Advertisement

Los Laureles: el último gran bosque nativo de Longaví en peligro por remates

[resumen.cl] En la precordillera de Longaví, el sector Los Laureles alberga uno de los últimos bosques nativos de la comuna. Actualmente varios terrenos se encuentran en peligro de remates por parte de Bienes Nacionales. Vecinos y vecinas del sector denuncian irregularidades en este proceso y buscan evitar que intereses empresariales afecten el sector.

 

 

El río Achibueno y el río Blanco provienen del volcán Nevado de Longaví y entre ambos se encuentra el sector Los Laureles que aún conserva extensos bosques nativos, remanentes de la destrucción causada a ritmo lento desde el periodo colonial en adelante, y luego con una mayor aceleración en las últimas décadas del Siglo XX, con la llegada de las plantaciones forestales de pino y eucalipto para la producción de pulpa de celulosa y papel

 

Explotación histórica de latifundistas en medio de la pobreza y el abandono de la población

En conversación con RESUMEN, Dagoberto Fuentes, profesor de Historia nos explica que «anteriormente Los Laureles era una hacienda llamada Esperanza Montaña, propiedad del latifundista Francisco Urrutia que a su vez era dueño de otras haciendas en Longaví. Los Laureles era una especie de espacio de transición entre el valle y la cordillera donde posteriormente llegaban los animales allá en las veranadas».

 

Bosque Los Laureles y hacia el norte se aprecia valle alto del río Achibueno y el cerro El Toro

 

Dagoberto comenta que «Los habitantes del sector debían pagar una obligación porque eran inquilinos, eran varias tareas y faenas que realizaban durante el año. La principal era la trilla y todo lo relacionado al trigo, las que se realizaban en haciendas de valle, entonces ellos bajaban de la montaña, de Los Laureles y bajaban a trabajar al valle».

El profesor describe las condiciones de explotación que se daban en aquel contexto histórico. «La gente vivía en la pobreza, no les alcanzaba para nada, había mucha obligación para las familias inquilinas, el jefe de familia tenía la obligación de prestar mano de obra familiar, y en este caso eran los hijos quienes pagaban la obligación, quienes iban a la cordillera, y finalmente por una miseria de tierra que al final les permitía la supervivencia dentro de la hacienda y por el derecho a talaje que correspondía a una vaca, era lo único que podían mantener» indica.

El bosque Los Laureles se ubica junto a las faldas del volcán inactivo Nevado de Longaví (al fondo). A principios de marzo se podía apreciar que el volcán presentaba una muy escasa cantidad de nieve en su cumbre

 

Por su parte, Luis Soto, expresidente de la Junta de Vecinos de Los Laureles, nos explica que luego de Francisco Urrutia, el fundo se lo adjudicó Jorge Jadue Pinochet con dos socios más, colocando bancos de aserraderos para talar bosque nativo.  «La gente le trabajaba pero gratis, no pagaba. Después quedó debiendo contribuciones, él no pagaba contribuciones, total que el campo tuvo que irse a remate y ahí entró la junta de vecinos». Explica detallando que allí lucharon para que los habitantes originales pudieran quedarse en sus predios, «Se aparcelaron poco más de la mitad del terreno, queda todo lo demás que está fiscal todavía» señala.

«Somos el patio trasero de Longaví» denuncia Luis explicando que en pleno Siglo XXI aún se encuentran sin luz, ni agua potable, mucho menos escuela o servicios de salud. Además, presentan graves problemas de conectividad debido al mal estado de los caminos.

 


También puedes ver: Pobladoras/es de Los Laureles exigen arreglos en camino de acceso a la comunidad

 

Precisamente esta semana las y los pobladores denunciaron los reiterados incumplimientos de compromisos de la Municipalidad de Longaví y, concretamente, del alcalde que busca su reelección, Cristián Menchaca Pinochet (UDI). Ante la inminente llegada del otoño y las lluvias que convierten el camino en un barreal, la comunidad de Los Laureles no descarta próximas movilizaciones para que se realicen los arreglos pertinentes.

