Asbesto en los pulmones de Coronel: Trabajadores que removieron tóxico acusan que se diseminó por la comuna

Asbesto en los pulmones de Coronel: Trabajadores que removieron tóxico acusan que se diseminó por la comuna

[resumen.cl] Omar González es Presidente de los “Trabajadores Unidos Contra el Asbesto” TUCA. Denuncia que entre septiembre del año pasado y junio de este año se realizó en Bocamina 1 el retiro del asbesto que tenía Endesa en el lugar, desde los años 70. De manera francamente irregular, se procedió al retiro del asbesto sin las medidas correspondientes, por lo que gran parte de los trabajadores que estuvieron en la remoción, hoy sufren los efectos nocivos en su salud por parte del tóxico. A esta terrible situación, que puede provocar una paulatina y dramática muerte a los trabajadores, se suma la posibilidad de que el asbesto se haya repartido por gran parte de Coronel, debido al pésimo manejo en la faena.

El año 2001 el gobierno de Ricardo Lagos promulgó una ley que prohíbe el uso, elaboración y comercialización de asbesto tras una serie de presiones, entre las que se encuentra la inmolación de Eduardo Miño frente a La Moneda, que con su mensaje intento que se tomaran cartas en el asunto frente a “tanta injusticia”. El mineral es catalogado de altamente tóxico para la salud humana.

“A los 2 meses que se comenzaron las faenas se empezó a incurrir en faltas graves de procedimientos” señala González. El representante de la organización coronelina comenzó con una serie de molestias en su cuerpo y hoy ya ha desarrollado un asma crónica. “Nosotros veíamos asbesto por todos lados. Inicialmente no tenía que salir un miligramo de asbesto de la cápsula de aislación que teníamos para sacar el asbesto, pero fue mucho la falta de procedimientos -nosotros mostramos en la PDI videos, en tribunales, en la SEREMI de salud y medioambiente-”

En septiembre pasado, la SEREMI de Salud de la Región del Bío Bío dio la razón a los trabajadores y multó con 500 UTM a Endesa y Akeron Caf y con 1000 UTM a la Mutual de Seguridad en un proceso sancionatorio que determinó que hubo un mal manejo del retiro de asbesto de la Central Bocamina I. La multa ha pasado “desapercibida” para gran parte de los medios y la clase política, que no han tomado en cuenta la gravedad del asunto debido a la posibilidad de que el asbesto circule hoy por los pulmones de los coronelinos, pues las partículas de asbesto pueden permanecer suspendidas en el aire por largo tiempo y ser transportadas largas distancias por el viento y el agua antes de depositarse.

“Terminamos muchos afectados, porque esta enfermedad se le llama en Europa “polvo demoniaco” porque te mata de a poco y los organismos reaccionan de manera diferente. La peculiaridad que tiene esta enfermedad es que se manifiesta vilmente, después de 10 a 15 años. Pero el asbesto que nosotros retiramos estaba más “puro” que el asbesto de los pizarreños antiguos” lo que significaría una mayor toxicidad. “y con eso no contaban los médicos” afirma González.

De un día para otro un trabajador, parte de los TUCA, enfermó y murió repentinamente. Omar González relata “se enfermó un compañero nuestro de neumonitis, grave: tosía y tosía -la misma tos que tengo yo ahora- y murió en el Hospital Regional con los pulmones llenos de asbesto y con un acta de defunción que decía Neumonitis aguda y lo demás en estudio. Nada más.” lo que los trabajadores interpretan como un sesgo para no investigar en profundidad las razones de la muerte del obrero.

“Este asunto es un problema institucional, es de salud, pero institucional también porque participan otras instituciones en este caso y hoy se cierran las instituciones en función de reservar la noticia. La gobernadora me dijo la otra vez “Don Omar, no levantemos tanto boche porque podemos provocar alarma pública”. O sea, yo encuentro gravísimo lo que se hizo” dice González. Desde TUCA piensan que se ha intentado encubrir lo sucedido, protegiendo a una empresa que ha sido vinculada al financiamiento de los partidos políticos.

