Estudio afirma que el aumento de las temperaturas reducirá drásticamente la productividad económica

Estudio afirma que el aumento de las temperaturas reducirá drásticamente la productividad económica

Por Chris Mooney / Traducido para resumen.cl por Diego

En un extenso estudio publicado este miércoles en Nature, un grupo de investigadores muestran que hay una fuerte relación entre la temperatura media de una región y su prodctividad económica – agregando otro potencial costo al cambio climático.

Analizando conjuntamente datos económicos y de temperatura de más de 100 países, ricos y pobres por igual, para mas de 50 años, los investigadores afirman que la temperatura óptima para la productividad humana parece ser cercana a los 13 °C de media anual para cada lugar en particular. Una vez que la temperatura aumente muy por sobre esta cifra la productividad económica declinará “considerablemente”, apunta el estudio.

“La relación es generalizable globalmente, invariable desde 1960, y evidente para actividades tanto agrícolas como no agrícolas en países pobres y ricos”, señalan los autores, liderados por Marshall Burke del Departamento de Ciencias del Sistema Terrestre de la Universidad de Standford, quien se refiere a su estudio como “la primera evidencia de que la actividad económica en todas las regiones está acoplada al clima global”. Burke publicó el estudio con Solomon Hsiang y Edward Miguel, economistas de la Universidad de California, Berkeley.

Si los hallazgos son correctos, agregan, significa que el calentamiento global no-mitigado podría llevar a más de un 20% de decrecimiento en ingresos alrededor del mundo, comparado con un mundo sin cambio climático. Esto también significaría el aumento de la desigualdad global, debido a que en los países más pobres el aumento de temperatura tendrá peores efectos – simplemente porque “los países más cálidos y pobres sufrirán probablemente la mayor reducción en su crecimiento”. De hecho, algunos países ricos actualmente con climas fríos, como Canada o Suecia, se beneficiarán en gran medida de acuerdo con este estudio, acercandose al óptimo climático.

“Si estás en un país donde la temperatura es menor a 13°C, un poco de calentamiento podría ser beneficioso”, dice Burke. “Por otra parte, si ya estás en los 13°C, un poco de calentamiento extra te dañará”.

Asumir que esta relación entre la temperatura y productividad es correcta, nos lleva naturalmente a preguntas profundas sobre su causa. Los investigadores apuntan a dos aspectos principales: la agricultura y la gente. En relación al aumento de temperatura, dice Burke, “Vemos que la productividad agrícola declina, la productividad laboral declina, a los niños les va peor en los exámenes y vemos más violencia.”

De hecho, Burke y sus dos coautores publicaron previamente una investigación (http://www.nber.org/papers/w20598) sugiriendo una fuerte relación entre el aumento de temperatura y la violencia, incluso Hsiang ha encontrado una relación entre temperaturas más cálidas y menores puntajes en pruebas de matemáticas. “Encontramos que el desempeño en matemática decrece linealmente sobre los 21°C, con un efecto estadísticamente significativo más allá de los 26°C”, dice el estudio anterior.

También hay investigación reciente que sugiere que el calentamiento global reducirá las cosechas de trigo, uno de los mayores efectos proyectados en la agricultura. En otras palabras, existe un cuerpo de investigación que es consistente con la nueva amplia conclusión del artículo publicado en Nature.

Sin embargo, el nuevo trabajo ya ha despertado críticas – el economista de la Universidad de Sussex, Richard Tol, lo llamó “enormemente problemático” en un correo electrónico al Washington Post – por lo que queda por ver lo que otros investigadores harán al respecto.

En el corazón del nuevo artículo hay un análisis histórico y económico que considera datos de 166 países durante más de medio siglo, analizando la relación entre el PIB per capita y las fluctuaciones de temperatura que experimenta cada país.

Es importante destacar que los investigadores no compararon los países entre sí – un enfoque que se habría visto plagado de factores de confusión. Más bien, se compara cada país “consigo mismo en años que se ha visto expuesto a temperaturas más cálidas frente a temperaturas mas frías que la media debido a los cambios atmosféricos que ocurren naturalmente”.

“Una economía observada durante un año frío es el ‘control’ para la misma sociedad observada durante un año ‘tratamiento’, más caliente”, señalan los autores.

