Reporte global confirma que 2016 fue el tercer año consecutivo más caliente en el registro histórico

Reporte global confirma que 2016 fue el tercer año consecutivo más caliente en el registro histórico

[resumen.cl] Este reporte realizado por la Sociedad Meteorológica Norteamericana confirma que 2016 fue el año más caliente en el registro instrumental de 137 años. El reporte indica que el año 2016 presentó: la temperatura promedio global en la superficie más alta en el registro histórico; la temperatura global troposférica más alta en el registro; la temperatura superficial del mar más alta; y el nivel del mar a nivel global como el más alto del registro histórico. El reporte también destaca que los gases invernadero, tales como dióxido de carbono, metano y óxido nitroso también alcanzaron los niveles más altos en el registro instrumental.

Un nuevo reporte del Estado del Clima confirmó que el año 2016 ha sobrepasado a 2015 como el año más caliente en en 137 años en el registro. Este pasado 10 de agosto, la Administración Nacional y Oceánica y Atmosférica (NOAA, por sus siglas en inglés) publicó el reporte anual del Estado del Clima, publicado en conjunto con la Sociedad de Meteorología Americana. El reporte de 298 páginas fue preparado un equipo del Centro Nacional de Información Ambiental del NOAA, que afirma que 2016 fue el año más caliente en los 137 años que presentan registros

 

Temperatura superficial global comparada con el promedio de 1981-2010. Fuente: NOAA/NCEI

 

El reporte señala que el clima del año 2016 ha resultado de una combinación de la influencia de larga escala del calentamiento global y un fuerte evento el Niño. El reporte encontró que los principales indicadores del cambio climático han continuado reflejando tendencias consistentes con un sostenido calentamiento planetario. Varios marcadores tales como las temperaturas de tierra y oceánicas, el nivel del mar, y las concentraciones de gases invernadero en la atmósfera rompieron records en 2016.

El reporte anual, liderado por el Centro Nacional de Información Ambiental del NOAA, está basado en contribuciones de cerca de 500 científicos de más de 60 países del mundo, y refleja decenas de miles de mediciones múltiples e independientes. Este documento provee una detallada actualización de indicadores climáticos, eventos climáticos notables, y otros datos colectados por estaciones de monitoreo e instrumentos localizados en tierra, agua, hielo y en el espacio.

Principales conclusiones del reporte.

El reporte muestra patrones, cambios y tendencias del sistema climático global. Ejemplos de indicadores incluyen varios tipos de gases invernadero, temperaturas en la atmósfera, océano, continentes, cobertura de nubes, nivel del mar, salinidad oceánica, extensión de las banquisas polares oceánicas, y cobertura de nieve en montañas continentales.

El reporte detalla que mientras que el clima de 2016 ha sido fuertemente influenciado por el evento El Niño, el aumento de las temperaturas estuvo asociado a extensivas sequías, sobrepasando a la mayor parte de los años en el registro desde 1950. Para cualquier mes de 2016, el 12% o más de tierra global, experimentó severas condiciones de sequía, la extensión más grande en el registro instrumental.

Los gases invernadero en 2016 alcanzaron un nuevo peak de 402,9 partes por millón. Cabe recordar que en 2015, los niveles de dióxido de carbono sobrepasaron las 400 ppm por primera vez en los últimos 800.000 años.

Vea también: La Tierra ante una ‘nueva era climática’: concentración promedio mundial de CO2 alcanzó las 400 ppm en 2015

 

 

El reporte también destaca que las temperaturas en la superficie del océano fueron las más altas en el registro. De acuerdo los datos analizados, el record de temperatura promedio global oceánica para 2016 fue de 0,36 – 0,41 °C mayor que el promedio de 1981-2010 y sobrepasó la anterior marca de 2015 de 0,01- 0,003 °C.

El contenido de calor de los océanos estuvo cerca de un nuevo record. El calor en la capa superior de los océanos (los primeros 700 metros) mostró un leve declive comparado al record alcanzado en 2015. El reporte señala que estos hallazgos son consistentes con una continua tendencia de calentamiento de los océanos.

