Figura 1
Inicio » Medio Ambiente

WWFraude: En el nombre del Panda (Capítulo I)

31 mayo 2016

Por: Héctor Kol / sinrepresassinsalmoneras.blogspot.cl

“Salmonero, salmonero
Te vamos a recordar
Que el mar no es un vertedero
Te la vamos a cobrar…”

– Cántico popular contra las salmoneras-
Puerto Montt, Mayo de 2016

En septiembre del año 2000, la oficina escocesa del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, siglas en inglés) publicó un informe titulado “¿El Secreto de Escocia?” donde alertaba acerca de la eutrofización (enriquecimiento) de los sistemas acuáticos intervenidos por salmoneras en Escocia, por descargas de nitrógeno y fósforo derivados de las operaciones de cultivo de salmónidos en el país de las Tierras Altas [1].

WWF-Escocia señalaba que la producción de 125 mil toneladas de salmónidos proyectadas para ese año, generarían 7.500 toneladas de nitrógeno y 1.240 de Fósforo en la descarga, lo que equivalía a las descargas de una población humana de 3,2 MILLONES de personas en cuanto a Nitrógeno y de 9,4 MILLONES de personas en cuanto a fósforo. El Censo poblacional de 1997, señala la publicación, daba cuenta de que la población escocesa sólo alcanzaba a 5,1 millones de personas.

Es decir, el fósforo de desecho proveniente de la producción salmonera escocesa equivalía casi AL DOBLE de la población humana de Escocia, mientras que las descargas de nitrógeno salmonero equivalían a las de más de la mitad de la población de ese país.

La publicación de WWF-Escocia advertía que estos niveles de eutrofización podían facilitar la ocurrencia de eventos de mareas rojas tóxicas (en particular, de especies de plancton causantes de la enfermedad amnésica de los mariscos) y que la literatura científica ya reportaba que la actividad acuícola creaba las condiciones para una mayor extensión geográfica y frecuencia en los blooms de algas y mareas rojas.

En Chile, ya al año 2001 el Dr. Alejandro Bushmann calculaba que las descargas de nitrógeno y fósforo de una producción de 400 mil toneladas de salmónidos en las Regiones de Los Lagos y de Aysén, equivalían a poblaciones humanas de entre 2,7 y 4 MILLONES DE PERSONAS [2] .

Posteriormente, la aplicación de los modelos matemáticos registrados en la literatura científica para una producción estándar de 600 mil toneladas de salmónidos en Chile, señalan que las descargas de Nitrógeno (total) y de Fósforo (total) en los sistemas acuáticos intervenidos por la salmonicultura intensiva genera descargas de materia orgánica (DBO7) equivalentes a una población humana de 17,3 MILLONES de habitantes y de nitrógeno (total) equivalentes a 10,8 MILLONES de habitantes [3]

Respecto de esto, WWF-Chile no ha dicho palabra alguna.

En el documental OVAS DE ORO (Khitano Films, 2004) un ejecutivo de la productora de salmones MAINSTREAM (entonces, propiedad del Estado Noruego) señalaba que los abusos ambientales y laborales de esa compañía en Chile, que nada tenían que ver con el comportamiento de la empresa en Noruega, sólo respondía a que ellos se comportaban en Noruega como noruegos… y en Chile como chilenos…

¿Es aplicable” este criterio a la WWF?…¿Se comporta WWF-Escocia como los escoceses y WWF-Chile como los chilenos?

Porque en Chile, la WWF no sólo apoyó y ha defendido una Ley corrupta como lo es la Ley “Longueira”, que hoy tiene a dos parlamentarios chilenos sentados en los Tribunales por recibir sobornos de parte de una de las compañías favorecidas con esta Ley, sino que además le entrega su respaldo a la más cuestionada de las instituciones del ámbito pesquero: el Servicio Nacional de Pesca (SERNAPESCA) que se ufana de incautar 50 o 500 toneladas de merluza a la pesca artesanal que aún pesca, mientras deja pasar la pesca ilegal de 300 mil toneladas de sardinas destinadas a la fabricación de alimentos para salmones. La WWF ya está ofreciéndole a SERNAPESCA (como no!) un “sello” para garantizarle al consumidor que el pescado que adquiere no proviene de pesca ilegal [4].

¿Estará disponible ese sello o uno equivalente para garantizarle a los consumidores de salmón producido en Chile que este salmón no se obtuvo en una ocupación ilegal de aguas, en un centro que opera en un lugar no autorizado, con sobreproducciones, con uso no-autorizado de productos químicos tóxicos para el ambiente acuático o la salud humana?

