Advertisement

La lucha ciudadana por la regeneración de los humedales de Quilicura

Debido a la inoperancia de los gobiernos de la "democracia" es que han pasado más de 35 años donde el 94% de la comuna se encuentra sin planificación territorial, dejando esta parte del territorio a disposición del Plan Regulador Metropolitano de Santiago, el que asignó aproximadamente 1.605 hectáreas de zona de exclusividad industrial, y en el año 2013 la modificación 100 del Plan Regulador Metropolitano de Santiago  determinó 1.808 hectáreas de Zona Urbanizable Condicionada y la inclusión de 10 vías de conexión intercomunal, dejando totalmente expuestos los humedales de la comuna a los proyectos inmobiliarios y la fragmentación de estos por las futuras construcciones y cementación de los caminos contemplados.

Por Rodrigo Vallejos, integrante de Resistencia Socioambiental Quilicura (RSQ)

El pasado 1 de Julio del 2021 fue publicado en el Diario Oficial el reconocimiento de 468,3 hectáreas de los Humedales de Quilicura[1], como Humedales Urbanos, en virtud de la Ley 21.202, siendo hasta el momento el segundo Humedal Urbano más grande en extensión de la Región Metropolitana reconocido por esta ley[2].

Este reconocimiento fue logrado luego de años de trabajo de diferentes individualidades y organizaciones que se han encargado de visibilizar y buscar estrategias de protección de estos humedales. Pionero en el tema fue el profesor Miguel Mora Beltrán[3], que desde el año 2014 comenzó a generar actos culturales, recopilar información y jornadas educativas para concientizar y visibilizar las biodiversidad y condiciones de estos ecosistemas.

Pero no fue hasta noviembre del 2019, en que irrumpieron organizaciones nacidas del Estallido Social que potenciaron este trabajo y le dieron un enfoque socioambiental a la protección de los humedales. Cruciales han sido organizaciones como Resistencia Socioambiental Quilicura[4], Corporación Ngen[5] y Árbol Nativo[6], la primera que denuncia la degradación progresiva de los humedales y de Quilicura, visibilizando las diferentes problemáticas que aquejan a la comunidad; la segunda, una organización de diferentes profesores que trabajan por darle la relevancia cultural e identitaria del Menoko; y la tercera, una pequeña pyme dedicada a la venta de árboles nativos, que han sido un importante aporte para el reconocimiento de la vegetación y flora de los humedales.

Papel crucial jugó el actual constituyente del distrito 8, Marco Arellano junto a Resistencia Socioambiental Quilicura, y las firmas de 20 organizaciones locales[7], que lograron el 5 de agosto del 2020 presentar un petitorio al cuestionado ex alcalde de la comuna, Juan Carrasco, donde se exigía la participación ciudadana para la elaboración de la solicitud de la declaratoria del Humedal Urbano de Quilicura.

Por este motivo,  se realizó una mesa técnica, que fue dirigida por el director del área de Gestión Ambiental, Felipe González que junto a Resistencia Socioambiental Quilicura, Corporación Ngen y Árbol Nativo terminaron el proceso y enviaron el expediente al Ministerio del Medio Ambiente solicitando el reconocimiento de 3 polígonos que comprendían un total de 479 hectáreas[8], que finalmente culminó con el reconocimiento oficial por parte del Ministerio del Medio Ambiente de 468,3 hectáreas del Humedal Urbano de Quilicura en virtud a la ley 21.202.

Pero este reconocimiento como Humedal Urbano solo es el primer paso para protección y regeneración de los humedales tan queridos por la comunidad quilicurana.

 

Nuevo Plan Regulador Comunal y Modificación del PRMS100

El artículo 18 del Reglamento de la Ley 21.202[9] es claro: "Desde la fecha de publicación del acto administrativo que resuelva el reconocimiento de un humedal urbano por parte del Ministerio del Medio Ambiente, las municipalidades deberán dictar, en el menor plazo posible, la ordenanza local y los planos actualizados del plan regulador respectivo, para efectos de establecer las condiciones bajo las que deberán otorgarse los permisos de urbanizaciones o construcciones que se pretendan emplazar en dichas áreas de protección de recursos de valor natural".

