Porco Rosso: Mejor ser un cerdo que un fascista

Por A.Baeza

Una de las grandes pasiones de Hayao Miyazaki son los aviones y aeronaves en general, los que suelen aparecer en gran parte de sus trabajos (al igual que escenas de comida). En "Porco Rosso" (1992) va más allá, derechamente es una película sobre aviones, o más precisamente, hidroplanos. La séptima película del Studio Ghibli y la quinta del prolífico autor en éste, está basada en el manga «Hikoutei Jidai» (La era del hidroavión) escrito por el mismo Miyzaki para una revista especializada en aeronaves (la Model Graphix) en 1989. La adaptación originalmente iba a ser un corto o mediometraje para una línea aérea, así ofrecer como producto en los vuelos (por eso tal vez la presentación en múltiples idiomas al inicio). Sin embargo, al ir avanzando y consolidando la producción, decidió (afortunadamente) desarrollarla como una película propiamente tal.

Ambientada hermosamente en la Italia del período entreguerras, la época de oro de los hidroplanos, es una de las pocas cintas Ghibli en romper con la regla no escrita de tener protagonistas mujeres, siendo su personaje principal un hombre… o algo así, pues cuenta la historia de Marco Pagot, un experimentado y muy hábil piloto que participó en la Primera Guerra Mundial, de la que volvió convertido en un cerdo. Desde entonces se retiró de la vida militar para vivir de manera aislada como mercenario a sueldo valiéndose de sus portentosas habilidades como piloto en su hidroplano color carmín, por lo que recibe el apodo de "Porco Rosso" (Cerdo Rojo en italiano), el título de la película.

También puedes leer: Pompoko: conflicto socioambiental desde el animé

La historia comienza con una cómica secuencia: un llamado en que piden el auxilio de Porco luego que los "Mamma Aiuto", una torpe banda de piratas aéreos, ha robado un barco de pasajeros en el mar Adriático, ese espacio del mediterráneo entre la Península Itálica y Los Balcanes, y ha tomado un grupo de divertidas niñas como rehenes, las que no les muestran ningún temor y terminan por entorpecer sus intenciones. Tras un nuevo plan frustrado por este cazarrecompensas, contratan a un piloto estadounidense: Curtis, cuyo nombre hace referencia al "Curtiss Falcon" modelo norteamericano de biplano usado la década del 20, y quien asegura haber ganado el Trofeo Schneider, una competencia de hidroplanos real celebrada durante unos años a comienzos del Siglo XX.

El primer encuentro entre Porco Rosso y Donald Curtis ocurre en el "Hotel Adriano", ubicado en una diminuta isla en medio del mar, donde su propietaria. "Madamme Ginna", está cantando "Le temps des cerises" ("el tiempo de las cerezas" en francés), una canción asociada a la Comuna de París movimiento insurreccional obrero que gobernó la capital de Francia durante 60 días en 1871, antes de sufrir una brutal represión, con un proyecto político de socialismo autogestionario, considerado la primera toma de poder de las clases proletarias en la historia de la modernidad, siendo reivindicado tanto por comunistas como anarquistas, ya que ocurrió antes de la separación de ambos movimientos.

Y ya que me refería a la música, punto aparte merece resaltar el genial trabajo (nuevamente) de Joe Hisaishi, quien habitualmente acompaña a Miyazaki en sus producciones. Esta vez, además de la habitual emoción que logra transmitir con sus composiciones, logra rescatar un ambiente muy de los años 20, y su vez en otras piezas, muy mediterráneo.

Te puede interesar: Chihiro o la alienación del trabajo

Al hablar de la Italia de los 20 irremediablemente se piensa en Benito Mussolini, y este tema no es dejado de lado en la película. Cuando el protagonista sale de las islas del Adriático a comprar implementos para su avión, llama la atención de oficiales fascistas en la calle y es vigilado de cerca en el banco, cobrando su paga por el rescate de las niñas con unos billetes con la cara de un general reptil. Al salir, se encuentra con desfile militar, banderas fascistas, miradas de desconfianza hacia él y una multitud vitoreando, para luego entrar a un taller a hacer sus compras donde el dueño le dice como respuesta al comentario de Porco respecto al desfile "aprobarán leyes contra ustedes", sin especificar quiénes son esos "ustedes", ¿acaso se referían a los diferentes?

Porco Rosso

Los billetes entregados en el banco con la figura del «general reptil»

Buscando reparar su nave, va al polo industrial de italiano tanto entonces como hoy: Milán (expuesto al sacrificio de sus trabajadores por el coronavirus para no detener la actividad económica), donde es fuertemente perseguido. Al encontrarse con un viejo amigo y camarada de armas, éste le advierte que está siendo seguido y que lo investigan, entre otras cosas, por traición y por "ser un cerdo", así que le ofrece volver a la Fuerza Aérea para salvarse, a lo que Porco responde "Prefiero ser un cerdo que un fascista"

Puedes leer: Isao Takahata, principe del sol: Animación, Ghibli y marxismo

Otro punto interesante es el taller de Piccolo en Milán, donde reparan el hidroavión, puesto que la mano obra utilizada para la faena resulta ser completamente femenina y -a la italiana- familia. No hay ningún hombre, el desempleo les ha hecho migrar afectados por la gran crisis del final de la década, de hecho, el mismo taller depende de este trabajo para sobrevivir gracias a una cantidad gigante de billetes, los que a su vez no valen nada a causa de inflación.

De ahí al despegue para el enfrentamiento final con Curtis, el yanqui que quiere ser actor de Hollywood y luego presidente.

Lo de usar un cerdo como protagonista para una película de aviones puede resultar cómico, pues "el día que los chanchos vuelen", algo que se dice para representar un futuro poco probable, podría haber llegado en esta película con uno de ellos como piloto experto. Asimismo, qué nos quiere decir la frase ¿"Prefiero ser un cerdo que un fascista"? ¿acaso el insulto "cerdo fascista" es injusto con los cerdos? Es preferible mantenerse como algo que ellos consideran "despreciable" antes que aceptar el fascismo, preferible cualquier cosa antes, Marco acepta incluso ser perseguido. Por lo demás, todos los animales son nobles, nada está por debajo del fascismo.

PD: Porco Rosso fue agregado recientemente al catálogo de Netflix, pero si no tienes cuenta en esa plataforma de streaming la puedes ver en este enlace (mientras dure)

 

Estas leyendo

Porco Rosso: Mejor ser un cerdo que un fascista