Advertisement

Trabajadoras/es de colegios Santo Tomás a lo largo del país se encuentran en huelga exigiendo mejoras laborales

El pasado 11 de agosto inició una huelga en cinco Colegios Santo Tomás distribuidos a lo largo del país tras fallidas negociaciones entre la empresa administradora y sus respectivos sindicatos. Las peticiones son simples y se remiten a asegurar un trabajo digno para todos los estamentos que conforman las instituciones estudiantiles.

Por Kathia Cancino Rojas

Entre los colegios en huelga se encuentran los establecimientos de Antofagasta, La Serena, Curicó, Los Ángeles y Talca. Según lo explica Priscila Rubio Gómez, dirigenta del Sindicato del Colegio Santo Tomás de Talca, sus demandas se dividen en tres aristas principales: aumento de sueldo, descuento automático en la colegiatura de hijos de funcionarios y, finalmente, el pago líquido y no imponible del bono por término de conflicto.

Sin embargo, Rubio afirmó que el énfasis en tales demandas se debió a la intransigencia que ha tenido la empresa para dar solución a todos sus requerimientos. De hecho, la dirigenta indicó que la huelga fue el punto cúlmine de una negociación reglada ocurrida el pasado mes de julio, donde tras diversas instancias de diálogo no llegaron a ningún acuerdo.

Te puede interesar: Tras desvincularlos/as al inicio de la pandemia Walmart bajó monto de negociación a empaques que denunciaron despidos injustificados

Al respecto, explicó que como federación "tenemos un convenio colectivo desde el año 2018 y ahora estamos solicitando mejoras en este convenio: en la movilización, colación, días administrativos, licencias médicas, entre otros puntos no referidos a montos". No obstante, Rubio manifestó que desde la empresa se excusaron en no tener dinero, porque cada fundación a cargo de los colegios era independiente la una de la otra. "Nosotros tuvimos acceso a los estados financieros y nos asesoramos por un abogado y un economista y llegamos a la conclusión que sí existían los dineros para responder a las peticiones", declaró.

Pese a ello, los trabajadores y las trabajadoras optaron por disminuir algunos alcances de sus demandas. Uno de estos fue la reducción del aumento de sueldo de $35.000 a $25.000, resultando en una nueva negativa por parte de la empresa. "Finalmente, los buenos oficios terminaron ofreciendo $5.000 de aumento de sueldo, lo que a todos los trabajadores nos pareció una burla dada la cantidad de dinero que ellos manejan como institución", recalcó Rubio.

Fotografía cortesía de Priscila Rubio Gómez

Sobre su segunda petición, la dirigenta explicó que como funcionarias y funcionarios tienen derecho a una beca postulable que reduce el arancel anual en un 50% para aquellos empleados que trabajen más de 30 horas, y un 25% a quienes trabajen menos de 30 horas. Sin embargo, el beneficio no es automático, "por lo que en realidad el beneficio no es mucho", indicó Rubio.

Si bien en primera instancia solicitaron la gratuidad en la colegiatura para los hijos e hijas de funcionarias y funcionarios, en vista de las constantes negaciones de la empresa sólo optaron por un descuento automático del 50% para todos los trabajadores y trabajadoras sin importar la cantidad de horas de contrato.

Finalmente, la dirigenta señaló que el tercer punto es la necesidad de que el bono por término de negociación se pague de forma líquida para que "no venga con descuento para los trabajadores, de manera que el monto llegue completo", reparó. Pese a tratarse de los puntos más importantes y que pueden tener un término favorable, Rubio insistió en que en algunos sindicatos cuentan con sus propias deficiencias: "Todavía hay diferencias con respecto a los montos de movilización y colación en los tramos más altos o más bajos, porque a nosotros nos pagan por tramo de acuerdo a la carga horaria, además de algunos problemas con el bono profesor jefe".

Fotografía cortesía de Priscila Rubio Gómez

Por el momento, desde la federación son enfáticos al señalar que el término de conflicto debe venir desde la empresa para solucionar los puntos sensibles presentados por sus trabajadores, y que mientras ello no suceda la huelga se mantendrá en pie hasta encontrar una respuesta óptima a sus peticiones.

Asimismo, sostienen que la ayuda mutua ha sido fundamental para pensar el conflicto en los días venideros, realizando rifas para juntar dinero y armar un fondo en caso de que la situación se extienda por un tiempo prolongado, además de recibir el apoyo y ayuda de los apoderados de los respectivos colegios a través de donaciones para mantener la huelga en pie. "Como dirigentes tratamos de darle seguridad a nuestros socios para que, si asumían la huelga, lo hicieran sabiendo que no están solos y que vamos a trabajar en conjunto para de alguna forma paliar el costo económico que esta huelga puede implicar", concluyó Rubio.

A continuación dejamos el comunicado de los Sindicatos en huelga:

Estas leyendo

Trabajadoras/es de colegios Santo Tomás a lo largo del país se encuentran en huelga exigiendo mejoras laborales