Esto complementado con el artículo 60 de la Ley General de Urbanismo y Construcciones (LGUC)[10], la que establece que: "Todo instrumento de planificación territorial deberá incluir los humedales urbanos existentes en cada escala territorial en calidad de área de protección de valor natural, para efectos de establecer las condiciones bajo las que deberán otorgarse los permisos de urbanizaciones o construcciones que se desarrollen en ellos". Esto implica que las 468,3 hectáreas del Humedal Urbano de Quilicura, ahora está reconocido como área de protección de valor natural, un reconocimiento especial dentro de los Instrumentos de Planificación Territorial que considera la ley, lo que permite que se establezcan condiciones especiales dentro de esta área reconocida para evitar el avance inmobiliario dentro del Humedal Urbano.

Área Urbana PRC de Quilicura de 1985 y Área de Extensión Urbana establecida por el PRMS 1994 y 2013

El gran problema es que Quilicura cuenta con un Plan Regulador Comunal (PRC) desactualizado desde el año 1985[12], el que fue promulgado por la alcaldesa designada en dictadura, Ana María Ried.

Debido a la inoperancia de los gobiernos de la "democracia" es que han pasado más de 35 años donde el 94% de la comuna se encuentra sin planificación territorial, dejando esta parte del territorio a disposición del Plan Regulador Metropolitano de Santiago (PRMS) promulgado en el año 1994, el que asignó aproximadamente 1.605 hectáreas de zona de exclusividad industrial, y en el año 2013 la modificación 100 del Plan Regulador Metropolitano de Santiago (PRMS100) determinó 1.808 hectáreas de Zona Urbanizable Condicionada (ZUC) y la inclusión de 10 vías de conexión intercomunal[13], dejando totalmente expuestos los humedales de la comuna a los proyectos inmobiliarios y la fragmentación de estos por las futuras construcciones y cementación de los caminos contemplados, lo que en la actualidad tiene a los humedales en el centro de la atención de las diferentes inmobiliarias que pretenden lucrar a costa de la destrucción de un ecosistema y de la necesidad de la comunidad quilicurana de tener espacios libres de la depredación del cemento.

En celeste y naranjo las vías de interconexión proyectadas por el PRMS[14]

En la actualidad se tiene la posibilidad histórica de revertir la situación, ya que está en proceso la elaboración de un nuevo Plan Regulador Comunal, que en sus objetivos deseados pretende reconocer más de 900 hectáreas de áreas verdes al norte de Quilicura, lo que implicaría la no construcción sobre los humedales y su entorno, entregando una extensa zona de mitigación ecológica entre la zona urbanizable y los humedales urbanos reconocidos como área de protección de valor natural.

Es importante entender que en los PRC se pueden reconocer 6 tipos de uso de suelo establecidos por la Ordenanza General de Urbanismo y Construcciones (OGUC)[15]: residencial, para la construcción de viviendas, centros de acogida y hospedaje; actividades productivas, que incluye todo tipo de industrias, bodegas, depósitos y talleres; equipamiento, para la ciencia, comercio, religión, cultura, deporte, educación, esparcimiento, salud, seguridad, servicio y actividades sociales; infraestructura, de transportes, telecomunicaciones, energía y servicios sanitarios; uso público, referido a los bienes nacionales de uso público; y también áreas verdes, que pueden ser parques, plazas y áreas libres de dominio público o privado[16].

Alternativa C de las 3 imágenes objetivos del nuevo PRC de Quilicura[17]

El único uso de suelo que impide construir es el área verde, el que está contemplado en las 3 imágenes objetivos del PRC, siendo la alternativa C la que reconoce mayor cantidad, al reconocer 1.020,4 hectáreas de áreas verdes al entorno de los humedales reconocidos, lo que mitiga significativamente el impacto inmobiliario, pero a la vez contempla 541,1 hectáreas de área residencial con un máximo de 6 pisos de altura al sur del área verde y 238,4 hectáreas de actividades productivas y equipamiento al poniente limitando con camino Lo Echevers, lo que resulta problemático para las aspiraciones de recuperar los humedales, debido a la gran altura de las edificaciones que les quitarían valor paisajístico al interferir la vista a los Cerros de Renca, cerros islas con alto valor patrimonial que han sido deteriorados por las acciones antrópicas santiaguinas.