El nivel global del mar es el más alto en el registro. El promedio global del nivel del mar alcanzó un nuevo record en 2016, con valores de 82 mm más altos los observados en 1993, cuando comenzaron las mediciones satelitales.

 

 

La cobertura del hielo ártico estuvo cerca del registro más bajo. La máxima cobertura del hielo ártico se mantuvo en marzo de 2016 y el resto del año como la más baja en 37 años de registros satelitales, y es la segunda menor extensión de hielo desde septiembre de 2007.

Los ciclones tropicales se mantuvieron por sobre el promedio general en 2016. Hubo 93 ciclones tropicales con nombre en el océano global el año pasado, sobre el promedio de 1981-2010 de 82 tormentas. Tres cuencas, la del Atlántico Norte y Este y Oeste del Pacífico experimentaron actividad por sobre lo normal en 2016.

El reporte destaca que los gases invernadero dominantes dióxido de carbono, metano y óxido nitroso, continúan incrementándose y alcanzarán nuevos records. El incremento en el promedio global anual de concentraciones de metano y dióxido nitroso desde 2015 a 2016 fue generalmente consistente con las tendencias globales. Sin embargo, el aumento de 3,5 +/- 0,1 partes por millón en el promedio de dióxido de carbono desde 2015 a 2016 fue el mayor aumento observado en 58 años de registros instrumentales.

 

 

 

Océanos

El promedio global anual de la temperatura de la superficie oceánica (SST, por sus siglas en inglés) para 2016 fue registrado como alto, justo sobrepasando el registro previo de 2015 en cerca de 0,01°C. La tendencia global en la temperatura superficial del mar para para el periodo de 2000-2016 es de +1,62°C por siglo. Esta tendencia de calentamiento es mucho mayor a la de 1950-2016 de +1,00 °C por siglo.

El promedio global del nivel del mar también alcanzó un nuevo récord en 2016, marcando el sexto año consecutivo y en 21 de los últimos 23 años, se ha incrementado en comparación con años anteriores. El nuevo aumento de 3,4 (+/-0,4) mm por año refleja la tendencia multidecadal en curso durante el registro de mediciones con altímetro satelital, así como la continuación de El Niño en la primavera de 2016.

El contenido de calor oceánico (OHC, por sus siglas en inglés) anual global muestra una ligera caída en comparación con el alto registro de 2015. Sobre el periodo 1993-2016, hay tendencias de calentamiento estadísticamente significativas en el contenido de calor oceánico en el Hemisferio Sur, la mayor parte hacia el norte de la Corriente Circumpolar Antártica, donde se ha observado gran parte del secuestro de carbono del Pacífico. El reporte también señala que la tasa de captura de carbono de la atmósfera se ha elevado en conjunto con las concentraciones de dióxido de carbono atmosférico.

El Ártico

El promedio de temperaturas superficiales en 2016 al norte de los 60°N fue de 2,0 °C sobre el promedio 1981-2010, rompiendo el récord previo de 2007, 2001 y 2015 de 0,8°C y representa un incremento de 3,5°C desde el inicio de los registros en 1900.

El 24 de marzo, la banquisa de hielo oceánica al final de la temporada de crecimiento alcanzó su nivel más bajo en los 37 años de registros satelitales.

En septiembre de 2016, la extensión mínima del hielo ártico era 33% mas pequeña que el promedio de 1981-2010. Esta cobertura alcanzó su segundo valor más bajo después del record de 2007.

La cobertura de nieve primaveral (SCE por sus siglas en inglés) también ha presentado reducciones significativas desde 2005. En 2016, nuevos records de bajos niveles de cobertura de nieve primaveral fueron registrados en abril y mayo en el ártico norteamericano.

Continuando con un patrón bajo la superficie, registros de altas temperaturas a 20 metros de profundidad fueron medidos en todos los observadores de permafrost, o la capa de suelo congelado de la tundra, en el norte de Alaska y el observatorio canadiense de Ellesmere Island. Cabe señalar que un eventual deshielo masivo del permafrost tiene el potencial de liberar a la atmósfera significativas cantidades de gases invernadero, en un evento que podría resultar catastrófico a nivel global.