El dirigente agrega “mostrando videos y mis antecedentes clínicos a los médicos, diferentes médicos de diferentes regiones del país, sin que ellos se conocieran, al ver los videos donde se aprecia la falta de procedimientos con el asbesto saliendo de la comuna, ellos comparten que es “un genocidio”. Ellos no se conocen y opinan lo mismo” La comparación puesta como ejemplo por uno de los médicos -el Dr. Trujillo-, para comprender el hecho, es el caso de los bomberos que sufrieron los efectos del asbesto en la remoción de escombros de las Torres Gemelas. “Ahora todos están con asbesto en sus pulmones, haciendo mesotelioma o haciendo [otro] cáncer o cualquier otra enfermedad relacionada con las asbestosis”

Las irregularidades no finalizaron ahí. González, por ejemplo, fue por sus propios medios a la Mutual para saber un diagnóstico de lo que tenía, pero el mismo día fue despedido “Ese mismo día me echaron de la pega y quedé sin nada. Sin financiamiento, sin licencia, sin derecho a nada y he divagado de médico en médico. La Mutual me tenía por una Hiperreactividad, cuando los informes médicos del Hospital Regional decían que yo tenía una enfermedad pulmonar difusa, que era más que hiperreactividad. Ahora tengo asma crónica […] Me echaron a perder la vida, ya no puedo tener la vida que tenía antes. Estoy en la lista negra de todas las empresas, ya no puedo trabajar y sinceramente tampoco puedo. El hecho de, por ejemplo, jugar con mi nieto en la casa y dar vueltas alrededor de una mesa de centro me termina botando y me tira a la cama toda la tarde. Cuando me dan las crisis termino vomitando todo lo que tengo adentro y tengo que dormir sentado. Si es que duermo 2 horas en la noche, porque las crisis vienen en la tarde cuando te pones en posición horizontal” explica acongojado.

El dirigente señala que se ha intentado enlodar su credibilidad planeando que los daños que tiene son debido a que fumaría, lo que ha sido desmentido por González interponiendo querellas. Incluso “se han falsificado firmas de dirigentes sindicales” en el caso, uno de los menos bullados desastres medioambientales producidos por la energética, pero que puede transformarse en emblemático por la gravedad del asunto.

El asbesto no aparece por primera vez en esta denuncia hecha publica por TUCA. En marzo del año 2014, ENDESA fue multada por el Municipio de Coronel por basura encontrada en el Humedal Boca Maule. Dentro de la basura encontrada, había filtros de material particulado, ropa de trabajo, bolsas, cenizas y restos de asbesto, el peligroso tóxico almacenado por ENDESA, quien no tuvo rubor alguno en culpar a la empresa que le prestó servicios del hecho.

González señaló sobre el asbesto que también el caso ha sido silenciado por el poder de la megaempresa y denuncian además, lo peligroso de los traslados y depósitos de asbesto. “El asbesto que nosotros retiramos supuestamente debiera estar en Copiulemu y el vertedero de Copiulemu no tiene autorización para almacenar asbesto. Quizás cuantas toneladas de asbesto dejaron caer al pueblo […] Además, el desembarque del asbesto fue con maquinaria , así bruto, cuando el asbesto tenía que ser trabajado delicadamente y enterrado bajo cemento” afirma.

Bocamina ha sido cuestionada por constantes protestas de la ciudadanía. La última fue la toma de una torre de Alta Tensión tras la planta, denunciando que la planta funciona sin respetar la Resolución de Calificación ambiental (RCA). A las muchas acciones judiciales presentadas contra la generadora a carbón, se sumó otra demanda contra la empresa presentada en Tribunales de Concepción este lunes, que busca la indemnización para 600 personas que responsabilizan directamente a Bocamina de producir innumerables cambios en el ecosistema de Lota y Coronel y graves daños a la salud de las personas, basándose en un informe realizado por la PDI.

Estas leyendo

Asbesto en los pulmones de Coronel: Trabajadores que removieron tóxico acusan que se diseminó por la comuna