Advertisement

Mueren 16 haitianas y un niño en las costas de Bahamas huyendo de la violencia y la pobreza

Una nueva tragedia se produjo este domingo cuando al menos, 17 personas murieron ahogadas frente a la costa de Bahamas, mientras que otras 25 personas fueron rescatadas. Las autoridades bahameñas señalaron que los migrantes se trasladaban a Estados Unidos huyendo de la violencia pandillera que afecta al país, además de la crisis política y la pobreza que no deja de azotarles.

Por: Adrián Ríos Pincheira

Philip Davis, primer ministro de Bahamas, indicó que «desafortunadamente, pudimos ver que había 17 personas que fueron sacadas, todas fallecidas. En esos números, hay 16 mujeres y lamentablemente, un niño pequeño de entre cuatro y cinco años«, precisó.

Al mismo tiempo aseguró que se está llevando a cabo una investigación a cargo de diversas agencias, ello para determinar las circunstancias que rodean los hechos, a pesar de ello, se puede presumir que haya una posible operación de contrabando de personas tras esta tragedia.

El mandatario agregó que "La Fuerza Real de Policía de Bahamas, la Fuerza Real de Defensa de Bahamas, respondieron a los informes de un incidente de navegación a siete millas de New Providence justo después de la 1 a.m. (0500 GMT) del domingo 24 de julio de 2022. Inmediatamente se realizó una operación de rescate. Recuperaron 17 cuerpos del agua«.

Según informa France 24, las investigaciones permiten apuntar que se movilizaban alrededor de 60 personas en la embarcación siniestrada, ello lleva a pensar a las autoridades que habría varios desaparecidos y es por eso que continúan las labores de búsqueda y recuperación en el área.

Ryan Pinder, Fiscal general del gobierno de las Bahamas, informó que hay dos detenidos de nacionalidad bahameña, a quienes se les investigando. «Esperaremos y veremos los informes finales de la investigación del equipo de aplicación de la ley. En la medida que esas investigaciones revelen culpabilidad criminal, no habrá ninguna resistencia por parte del gobierno de las Bahamas para emprender las acciones penales necesarias y la aplicación de la ley penal contra aquellos que lo merezcan" afirmó.

También puedes ver La crisis invisible: 89 muertos en Haití esta semana

 

Recordemos que desde el pasado 7 de julio Haití atraviesa una violencia desatada producto de la guerra entre bandas. En ese marco miles haitianos huyen del país, una de las rutas utilizadas es la de Bahamas para, finalmente, llegar a Estados Unidos.

La ONG Human Rights Watch, estima en 300 las personas asesinadas hasta este viernes, 21 de ellas quemadas, además de contar 16 desapariciones. Para la Red Nacional de Defensa de los Derechos Humanos "las bandas también quemaron viviendas y usaron vehículos pesados para demolerlas, 125 casas quedaron destruidas".

Recién hace una semana, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas votó de forma unánime un veto a la venta de armas en Haití. También la ONU aprobó que continúe la presencia de las fuerzas de paz en el país, a pesar de su cuestionamiento y el nulo efecto en el cese de la violencia.

En ese sentido, el primer ministro Davis manifestó "Nuestra posición de Caricom, siempre ha sido que la solución tiene que ser una solución de Haití en lugar de una solución impuesta. Esa sigue siendo nuestra posición y vamos a participar muy pronto en el intento de unir a las facciones. Por el momento, son solo guerras de pandillas. Es un estado fallido. Y los esfuerzos para unir a las partes en conflicto, y digo a los líderes de las pandillas, están en marcha mientras hablo".

La crisis solo ha empeorado en el último tiempo debido a los cortes eléctricos, la escasez de combustible y el control de las mafias respecto a la venta de carburantes. Haití vive una difícil situación, agudizada tras el asesinato del presidente Jovenel Moise en 2021 presuntamente ejecutado por mercenarios locales y colombianos ligados a grupos paramilitares. El hecho estaría articulado desde Estados Unidos y República Dominicana y se encuentra aún en investigación.

Estas leyendo

Mueren 16 haitianas y un niño en las costas de Bahamas huyendo de la violencia y la pobreza