La segunda mitad del estudio proyecta una tendencia de calentamiento constante, basado en estas relaciones. “En 2010, estimamos que el cambio climático no-mitigado haría más pobres a un 77% de los paises en términos de ingreso per capita de lo que serían sin el cambio climático”, dice el artículo.

Sin embargo, es importante notar que esto está basado en un escenario en el cual el mundo hace nada para frenar el calentamiento global – un escenario que se está volviendo cada vez más difícil de creer. Esta fue una de las críticas de Tol – “ellos extrapolan a partir de calentamiento moderado entre 1960 y 2015 a un calentamiento masivo entre 2015 y 2100”, objetó entre otras críticas técnicas.

En un comentario adjunto al artículo, también en Nature, el economista Thomas Sterner de la Universidad de Gotemburgo, Suecia, fue menos crítico pero notó que el trabajo tendrá que resistir el escrutinio académico, comentando, “Los autores tienen mucho cuidado de verificar la robustez de sus hallazgos pero habrá, sin duda, intentos de ver otros datos y enfoques que puedan dar resultados diferentes”.

La conclusión de que los costos asociados a la temperatura serán mayores que los previamente calculados causará un gran revuelo, y debería tener marcadas repercusiones en política”, escribió Sterner.

Mientras los autores parecen haber hecho un cuidadoso análisis, Robert Stavins, un economista ambiental en la Harvard Kennedy School, advierte por correo que existe un monton de incerteza en el calculo de los costos económicos a largo plazo del cambio climático. Stavins también agrega que mientras el estudio sólo examina los impactos de mercado del cambio climático, “muchos impactos económicos del cambio climático ocurrirán fuera de los mercados, tales como los impactos ecológicos, los cuales son, sin embargo, económicos”.

El estudio presenta el crudo panorama de un mundo en el cual algunos países se benefician económicamente, y otros son dañados, por el desplazamiento de las tendencias de temperatura. En particular, los países a los que les va mucho mejor se ubican en lugares actualmente fríos – reforzando la idea de que los países del norte se beneficiarán del cambio climático. Además de la navegación más fácil, la explotación de recursos y turismo, podría haber un aumento de la productividad debido a temperaturas más favorables.

Muchos países tropicales, en contraste, sufren daños económicos en este escenario haciendose más calientes de lo que son actualmente. “El calentamiento puede amplificar la inequidad global porque los países pobres y cálidos probablemente sufrirán las mayores reducciones en el crecimiento”, concluye el estudio.

“Las implicaciones del análisis entre países es reveladora”, dijo Rick Larrick, un profesor en la Fuqua School of Business de Duke, después de revisar el estudio para el Washington Post. “El cambio climático no es sólo un tema ambiental sino también un tema geopolítico”.

Larrick también apunta a otro inconveniente del diseño del estudio – mientras que la oscilación térmica en el corto plazo puede causar que las economías de los países oscilen, un incremento sostenido de la temperatura en una dirección en el largo plazo puede desencadenar una planificación de la adaptación más cuidadosa. “Usar cambios año-a-año es una buena aproximación para cambios de temperatura de largo plazo, pero los países podrían no estar preparados para invertir en mitigación en un ciclo tan corto (no anticipado y temporal); en presencia de un cambio climatico en marcha, sin embargo, los países podrían ver hacia el futuro en términos de inversión en mitigación”, dijo por correo electronico.

Una pregunta obvia es si es que el aire acondicionado, que se espera que se propague por el mundo en las próximas décadas, puede mitigar estos efectos. Y la respuesta parece ser en gran parte no.

“El aire acondicionado claramente puede ayudar, pero los datos sugieren que no te aísla completamente de los efectos de la temperatura”, dijo Burke.

Más generalmente, los investigadores dijeron que “no encontramos que los avances tecnológicos o la acumulacion de riqueza y experiencia desde 1960 haya alterado la relación entre la productividad y temperatura”.

Chris Mooney, escribe sobre ciencia y ambiente en el Washington Post.

Traducido desde: http://www.washingtonpost.com/news/energy-environment/wp/2015/10/21/sweeping-study-claims-that-rising-temperatures-will-sharply-cut-economic-productivity/

Artículo en Nature: http://nature.com/articles/doi:10.1038/nature15725

Estas leyendo

Estudio afirma que el aumento de las temperaturas reducirá drásticamente la productividad económica