Te puede interesar| «Planta de caca»: Vecinas/os de Quilicura exigen declarar inadmisible proyecto de Aguas San Isidro

A esto se suman las actividades productivas encima de los grandes rellenos ilegales de lo Echevers, que rodean al Estero Las Cruces por norte y sur, exponiéndolo a más contaminación de la que ya trae desde el sector industrial de San Ignacio, al norponiente de la comuna. Estas problemáticas fueron observadas por la Coordinadora No A La Planta de Caca, compuesta por diversas organizaciones de la comuna[18] las que en un trabajo colaborativo ingresaron indicaciones a la alternativa C del Plan Regulador Comunal, las que deben ser respondidas por el concejo municipal, el que también tiene la posibilidad de considerar o rechazar estas observaciones para luego votar por alguna de las imágenes objetivos propuestas.

Posterior a este proceso viene la fase de la elaboración de la ordenanza del PRC, donde se fijarán las densidades poblacionales, las alturas máximas o la determinación final de los usos de suelo. Una vez finalizada esta fase, debe ser nuevamente votada por el concejo municipal para ser enviada a la SEREMI MINVU la que debe revisar y realizar observaciones al proyecto, para finalmente ser firmada por alcaldesa.

La creación de un nuevo Plan Regulador Comunal tiene sus limitantes en ciertas determinaciones del PRMS y PRMS100, como las zonas de exclusividad industrial o vías de conexión intercomunal que solo pueden ser modificadas en nuevo Plan Regulador Metropolitano, lo que desde la Gobernación han informado que está en elaboración y que las instancias de participación ciudadana se darían en marzo del presente año.

 

La Amenaza al Reconocimiento como Humedal Urbano

Días después del reconocimiento de las 468,3 hectáreas de los humedales de Quilicura, tres de los dueños de los predios donde se encuentran los humedales no dudaron en impugnar ante el Segundo Tribunal Ambiental de Santiago la declaratoria de Humedal Urbano, apelando al derecho sagrado de los empresarios inescrupulosos consagrado en la Constitución de Guzmán y Pinochet: la propiedad privada.

Para el 24 de mayo está agendada la audiencia en el Segundo Tribunal Ambiental de Santiago, a la que deben asistir los abogados reclamantes de la familia Iracheta, Inmobiliaria Los Silos III e Inversiones Butamalal, y por el otro lado los abogados defensores del Ministerio del Medio Ambiente, la Municipalidad de Quilicura y de las organizaciones e individualidades interesadas en la defensa de los humedales de la comuna[19].

Mapa rescatado de la investigación "Desecación de las Vegas en Chile", publicada en la Revista de la Universidad de Chile. Dr. T. Mostardi-Fioretti y Pedro de la Cuadra. 1864.

Este juicio es determinante para la protección y subsistencia de los humedales, ya que las empresas reclamantes tienen claros intereses inmobiliarios sobre el lugar, lo que destruiría de forma irremediable los restos de la gran laguna que fue alguna vez Quilicura. Por esta razón es que paralelamente es necesaria la elaboración eficaz y urgente del nuevo PRC que debe reconocer el entorno del humedal como área verde, para que en el caso de que en el juicio en tribunales sea ganado por las inmobiliarias, igual no podrían construir al ser reconocidos por el nuevo PRC como áreas verdes, lo que también implicaría el devalúo de los terrenos, obligando a los intereses inmobiliarios retirarse de sus aspiraciones.

Al recorrer los humedales es notoria la intención de desecar el terreno, por lo que se pueden ver grandes zanjas sobre los lugares reconocidos y cercos para impedir el paso, situación denunciada ante la Superintendencia de Medio Ambiente (SMA), la que aún no ha dado respuesta. El actuar de los propietarios de estos terrenos demuestra las intenciones de destruir un ecosistema para rechazar el reconocimiento de los humedales y así lograr la consagración de sus intereses inmobiliarios.

 

La Protección y Restauración de los caudales hídricos

El Estero Las Cruces es el principal aportante hídrico de los humedales de Quilicura, originado en la altura de Puente Verde al límite con Huechuraba donde confluyen el Canal Los Choros, el Canal El Carmen y el Canal de Huechuraba, los que se encuentran en pésimas condiciones aportando un reducido caudal de agua.