Antártica

Durante este periodo registraron un mínimo de hielo marino diario y mensual. Se observaron los márgenes de la media de noviembre de la cobertura de hielo más de 5 desviaciones estándar por debajo del promedio de 1981-2010. Estos valores récord en la cobertura de la primavera austral de 2016 contrastan fuertemente con el registro de altos valores observados durante 2012-14

 

 

Vea también: El CO2 en la Antártica alcanza las 400 ppm por primera vez en 4 millones de años

 

Con temperaturas frías en la superficie prevaleciendo durante la temporada de fusión de hielo de 2015-16, la mayor parte del continente y la plataforma de hielo mostraron anomalías negativas en la fusión del hielo comparadas al periodo de 1981-2010. Sin embargo, la Plataforma de Hielo de Ross mostró un inusual y amplia temporada de fusión positiva en la relación al promedio de 1981-2010.

Aunque la Península Antártica experimenta estaciones de fusión más largas en relación al resto del continente, las anomalías en la duración de la fusión en la península en 2015-16 fueron en su mayoría negativas. Sobre la región, en primavera, el agotamiento del ozono estratosférico fue menos severo en comparación a los niveles anteriores a 1990.

 

 

América del Sur

Las temperaturas anuales de 2016 estuvieron por encima de lo normal a lo largo de gran parte del subcontinente, incluyendo 2° a 3°C por sobre el promedio en la mayor parte del centro de Sudamérica pero más frías que el promedio a lo largo del sureste de Bolivia, Paraguay, el sureste de Brasil, Uruguay y el centro y norte de Argentina. Durante el 27-30 de abril, la mayor parte de Paraguay fue afectada por la mas intensa ola de frío en 57 años.

 

 

Se registraron sequías en diversas áreas. En el noreste de Brasil, fuertes anomalías negativas en la humedad del suelo y condiciones de sequía fueron observadas por quinto año consecutivo, en lo que se constituye como la sequía más larga registrada en la región.

 

Mapas describiendo la deficiencia de agua (en días) para el Nordeste de Brasil durante su año hidrológico (octubre-septiembre). a) periodo 2011-12, b) periodo 2012-13, c) 2013-14, d) 2014-15, y e) 2016-16. La línea púrpura representa la frontera de la región semi-árida. Fuente: Marengo et al., 2017

 

Condiciones de sequía fueron también observadas en el oeste de Bolivia y Perú, causando severos incendios forestales e interrupción en el suministro de agua. En Bolivia ser registró la peor sequía en los últimos 25 años. Mientras tanto, condiciones de lluvias fueron observadas a través de todo el año a lo largo de la zona sur del subcontinente, causando reiteradas y graves inundaciones en Argentina, Paraguay y Uruguay.

 

Líneas sólidas representan las temperaturas promedio en (°C) en Sao Paulo, Río de Janeiro, Curitiba, y Río Branco durante 1-20 junio de 2016. Líneas punteadas representan la respectiva media de 1981-2010.

 

 

Para la región que incluye Argentina, Chile y Uruguay, el reporte señala que la anomalía de temperatura promedio para Argentina y Uruguay fue de +0,1°C y -0,4°C respectivamente. Las anomalías de temperaturas en Argentina en 2016 fue la más fría desde 2011, rompiendo un record de cuatro años consecutivos (2012-15) con un record de altas temperaturas. Chile registró la anomalía positiva más grande de +0,7 °C.

Los meses de verano de diciembre a febrero de 2015-16 fueron más calientes que lo normal a lo largo del norte y centro de Argentina, Chile y Uruguay, con anomalías de temperaturas de 0,5-1,0 sobre el promedio.

La temperatura media para el otoño (marzo-mayo) de 2016 fue de 0,5°-!,0°C más baja en el norte y centro de Argentina, centro de Chile y Uruguay.

El noroeste de la Patagonia experimentó una anomalía de calentamiento de +1°C. Para Argentina, esta temperatura promedio de otoño fue la secta más baja desde el inicio de los registros en 1961.