Posiblemente NO, porque WWF-Chile está haciendo todo lo contrario: certificando compañías y centros de engorda de salmónidos que han violado reiteradamente las normas vigentes, que exhiben un estado sanitario lamentable o que han generado condiciones de colapso en el ambiente acuático.

Es decir, WWF- Chile se ha hecho parte de la política de encubrimiento de la destrucción del mar austral por parte de las salmoneras, entregando un sello que oculta el desastre ambiental que han causado en Chile y del que aún vivimos su segundo capítulo en la Región de Los Lagos.

Las Certificaciones de WWF-Chile

A través de un pomposo titular en la revista salmonera Mundo Acuícola, la empresa MULTIEXPORT anunciaba, en agosto de 2015, la obtención de la “certificación más exigente a nivel mundial” para 4 de sus centros de engorda de salmónidos ubicados en Aysén: la Certificación Aquaculture Stewarship Council (ASC) de la WWF[5].

En el anuncio, el CEO de MULTIEXPORT, Andrés Lyon, señalaba: “Este logro, que nos llena de orgullo, demuestra que nuestra producción cumple con los estándares más exigentes de sustentabilidad y responsabilidad social, con énfasis en el cuidado y buen manejo desde el punto de vista ambiental”

Los centros de engorda certificados, sin embargo, distan mucho de cumplir siquiera con los estándares chilenos contenidos en las normas que la misma industria salmonera redacta y además, son completamente ajenos a cualquier definición de sustentabilidad o de “buen manejo ambiental”. Son, más bien, ejemplo de todo lo contrario…

En efecto, los centros “certificados” por la WWF-Chile a través del sello ASC corresponden a los centros “Delta” (Registro Nacional de Acuicultura, RNA, 110519) “Pearson” (RNA 110268) “Ganso (RNA 110726) y “Arbolito” (RNA 110272) todos ellos ubicados en la Región de Aysén y permanentemente presentes en los listados de las principales patologías que afectan a la tóxica Industria: caligidosis y Sindrome Rickettsial del Salmón (SRS) además de obtener producciones salmoneras ILEGALES en instalaciones que ocupan sitios no-autorizados para actividades de acuicultura y de ser objeto de sanciones monetarias cursadas por Tribunales de Justicia chilenos.

Figura 1

En la Figura 1 se muestra, en amarillo, el polígono correspondiente a la concesión acuícola otorgada por Resolución 474/2004 del Ministerio de Defensa (Res M) y operada por MULTIEXPORT con el ahora certificado centro de cultivo “Delta” (RNA 110519).

Como se aprecia en la imagen disponible en Google Earth y fechada 10 de enero de 2014, MULTIEXPORT dispuso todas sus estructuras de cultivo FUERA de la concesión otorgada, es decir, operó y obtuvo producciones salmoneras DE MANERA ILEGAL, en un sitio no-autorizado para desarrollar actividades de acuicultura.

La situación fue denunciada a la Gobernación Marítima de Aysén por Juan Carlos Navea, (representante de la Pesca Artesanal de Aysén ante la Comisión Regional de Uso del Borde Costero de Aysén, CRUBC-Aysén) durante el año 2015, solicitando se verificaran un total de 51 centros de cultivo de salmónidos que aparecían operando ILEGALMENTE fuera de sus concesiones. Entre ellos, este centro “certificado” por la WWF-Chile.

En marzo de 2016, mediante el Ord. Nº 12.600/64 fechado 3 de marzo de 2016, la Gobernación Marítima de Aysén le informó a Navea que el centro “Delta” de MULTIEXPORT efectivamente se encontraba con “parte de las estructuras (de cultivo) fuera de los vértices otorgados por resolución”, constatado esto durante la correspondiente fiscalización realizada en septiembre de 2015. Es decir, la WWF entregó el sello ASC a un centro de cultivo que operaba ilegalmente y que obtenía producciones salmoneras también ilegales, que debieron ser incautadas por el nuevo “socio” de WWF-Chile: el SERNAPESCA.

Más aún, la Figura 2 muestra que a Febrero de 2016, después de la fiscalización de la Armada de Chile, el centro “Delta” de MULTIEXPORT tenía todas sus estructuras de cultivo fuera de la concesión otorgada, operando ilegalmente, produciendo salmones ilegalmente….

Figura 2

Pero no sólo se trata de que este centro de engorda opera y produce al margen de la ley y que, sin embargo, está “certificado” por la WWF-Chile. Se trata también de que este centro “Delta” está infestado de piojos de mar (Caligus rogercresseyi) siendo declarado como afectado por “Caligidosis” en los años 2012 y 2013[6] y registrando, también, una alerta por Sindrome Rickettsial del Salmón (SRS) en el año 2013[7].