Es a la altura de la Panamericana Norte donde se encuentra el punto de descarga de la empresa de levaduras Lessafre S.A (Lefersa), pero es Explotaciones Sanitarias S.A (ESSA) que es la planta de tratamientos de residuos líquidos industriales (RILES) de toda la zona de exclusividad industrial, la que entrega mayor caudal al régimen hídrico del Estero La Cruces, haciéndose notoria la reducción de agua cuando esta empresa paraliza o reduce sus descargas.

Canal Los Choros en la esquina superior izquierda; canal El Carmen en la esquina superior derecha; canal de Huechuraba en la esquina inferior izquierda; descarga de Lefersa en la esquina inferior derecha.

Es preocupante que el principal aporte hídrico del Estero Las Cruces provenga de una empresa y no de los cauces naturales que vienen desde Huechuraba, donde han sido totalmente canalizados y dejados a la deriva de la Dirección de Obras Hidráulicas (DOH) producto de la desidia e inconciencia de las autoridades, y la falta de resistencia socioambiental de la generación "boomer" que hoy de forma atrasada y desorientada busca cooperar en recuperar lo que hace un tiempo y antes sus ojos permitieron destruir sin oposición alguna.

Los antiguos quilicuranos cuentan que antes iban a pescar al Estero Las Cruces, el cual contaba con un abundante caudal que culminó con la fuerte inundación del 4 de junio de 2002, producto de las intensas lluvias a fines de otoño, que provocaron el desborde del Estero y la inundación del Camino Lo Echevers e interiores, con resultado de más de 40 mil habitantes afectados, el fallecimiento de 2 personas y la reubicación de aproximadamente 650 personas a otros sectores de la comuna de Quilicura y Tiltil.

Debido a esta situación es que la Dirección de Obras Hidráulicas (DOH) del Ministerio de Obras Públicas (MOP) presentó en el 2005 una Declaración de Impacto Ambiental (DIA) del proyecto de "Canalización del Estero Las Cruces, tramo Ruta 57 a Desembocadura del Estero Lampa", la que fue aprobada el 1 de junio del 2006[20]. A la fecha se han ejecutado las obras desde el inicio del Estero (Ruta 57) hasta su descarga final en el estero Lampa, a excepción del tramo entre canal Los Patos y Lo Echevers, el cual se está realizando el diseño de la canalización a cargo de la empresa ingeniería Arrau SpA.

Es por esta situación que la comunidad organizada de Quilicura, a través de la Coordinadora No A La Planta de Caca, junto a la Dirección de Gestión Ambiental de Quilicura y el Gobierno Regional Metropolitano han conformado una mesa técnica para la recuperación de los cauces hídricos del Estero Las Cruces y los Humedales de Quilicura, para lo cual se ha decidido comenzar solicitando a la DGA un catastro de los derechos de aguas consuntivos y no consuntivos constituidos en la comuna, además de la solicitud a la Superintendencia de Servicios Sanitarios y DOH de una lista de las descargas industriales y puntos de extracción de los cauces de agua, toda esta información relevante que las autoridades locales al día de hoy no manejan.

 

Operadores e intereses inmobiliarios: la piedra de tope

La lucha en Quilicura ha sido ardua, se ha vivido un proceso de concientización tanto de las autoridades como de las organizaciones sociales de comprender que viven en una zona de sacrificio[21], pero de a poco esta conciencia ha ido generando frutos y las organizaciones se han ido articulando de forma social, institucional y técnica en torno a los diferentes conflictos socioambientales que amenazan a la comunidad.

A pesar de la articulación creciente y este avance en la resistencia comunitaria, existen agentes que trabajaron en el gobierno anterior y que tuvieron la posibilidad de frenar la degradación visible de los humedales que hoy en la actualidad se hacen pasar por "ambientalistas", desinformando sobre los procesos de una forma que solo beneficia a los intereses inmobiliarios.

Es fácil embaucar en discusiones tan técnicas a personas desconectadas de la lucha que se está dando en Quilicura, claro ejemplo es el artículo "Paralelismo entre humedales: Chimalfe y Quilicura" publicado en La Ventana Ciudadana[22], el cual presenta varios errores en cuanto a la información entregada, haciéndole el juego (intencionado o no) a los intereses inmobiliarios en Quilicura. Ya que, el Plan Regulador Comunal en elaboración no tiene nada que ver con el proyecto del MOP, el cual fue ingresado a través del SEA hace más de 15 años y ya se ha canalizado la mayoría del Estero Las Cruces, por lo que se entiende que el redactor no entiende las diferencias de competencias entre la DOH y un Plan Regulador Comunal.

