Advertisement

"Tierras robadas y bosques en extinción en Chile" apunta revelador informe sobre negocio forestal liderado por Forestal Arauco y CMPC

Un nuevo informe constata los devastadores impactos socioambientales de la actividad de plantaciones forestales en Chile. Despojo y robo de tierras mapuches y campesinas, destrucción y reemplazo de bosque nativo, afectación al ciclo del agua, pérdida de biodiversidad y contaminación acuática son algunas de las temáticas expuestas en el informe.

Por: Vicente Lagos Isla

 

El documento fue elaborado por la red Environmental Paper Network (EPN), aque agrupa a más de 150 organizaciones de la sociedad civil que buscan transformar la industria de celulosa y papel. El informe fue realizado en colaboración con el colectivo Viento Sur en conjunto con Global Forest Coalition.

Estudios previos han constatado los impactos de la industria de plantaciones forestales o monocultivos forestales de pino y eucalipto para pulpa de celulosa o productos derivados de la madera. La reducción drástica de la biodiversidad vegetal y acuática con el desmonte y quema de bosque nativo, en conjunto con su impacto en ciclo del agua, han transformado radicalmente el paisaje, empobreciendo a las comunidades.

En Chile, procesos de cambios de uso y cobertura de suelo con reemplazo de bosque nativo por tierras agrícolas y posteriormente plantaciones forestales han ocurrido de manera acelerada durante las últimas décadas en una amplia red de cuencas hidrográficas

El presente informe constata que «Las plantaciones forestales aumentaron diez veces entre 1975 y 2007 y ahora ocupan casi la mitad (43%) del paisaje del centro-sur de Chile. Mientras tanto, los bosques naturales han disminuido. Por ejemplo, en la cordillera de Nahuelbuta, entre las regiones de Biobío y la Araucanía, en los 25 años transcurridos entre 1986 y 2011, un tercio de los bosques naturales fueron sustituidos por monocultivos con fines madereros».

 

También puedes ver: Miles de abejas mueren en Nacimiento: apicultores apuntan a Forestal Mininco de CMPC

 

El informe agrega que «El retorno de la democracia en Chile no ha remediado los daños causados por la dictadura. No se han restaurado los bosques naturales, ni se han devuelto las tierras robadas a sus propietarios originales. Por el contrario, las plantaciones a gran escala han seguido expandiéndose y presionando a los hábitats circundantes. El consumo intensivo de agua ha agotado la capa freática y esto, junto con el cambio climático, está provocando una oleada de sequías e incendios forestales que amenazan directamente los bosques naturales restantes, así como al clima global. A su vez, cuando las
comunidades indígenas trataron de reclamar sus tierras tradicionales, se encontraron con una violencia y una criminalización que derivaron en protestas y represión».

Ante la solicitud de EPN de comentar las conclusiones de este informe, Arauco respondió con una carta en la que la empresa afirma que estas descripciones de conflictos territoriales «carecen de fundamento y no involucran a empleados de ARAUCO».

 

También puedes ver Llamas del despojo: Cómo las forestales arrasaron con fuego el bosque nativo en Nahuelbuta y la Cordillera de la Costa en Chile

 

En la citada misiva la empresa indica que «transfirió 4.645 hectáreas a las comunidades a través de los mecanismos del Estado, y existe un acuerdo formal para transferir otras 8.287 hectáreas a las comunidades por medio de la CONADI».

Esto representa menos de 1% del total de 1.117.788 de hectáreas de tierra que posee Forestal Arauco.

 

Vea el informe completo aquí

Estas leyendo

"Tierras robadas y bosques en extinción en Chile" apunta revelador informe sobre negocio forestal liderado por Forestal Arauco y CMPC