet desde el mes de Abril del presente año.

Dada esta situación, varios weliwenche han tenido que buscar una forma de ingreso económico extra, integrándose al mundo laboral a la par que mantienen su jornada de estudios regular, en desmedro de su rendimiento académico y de su salud mental. Se entenderá, también, que debido a la falta de productos de higiene, a la falta de baños disponibles y a la necesidad de pu weliwenche de laburar existe actualmente una sobreexposición innecesaria a los riesgos que supone la actual pandemia, sobreexposición cuya principal causa es la ineficiencia de la actual administración.

Debido al constante incumplimiento de los plazos entregados -la última fecha que se acordó para la instalación del internet fue el 16 de Agosto- , al silencio constante en relación al asunto -hay que presionar a JUNAEB para obtener una respuesta, aunque sea negativa- y las excusas reiteradas -e injustificadas, puesto que a Movistar se le ha seguido pagando los últimos 5 meses por un servicio que no brinda- es que el día de hoy nos hacemos presentes en las instalaciones de JUNAEB, para exigir una solución concisa y rápida a tan urgente situación, sin dar cabida a más plazos ni excusas por parte de JUNAEB, y que de una vez los responsables Karina Silva -Directora Regional de Junaeb- y Juan Carlos Cabezas -Jefe del departamento de Operaciones- se hagan responsables de lo que su cargo requiere.

Fotografía principal: Google maps

Estas leyendo

Hogar mapuche se tomó sede de Junaeb Valdivia ante nula respuesta a habilitación de servicios básicos