La temperatura promedio para abril fue mucho mayor al promedio para el noreste de Argentina (+1°C), y al norte de Chile (+0,7°C), con una gran anomalía (-2,0°C) observada en el sur de Argentina y Chile. Condiciones más frías que el promedio a lo largo de Argentina y Uruguay durante mayo con varias locaciones con records de bajas temperaturas. Mientras tanto, en Chile se mantuvieron temperaturas por sobre el promedio para este mes de mayo.

El invierno de junio-agosto estuvo caracterizado por condiciones más frías que el promedio en el noreste de Argentina y Uruguay, con condiciones sobre el promedio en el centro y sur de Chile y oeste y sur de la Patagonia con una anomalía de +1,3°C.

Condiciones bajo el promedio continuaron durante la primavera (septiembre y noviembre) para el noreste de Argentina y el norte de Uruguay con anomalías de -0,2 a -0,5 °C. Temperaturas sobre el promedio retornaron a la región en diciembre por primera vez desde febrero, particularmente sobre Chile central, Argentina y Uruguay.

 

Las precipitaciones en América del Sur durante 2016

Las anomalías de precipitaciones en 2016 para Argentina fueron de +14,3% y para Uruguay +9%. Mientras que las lluvias anuales estuvieron sobre el promedio, condiciones de sequía superiores al promedio fueron observadas en el centro y noreste de Argentina, el norte de Uruguay y Chile central durante la segunda mitad del año, siguiendo la influencia de la fase fría de ENOS (El Niño Oscilación del Sur)

 

Anomalías de temperatura en °C en 2016 (a) y anomalías de precipitaciones (%) en 2016 para América del Sur, como periodo base 1981-2010. Fuente: Datos de 112 estaciones de servicios meteorológicos nacionales de Argentina, Brasil, Bolivia, Chile, Colombia, Guyana, Ecuador, Paraguay, Perú, Suriname, Uruguay y Venezuela. Los datos fueron compilados y procesados por CIIFEN.

 

 

Varios eventos en abril trajeron abundantes lluvias e el noreste de Argentina y Uruguay con varias estaciones marcando records de precipitaciones. En el centro de Chile, Santiago registró el mes de abril más lluvioso desde el inicio del registro en 1878, acumulando 109 mm, con cerca de 7 veces por sobre la media mensual. La extrema precipitación fue asociada con un fuerte El Niño desarrollado en 2015 y disipado en mayo de 2016, que impactó a la cuenca del Río de la Plata con lluvias por sobre el promedio durante el verano y el otoño.

Chile central registró anomalías de precipitaciones por sobre el promedió, tan altas como un 235% en Curicó.

Como eventos notables e impactos, el reporte indica que en Santiago, se alcanzó un nuevo máximo de temperatura el 14 de diciembre, con 37,3°C, sobrepasando el récord histórico de 37,2°C del 19 de diciembre de 1915.

 

En América del Norte

México alcanzó un récord de calor para 2016, después de 1971, mientras que Estados Unidos alcanzó sus segundo año más caliente en el registro (desde 1895), después de 2012.

Después de una sequía y olas de calor que duraron varios años, California tuvo su primera temporada lluviosa desde 2012. En el norte y oeste de Canadá, con calentamientos anormales y condiciones de sequía prevalentes durante cerca de un año, el incendio en el fuerte McMurray quemó más de 590.000 hectáreas y se convirtió en el desastre más costoso de la historia de Canadá con USD 3 billones en pérdidas.

América Central y El Caribe

La mayor parte de las estaciones en América Central tuvieron un registros más altos que el promedio en 2016. En el Caribe, Cuba reportó la cuarta temperatura anual más alta en los 66 años de registros nacionales. Varios ciclones tropicales impactaron a la región. El huracán Matthew afectó Cuba, Barbados, St. Lucía, la República Dominicana y Haití. La tormenta que causó la más grande tormenta humanitaria en Haití desde el terremoto de 2010, con un millón de personas afectadas y más de 540 muertes. En el este de Cuba, aproximadamente USD 2,5 billones en daños fueron reportados.

En noviembre, el Huracán Otto impactó Panamá, Costa Rica y Nicaragua, causando 18 muertes y dañando o destruyendo 2.400 hogares.