El SRS es una enfermedad bacteriana que induce al mayor uso de antibióticos en la Industria salmonera que opera en Chile.

¿Qué es, entonces, lo que certifica la WWF-Chile?

En la Figura 3 se muestra, en una imagen Google Earth de enero de 2014, la ubicación de las estructuras de cultivo del centro “Pearson” (RNA 110268) de MULTIEXPORT, también certificado por la WWF-Chile .

Como se aprecia en la imagen, el centro opera con un tren de 12 balsas-jaulas cuadradas FUERA de la concesión acuícola de 8 hectáreas otorgada por la Res (M) 113/2000 (polígono rojo) ocupando en total una superficie de 13,65 hectáreas (polígono verde), es decir, casi 6 hectáreas más que las concedidas Y POR LAS QUE NO PAGA LA PATENTE ACUÍCOLA correspondiente.

La situación descrita también fue denunciada por Juan Carlos Navea a la Gobernación Marítima de Aysén en el año 2015, la que señaló que el centro no se encontraba operando en la fiscalización realizada por la Armada de Chile en septiembre de ese mismo año.

Figura 3

El centro “Pearson” registra una colección de enfermedades de peces, tanto virales como bacterianas, además de estar infestado por piojos de mar, aumentando las dudas sobre qué es lo que certifica la WWF-Chile.

En efecto, el centro en comento aparece en el listado de centros de cultivo afectados por la enfermedad viral Necrosis Pancreática Infecciosa (IPN, siglas en inglés) en el año 2011[8]; en el mismo año fue afectado por SRS[9] y estuvo bajo alerta de SRS en el año 2013[10].

De igual manera, el centro “Pearson” aparece como afectado por la Enfermedad Bacteriana del Riñón (BKD, siglas en inglés) en los años 2011 y 2012[11], una enfermedad también fuertemente inductora al uso de antibióticos. Finalmente, “Pearson” estuvo infestado con piojos de mar en los años 2012 y 2013[12].

Es decir, un centro que reúne casi todas las principales enfermedades que asolan a la Industria Salmonera, que opera en sector no-autorizado y obteniendo una producción ilegal, aparece hoy con una certificación ASC otorgada por la WWF-Chile, que garantiza la sustentabilidad de sus operaciones.

El centro de cultivo “Ganso” (RNA 110726) también se ubica en el Canal Puyuhuapi, al weste de Puerto Cisnes y como muestra la Figura 4, MULTIEXPORT mantiene varias estructuras flotantes, entre ellas su pontón de alimentación, fuera de la concesión otorgada.

Figura 4

Aunque este caso no fue denunciado por Juan Carlos Navea, el centro “Ganso” registra un pobre desempeño ambiental y sanitario, como en los casos anteriores.

En efecto, el centro fue afectado por caligidosis (infestación con piojos de mar) en los años 2012 y 2013 y por BKD en el año 2012 (fuentes ya citadas). Además, en el año 2013 registró condiciones anaeróbicas en su sitio de emplazamiento[13], es decir, sus desechos superaron las capacidades de carga del sitio y generó condiciones “donde la vida acuática es imposible”, según la definición de anaerobiosis que aparece en la Ley General de Pesca y Acuicultura.

¿Es, de verdad, certificable un centro de engorda de salmónidos que es capaz de generar condiciones ambientales que hacen imposible la vida acuática?

El centro de engorda de salmónidos “Arbolito” (RNA 110272) también certificado por la WWF-Chile, se muestra en la Figura 5, en una imagen de Google Earth de enero de 2014.

Dos trenes de balsas-jaulas operan a unos 500 metros al este de la concesión otorgada por la Res (M) 1226/2000, esto es, FUERA de la concesión otorgada, operando en un sector no-autorizado y obteniendo una producción ILEGAL, en consecuencia.

¿Eso es lo que certifica la WWF-Chile?

Figura 5

El centro “Arbolito” de MULTIEXPORT también reúne una colección de enfermedades que no son congruentes con una certificación relativa a desempeño sustentable.

En el año 2011, registró SRS en sus producciones y en el año 2013 estuvo en estado de alerta también por SRS (fuentes ya citadas) .
La Caligidosis (infestación por piojo de mar) fue declarada en este centro en los años 2010, 2011, 2012 y 2013 y también se declaró en este la presencia de BKD en los años 2011 y 2012.