Segundo: el autor señala que "de aprobarse el PRC, el destino de los humedales sería su achicamiento", declaración que las inmobiliarias deben estar celebrando, ya que es un cálculo simple entender que las hectáreas reconocidas como Humedal Urbano son 468,3 y las hectáreas que pretende la alternativa C del PRC son 1.020 en torno a los humedales y el Estero Las Cruces, o sea que existe una zona de mitigación de 551,3 hectáreas proyectadas como áreas verdes para evitar las construcción inmobiliaria en torno a los humedales, para precisamente evitar su achicamiento.

Lee| Negocio inmobiliario: Una de las amenazas que afectan al Humedal Quilicura, el más grande de la región Metropolitana

Tercero: el autor declara que los humedales se proyectan como "áreas a drenar y urbanizar", confundida y desinformada redacción, ya que el 26 de enero del 2022 en la sesión extraordinaria N°11 del Concejo Municipal fue aprobada una ordenanza para la protección de los humedales de la comuna, mientras se espera la emisión de la Ordenanza General de Humedales por parte del Ministerio del Medio Ambiente.

Cuarto: este confundido redactor señala que "en ninguna parte del PRC se menciona algo sobre retiro de rellenos fraudulentos realizados a lo largo del tiempo", lo que demuestra lo perdido que está, ya que un PRC no es una política pública, ni tampoco la LGUC u OGUC le entrega las competencias para retirar los rellenos, que superan más de 500 hectáreas y aumentaron exponencialmente dentro de la última década que gobernó el ex alcalde Juan Carrasco, muy relacionado con algunos "ambientalistas" de la comuna.

Quinto: no propone solución alguna para el nuevo Plan Regulador Comunal, demostrando las claras intenciones de que se mantenga la regulación del PRMS100 que permite en la actualidad que los humedales sean urbanizables. Son claras las intenciones de los intereses inmobiliarios de intervenir en las organizaciones sociales, para desinformar, confundir y así poder lograr sus intereses.

La Lucha Continúa

A pesar del intervencionismo de los intereses inmobiliarios, la comunidad organizada de Quilicura sigue en pie de guerra, resistiendo contra los proyectos que intentan afectar el territorio. Más de 5.000 observaciones ciudadanas fueron ingresadas contra el proyecto de la planta de tratamiento de aguas servidas de la Empresa San Isidro, por lo cual está obligada a responder 528 preguntas ciudadanas consideradas por el Servicio de Evaluación Ambiental hasta el 18 de marzo[23]. Pero también preocupa a la comunidad del proyecto "Microsoft SCL03"[24] que proyecta la construcción del primer datacenter de Microsoft en Chile, que consumiría 894.000 litros de agua al día, la que sería comprada a ESSA, y que podría afectar gravemente el caudal del Estero Las Cruces.

Quilicura está en pie de guerra contra los proyectos extractivistas que afectan el territorio ¡Quilicura No Más Zona de Sacrifico!

 

Referencias

[1] Publicación en Diario Oficial del 1 de julio de 2022 que reconoce Humedal Urbano de Quilicura. (https://humedaleschile.mma.gob.cl/wp-content/uploads/2021/07/Res.-Declara-HU-Quilicura.pdf)

[2] El Humedal Urbano más grande de la RM reconocido por el Ministerio del Medio Ambiente es el Humedal Río Mapocho en comunas El Monte y Talagante, que posee una superficie aproximada de 694,5 hectáreas. Fue publicado en el Diario Oficial el 12 de enero del 2022.