África

En 2016, la mayor parte de África experimentó temperaturas sobre el promedio. Varias estaciones en Marruecos reportaron temperaturas que alcanzaron los valores más altos desde el inicio de los registros en 1960. En Egipto, máximas temperaturas alcanzaron los 48°C el 27 y 28 de mayo en Luxor. Records de altas temperaturas fueron observados en sobre Guinea, el sur de Malí y Sierra Leona en agosto. En Sudáfrica se reportó el segundo año más caliente en los 66 años de registro. En el oeste del Océano Índico, Mauricio reportó un récord de calor en 2016, mientras Mayotte y las Islas Comores alcanzaron su segundo registro de año más caliente. Generalmente, las precipitaciones en la región entre los 7,5°- 15°N estuvo sobre el promedio, mientras que la mayor parte del principio de 2016 estuvo bajo el promedio contribuyendo la sequía los primeros meses del año en el sur de África.

Europa y el Medio Oriente

Las temperaturas superficiales anuales para Europa fueron las terceras más altas en los registros desde 1851, con una desviación de +1,41°C desde el promedio de 1961-90. Una larga lista de temperaturas récord en 2016 en la Rusia europea incluyendo su invierno más caliente (diciembre-febrero 2015-16) desde el inicio de los registros nacionales en 1891 y desviaciones estacionales en un rango de más de +6°C. En junio la temperatura diaria máxima marcó records en Israel, sobrepasando los 44°C, más de +1°C mayor que cualquier registro previo en 67 años de historia. En el temprano otoño de Suiza, tuvo su septiembre más caliente en sus 153 años de registro. Alemania reportó 95 sitios con nuevos records de temperatura mensual y Francia observó temperaturas 7°C por sobre el promedio. Varias fuertes tormentas tropicales fueron reportadas a lo largo del continente. Noruega fue golpeada por varias tormentas en enero solamente y un nuevo récord de velocidad del viento fue registrada el 29 de enero en Krakenes, al norte de Bergen. El 23 de junio, los Países Bajos reportaron granizos de más de 10 cm que causaron pérdidas cercanas a los $ USD 530 millones en pérdidas.

Asia

Las temperaturas superficiales anuales medias se mantuvieron por sobre lo normal a lo largo de toda Asia y Siberia en 2016, especialmente al norte de los 60 N. India, Corea del Sur, y Singapur observaron su año más caliente en el registro, así como el este de Japón. China reportó su tercer año más caliente desde el inicio de sus registros en 1951. Sin embargo, el oeste de Mongolia, la segunda más baja temperatura absoluta mínima para el país desde el inicio de los registros en 1961. Condiciones de precipitaciones mayores a las usuales en el Asia central alivianaron la sequía de 2014-15 en el sur de Rusia. El monsón se verano (Junio-Septiembre) contribuyó típicamente a cerca del 75% de las precipitaciones anuales en el sur de Asia. El monsón sobre Kerala en el suroeste de la India el 8 de junio, 7 días después del promedio, cubrió la totalidad del país para el 13 de julio, dos días antes de lo normal.

Lluvias monsónicas estacionales sobre la India fueron de un 97% de su promedio en 1951-2000. Hong Kong observó un otoño más lluvioso del registro.

Oceanía

Nueva Zelanda experimentó su año más caliente desde el inicio de sus registros en 1909, mientras Australia reportó su cuarto año más caliente en sus 107 años de registro.  A lo largo de Micronesia, los totales de lluvia anual se mantuvieron mayormente bajo el promedio, fijando nuevos records de sequía, particularmente en octubre 2015 y marzo de 2016. En el suroeste del Pacífico las condiciones El Niño tuvieron un alto impacto en Vanuatu, donde los valores de lluvia anual fueron los más bajos desde el inicio del registro. Desde mayo hasta el fin de año, un fuerte evento negativo del Dípolo del Océano Índico (también conocido como el Niño indio) se desarrolló contribuyendo e Australia al periodo más lluviosos de mayo-octubre en los 117 años de registros.

 

Principales fuentes de emisiones de gases invernadero.