 

Deforestación en la precordillera del Maule sur

Un estudio de 2010 realizado por un equipo de la Universidad de la Frontera y la Universidad Austral de Chile evaluó la deforestación en la zona precordillerana de las comunas de San Clemente, Colbún, Linares y Longaví

Para ello se realizó análisis de imágenes satelitales en el periodo 1989 a 2003, concluyendo que el bosque nativo se redujo en un 44%, lo cual se traduce en una tasa de deforestación de 4,1% al año.

 

Extensos monocultivos forestales en la zona

 

Un 29 % de la superficie del bosque nativo original fue reemplazada preferentemente por coberturas de matorral

Este reemplazo de bosque nativo por matorrales se asocia «principalmente a prácticas de floreo y extracción de leña, lo cual produce la degradación del bosque» señala el estudio

 

 

Junto al camino en un predio de Forestal Arauco S.A. (FASA) se observa vegetación anormalmente seca entre los monocultivos de Pinus radiata, posiblemente debido a la aplicación de herbicidas

 

Mientras tanto, un 27% del bosque nativo fue reemplazado por plantaciones forestales. El estudio señala que una gran proporción (63%) de las actuales plantaciones forestales está establecida sobre terrenos que anteriormente correspondían a bosque nativo .

 

Faenas de cosecha de plantaciones forestales en la zona

 

Este reemplazo de bosque nativo por monocultivos forestales principalmente de pino y también de eucalipto «se explica por el incentivo a la forestación y por la creciente demanda de productos derivados de la madera y pulpa» señala la publicación que se encuentra disponible para su descarga gratuita.

 

Peligro de remates al mejor postor

Natalia Zerega, vecina de Los Laureles, indicó a RESUMEN que ahora se enfrentan a un nuevo problema que es el remate de 9 lotes por parte de Bienes Nacionales a modalidad de venta y como suelo agrícola «lo que nos tiene muy preocupados como vecinos porque no sabemos cual va a ser el fin de estos lotes» explica.

En enero pasado, vecinos y vecinas del sector interpusieron un Recurso de Protección en defensa del territorio, a causa de este irregular cambio de rol respecto al uso de suelo.

 

 

Vista aérea del terreno donde se ubica la sede de la Junta de Vecinos

 

Juan Durán, residente del sector nos explica que junto a la comunidad empezaron a investigar y se dieron cuenta que la sede de la junta de vecinos pretendía ser rematada «Nos llamó mucho la atención la categorización y la descripción de los terrenos. Se describen los terrenos como un secano, con presencia de bosque nativo y de renoval, en algunos lados de roble. Y claramente esa descripción no corresponde al terreno de la junta de vecinos y a varios de los terrenos, ya que hay muchos terrenos que según la ley de bosque nativo son un bosque nativo de preservación incluso, que requiere mayor cuidado» señala.

 

También puedes ver: Ratificación en la Corte Suprema: Se prohíbe sustituir bosque nativo por plantaciones agrícolas

 

Luis Soto, explica que ven como una amenaza en que vendan los terrenos como agrícolas ya que el bosque nativo podría ser severamente afectado. «Eso es lo que no queremos, ya que este el único bosque nativo que va quedando de Longaví para arriba, el resto estamos rodeados de pino» advierte.

La sede la de Junta de Vecinos de Los Laureles

 

Soto comenta que gracias a la unión de los vecinos y vecinas la media hectárea donde se encuentra la sede logró ser sacada del remate «Y ojalá que no se rematara nada, porque no conocemos a nadie, se lo puede adjudicar hasta una empresa eso, no sabemos, pero nosotros lo vamos a defender, para eso estamos».

Estas leyendo

Los Laureles: el último gran bosque nativo de Longaví en peligro por remates