(https://www.diariooficial.interior.gob.cl/publicaciones/2022/01/12/43150/01/2070137.pdf)

[3] Autor de los libros: "Raíces Culturales de Quilicura", de "Un Mal Pacto: La Leyenda del Cristo del Fundo de San Luis" y autor intelectual del álbum musical "Salvemos Los Humedal de Quilicura" (https://www.youtube.com/watch?v=VBDQjQ9G-jE&t=898s)

[4] https://instagram.com/rs_quilicura?utm_medium=copy_link

[5] https://instagram.com/corpo_ngen?utm_medium=copy_link

[6] https://instagram.com/arbolnativo?utm_medium=copy_link

[7] Firmaron: Asamblea Las Torres, Colectivo Acción Vecinal, Colectivo Feminista Amanda Labarca, Colectivo Dignidad, Colectivo Con Ellas, Red Popular y Solidaria Quilicura, Junta de Vecinos Santa Teresita, Junta de Vecinos Villa Lo Marcoleta Plaza 2, APAQ, Derecho Quilicura, Delegados de Parque Central, Renca Nativa, NO+AFP Quilicura, Cooperativa de Abastecimiento El Curoro, Comando Constituyente Quilicura Aprueba, Comunidad Quiñileco Neculqueo, Red de Huertas domésticas y comunitarias de Valle Grande. Grupo de Agroecología Popular y Plantemos Nativo. El petitorio puede ser revisado en la publicación de Instagram: https://www.instagram.com/p/CGXYvUGJKim/?utm_medium=copy_link

[8] Revisar el Folio N°2-23 Ficha Técnica Humedal Quilicura, que se puede encontrar en: https://humedaleschile.mma.gob.cl/procesos-desde-municipios/

[9] Reglamento Ley 21.202 (https://www.bcn.cl/leychile/navegar?idNorma=1152029)

[10] Ley General de Urbanismo y Construcciones (https://www.bcn.cl/leychile/navegar?idNorma=13560)

[11] Figura obtenida del Estudio de Diagnóstico Comunal del nuevo PRC.

[12] Se puede descargar en: https://www.ww2.muniquilicura.cl/?page_id=5530

[13] Información disponible en: https://prcquilicura.cl/wp-content/uploads/2021/03/ARCHIVO1_PRC_QUILICURA_EST_DIAGNOSTICO_COMUNAL.pdf

[14] Figura obtenida en https://prcquilicura.cl/wp-content/uploads/2021/06/Archivo1_Borrador_ResumenEjecutivoImagenOBjetivo.pdf

[15] Ordenanza General de Urbanismo y Construcciones (OGUC): https://www.bcn.cl/leychile/navegar?idNorma=8201

[16] Explicación de los 6 tipos de usos de suelo: https://www.catalogoarquitectura.cl/cl/oguc/conoce-los-6-tipos-de-uso-de-suelo-establecidos-en-la-oguc

[17] Las imágenes objetivo se pueden encontrar en: https://prcquilicura.cl/wp-content/uploads/2021/06/Archivo1_Borrador_ResumenEjecutivoImagenOBjetivo.pdf

[18] Conformada por Corporación Ngen, Colectivo Ecosocial y Popular de Quilicura, Resistencia Socioambiental Quilicura, Territorio Emancipado, Quilicura Se Renueva, Coordinadora Medioambiental Digno Quilicura, Comité de Cesantes Gladys Marín, Andha Quilicura, No Más Tag, Junta de Vecinos Lo Marcoleta 3 Unida y Mujeres por una Nueva Constitución.

[19] Mayor información en: https://resumen.cl/articulos/negocio-inmobiliario-una-de-las-amenazas-que-afectan-al-humedal-quilicura-el-mas-grande-de-la-region-metropolitana

[20] Ficha técnica del proyecto: https://seia.sea.gob.cl/expediente/ficha/fichaPrincipal.php?modo=ficha&id_expediente=654646

[21] Ver también: https://resumen.cl/articulos/el-historial-de-incendios-quimicos-en-quilicura

[22] https://laventanaciudadana.cl/paralelismo-entre-humedales-chimalfe-y-quilicura/?fbclid=IwAR0vtXOaC3BCt4o7WEFg9_B0HXBJDJXoSPYmGRTiaLn2iAkcC249Y_fffro

[23] Más información en: https://resumen.cl/articulos/planta-de-caca-vecinas-os-de-quilicura-exigen-declarar-inadmisible-proyecto-de-aguas-san-isidro

[24] Ficha del proyecto: https://seia.sea.gob.cl/expediente/ficha/fichaPrincipal.php?modo=ficha&id_expediente=2154183885

.

Fotografía principal: Jornada de limpieza Humedal San Luis Norte. Noviembre de 2020.

Estas leyendo

La lucha ciudadana por la regeneración de los humedales de Quilicura