Advertisement

La relevancia de los humedales ante las lluvias e inundaciones en el Gran Concepción

El frente de mal tiempo, acompañado de extenuantes lluvias y viento, dejó al descubierto la fragilidad de las comunas del Gran Concepción, en cuanto a sus sistemas de recolección y alcantarillado, inundando calles y avenidas principales. Lo anterior, se suma a la nula capacidad de contención natural que le está quedando a la provincia para palear estos comunes sucesos climáticos, considerando el riesgo constante al que están expuestos, por ejemplo, los humedales, ecosistemas de amplia absorción de agua que permite entre otros, filtrarla y redistribuirla a través de las napas subterráneas, cuestión que podría moderar el impacto de aguaceros como el de este martes en la ciudad.

Por Juan Contreras Jara

Esta mañana el Gran Concepción amaneció inundado en distintos puntos de sus comunas. Poblaciones de San Pedro de la Paz, la Vega Monumental y la Udec en Concepción, además de los tramos que conectan Talcahuano con Hualpén, fueron algunos de los puntos afectados por las intensas lluvias, según reportaron usuarios y usuarias a través de redes sociales. Clases suspendidas, autos en panne y calles absolutamente abnegadas formaron parte de los registros.

 

 

 

Considerando que las lluvias son parte del clima del Biobío, proteger los ecosistemas que naturalmente pueden contenerlas deberían ser prioridad para las autoridades regionales y comunales, pero la constante venia a proyectos de impacto socio ambiental, como el inmobiliario o energético, demuestran un dispar interés.

Te puede interesarDardos a AES Andes: Superintendencia del Medio Ambiente inició proceso sancionatorio contra proyecto eólico Mesamávida tras denuncias de comunidades

Los humedales, cuerpos de agua de importante presencia en el Gran Concepción, son uno de los ecosistemas que cooperan en los procesos de flujo de agua, redistribuyéndola y absorbiéndola, por ejemplo, cuando se producen subidas de esteros y ríos o cuando caen intensas lluvias, como las vividas durante esta jornada.

Martín Sanzana, parte de la Red de Humedales del Biobío y poblador sanpedrino, explicó a RESUMEN que, «los humedales son lugares donde el agua se absorbe, son grandes esponjas que regulan la velocidad, la extensión, absorben las inundaciones, infiltran el agua. Tienen un montón de cualidades los humedales. Algunos científicos hablan de los servicios ecosistémicos y desde el mundo ambiental, decimos más bien de cómo esa naturaleza viva, tiene la capacidad de autorregularse y desarrollar un equilibrio con los otros ecosistemas. Son grandes reguladores de los flujos de agua»

Actualmente en el Gran Concepción existen humedales en peligro, incluso estando dentro del perímetro de un Santuario de la Naturaleza, como el caso del Humedal Los Batros, en San Pedro de la Paz, el que sufrió el relleno de uno de sus caudales a fines de marzo.

 

 

 

Por otra parte, el humedal Vasco de Gama en Hualpén, está seriamente intervenido por inmobiliarias y particulares, a través de rellenos y cambios en los flujos de agua, además concentración de basurales clandestinos. Pese a los años de denuncias, recién el 8 de abril pasado se concretó la primera fiscalización en terreno de autoridades ambientales de la región. 

Otro cuerpo de agua actualmente amenazado es el humedal Paicaví, el que pese a encontrarse en tramitaciones de ser declarado urbano por el ministerio de Medio Ambiente, arriesga sufrir la construcción del proyecto inmobiliario Borde Vista, de Madesal,  que contempla la construcción de diez torres de 5 pisos cada una, en una superficie total de 10 mil metros cuadrados.

Sobre la constante amenaza a los humedales, pese a su importancia en la regulación del agua y la deficiente o tardía respuesta de las autoridades ambientales. «Cuando intervenimos humedales y creemos que no va a pasar nada, bueno, la naturaleza se encarga de recordarnos que cometemos errores y tenemos que subsanarlos y no profundizarlos, que es lo que las soluciones del Estado y los privados pretende», expresó Martín Sanzana.

Estas inundaciones, comentan desde la Red de Humedales del Biobío, demuestran la nocividad de continuar con los rellenos en estos cuerpos de agua, poniendo como ejemplo el caso de Collao y sus distintos sectores, donde, «ha habido una intervención sistemática del Estado y los privados para reducir la superficie del río Andalién, que en ese sector tenía un gran humedal y también del estero, que en realidad es un río, el río Noguén, que ha sido canalizado. La canalización como solución, reduce la superficie de absorción, por lo tanto es una solución temporal, que ante eventos extremos como este, maximiza la catástrofe».

Si bien las concentraciones de lluvias o la disminución de estas son resultado de distintos eventos, como por ejemplo el cambio climático, la respuesta desde las ciudades podría variar diametralmente mediante la absorción natural que pueden brindar los humedales.

Por esta razón es que las organizaciones socioambientales del Gran Concepción permanecen presionando a sus respectivos municipios para que concreten las tramitaciones y declaren como urbanos a los cuerpos de agua, que en lluvias como las de esta jornada, podrían cumplir una vital labor de contención. 

 

 

 

 

 

 

Estas leyendo

La relevancia de los humedales ante las lluvias e inundaciones en el Gran Concepción