Según reportes recientes del IPCC, (considerados como conservadores por muchas organizaciones sociales y ambientales en todo el mundo) las emisiones anuales de gases antropogénicos de efecto invernadero (GHG por sus siglas en inglés) se han incrementado en 10 gigatoneladas de carbono equivalentes (GtCO2 eq) entre 2000 y 2010, con este incremento directamente desde el suministro energético (47%), industria (40%), transporte (11%) y construcción (3%). El recuento de las emisiones indirectas eleva la contribución del sector de la construcción y la industria. Desde 2000, las GHG han continuado aumentando en todos los sectores, excepto en la agricultura, silvicultura industrial y cambios de uso de suelo. De las aproximadamente 49 GtCO2 eq emitidas en 2010, 35% (17 GtCO2 eq) de emisiones GHG fueron liberadas por el sector energético, 24% (12 GTCO2 eq) por el sector agrícola-industrial y cambio de uso de suelo, 21% (10 GtCO 2 eq) por la industria, 14 % (7.0 GtCO 2 eq) por el sector de transporte y 6.4 % (3.2 GtCO 2 eq) por el sector de la construcción.

 

Figura: Emisiones totales antropogénicas (GtCO2 eq/año) por sectores económicos. El círculo interno muestra las emisiones directas de gases invernadero (en % del total de emisiones invernadero de 5 sectores económicos en 2010. El círculo exterior muestras las emisiones indirectas de CO2 (en % de emisiones totales antropogénicas) desde la electricidad y la producción de calor son atribuidas a sectores de uso final de energía. “Otras energías” significa todas las fuentes de emisiones invernadero en el sector energético distintas a la producción de electricidad y calor.

Cuando las emisiones desde la electricidad y la producción de calor son atribuidas a los sectores que usan la energía final (emisiones indirectas) las emisiones de la industria y el sector de la construcción en las emisiones globales invernadero se incrementan de 31% a 19% respectivamente.

 

Emisiones invernadero del sector energético, por tipo de combustible.

El sector energético es uno de los principales responsables de las emisiones de gases invernadero a nivel global y está basado principalmente en el uso de combustibles fósiles (carbón, petróleo y gas) Pese a las restricciones nominales que se han planteado desde las más recientes cumbres climáticas, este uso de combustibles fósiles se incrementa a nivel global, aumentando las emisiones de gases invernadero, y se prevé que estos combustibles continúen siendo por lejos, la principal fuente de generación de energía durante las próximas décadas.

Incluso aunque el consumo de combustibles no fósiles se espera que crezca más rápido que los combustibles fósiles, estos representarán el 78% del uso global de la energía en 2040. Las energías renovables son el sector energético con mayor crecimiento en el periodo de proyección. El consumo de energías renovables se incrementa 2,6% al año entre 2012 y 2040. La energía nuclear es la segunda fuente con mayor crecimiento, con un incremento de 2,3% en el mismo periodo. Abundantes reservas de “tight gas”, “shale gas” y metano, contribuyen actualmente a la competitividad del gas natural. Los combustibles líquidos, principalmente en base a petróleo, se mantienen como la mayor fuente mundial de consumo energético. El carbón es la fuente de energía en más lento crecimiento, alcanzando un 0,6% al año y siendo superada por el gas natural en 2030. Las líneas punteadas muestran la proyección del Plan de Energía Limpia de Estados Unidos. Fuente: International Energy Outlook, 2016.

Pese a los acuerdos negociados por gobiernos, compañías y organismos supranacionales, la crisis se agrava con la continuación del negocio de los combustibles fósiles (carbón, petróleo y gas), la negativa a establecer restricciones e impuestos a la operación de mega-compañías contaminantes, el crecimiento y la profundización de la capacidad extractivista de los Estados, el aumento de los consumidores (y no el aumento de la población) y su capacidad de consumo en el sistema urbano-agroindustrial global, la acidificación de los océanos, la pérdida de selvas tropicales y biodiversidad asociada, la depleción de la capa de ozono, el desbalance en el ciclo global del nitrógeno y el fósforo, entre otras problemáticas.

 

 

 

 

Estas leyendo

Reporte global confirma que 2016 fue el tercer año consecutivo más caliente en el registro histórico