Un desempeño sanitario desastroso, que también se complementa con malas prácticas ambientales. Así, el centro de cultivo “Arbolito” fue sentenciado al pago de una multa de 50 UTM por el Juzgado de Letras y Garantía de Puerto Aysén en el año 2012, por efectuar lavado in situ de redes de cultivo sucias, sin autorización previa, cometiendo una infracción al Artículo 9º del Reglamento Ambiental para la Acuicultura (RAMA)[14].

En la oportunidad, el Tribunal dictó otras dos sentencias, con multas de 50 UTM cada una, para otros dos centros de MULTIEXPORT: “Allan” (RNA 110521) y “Angostura” (RNA 110426) también por efectuar lavado in situ no autorizado de redes de cultivo (Id. Cit.).

¿Serán, acaso, los nuevos centros a certificar por la WWF-Chile?

Otros centros de engorda de salmónidos de las empresas LOS FIORDOS y AQUACHILE exhiben certificaciones ASC otorgadas por la WWF-Chile y cada uno de ellos tiene su propio prontuario ambiental y sanitario, absolutamente incongruente y hasta contradictorio con cualquier tipo de certificación ambiental que se pretenda.

A las irregularidades descritas una y otra vez en este blog acerca de la tolerancia y displicencia de los servicios públicos con funciones de regulación y fiscalización de las gestiones ambientales y operacionales de las empresas salmoneras, se suman ahora este tipo de irregularidades, que involucran a organizaciones que engañan a la fe pública otorgando certificaciones de “comportamiento sustentable” a empresas que no han hecho más que violar cuanto reglamento y disposición reguladora exista.

La crisis ambiental y sanitaria provocada por la Industria Salmonera nuevamente en el mar de la Patagonia en los primeros 6 meses de este año, con miles de afectados no sólo entre los trabajadores salmoneros, sino en una población mucho mayor, que hasta hoy no tiene acceso al sustento que le brindaba el mar, no pareciera conmover a empresas como WWF que se presentan como organizaciones “sin fines de lucro”, pero que viven de la venta de certificaciones a lo más tóxico que existe sobre nuestros mares.

Y los integrantes de WWF no sólo traicionan la credibilidad que desgraciadamente aún tienen (en las convocatorias al Día de la Tierra, por ejemplo) sino a sus propias profesiones y especialidades, que son un privilegio en este país donde el lucro en la educación persiste.

Usar un doctorado para esto, para engañar así al mercado y a los consumidores, usar una profesión para permitir que se siga destrozando el mar y sus recursos, negándoles a los pueblos el futuro esplendor que en este mar se encontraba, es mucho más que un simple negocio: es un crimen que debe ser castigado… en el nombre del Panda.

Referencias: 

[1] Malcom MacGarvin, WWF Scotland, 2000: “Scotland`s Secret?”. Version 1.2, 12 de septiembre de 2000. Disponible en: http://www.wwf.org.uk/filelibrary/pdf/secret.pdf
[2] La Tercera, 18/11/01
[3] http://sinrepresassinsalmoneras.blogspot.cl/2016/05/la-agonia-20-iv-parte-derribando-mitos.html , Figura 12.
[4] Revista Mundo Acuícola, 14 de enero de 2015: “Sernapesca y WWF firman acuerdo de colaboración para proteger los recursos pesqueros”
[5] Revista Mundo Acuícola, 14 de agosto de 2015: “Centros salmoneros de Aysén obtienen la certificación más exigente a nivel mundial”
[6] SERNAPESCA a Fundación Pumalín, Ord. Nº 47116 del 6 de febrero de 2015.
[7] SERNAPESCA a Fundación Pumalín, Ord. Nº 32632 del 20 de mayo de 2014.
[8] SERNAPESCA a Fundación Pumalín, Ord. Nº 39451 del 28 de marzo de 2014.
[9] SERNAPESCA a Fundación Pumalín, Ord. Nº 13130 del 27 de diciembre de 2012.
[10] SERNAPESCA a Fundación Pumalín, Ord. Nº 32632 del 20 de mayo de 2015.
[11] SERNAPESCA a Fundación Pumalín, Ord. Nº 39451 del 28 de marzo de 2014.
[12] SERNAPESCA a Fundación Pumalín, Ord. Nº 47116 del 6 de febrero de 2015.
[13] SERNAPESCA. Web-INFAs, actualizado a Agosto de 2015.
[14] Sentencia Juzgado de Letras y Garantía de Puerto Aysén, Causa Rol 543-2011, 31 de julio de 2012.

Relacionados