El ejemplo de las Brigadas “Solo el Pueblo Ayuda al Pueblo”

El ejemplo de las Brigadas “Solo el Pueblo Ayuda al Pueblo”

[resumen.cl] En la tarde de este sábado 4 de febrero, Conaf entregó su reporte diario de las 18:30 sobre la situación de los incendios forestales en nuestro país. Tras la lluvia que comenzó en la noche del viernes en Concepción y que continuó durante la mañana del sábado, la situación es claramente más alentadora y se puede señalar que el estado de catástrofe fue superado, ya que durante el día se controlaron 34 siniestros, 9 fueron extinguidos totalmente y solo 7 se mantienen activos, una cifra ínfima en relación a lo ocurrido durante las últimas dos semanas.

En la provincia de Concepción solo quedan en observación los incendios de San Antonio en la comuna de Florida, Pichaco en Hualqui, Caserio de Chaimavida en Concepción, Trinitarias – Vilumanque en Penco, Leonera Vieja en Chiguayante y Villa Fresia en Dichato. En Ñuble solo quedan los incendios de San Francisco en Portezuelo y cerro Alico en San Fabian. En tanto que en las provincias de Bío Bío y Arauco están todos completamente extinguidos.

Otro dato muy significativo es que en la región del Bío Bío tenemos un 21% menos de focos de incendio que en igual periodo del año anterior (http://www.conaf.cl/situacion-nacional-de-incendios-forestales/ ), sin embargo la superficie afectada es de un 3.767% más que el periodo del año anterior, cifras que dejan claro que el problema principal no es la provocación del incendio, sino que las condiciones propiciadoras de su ocurrencia y expansión, y la respuesta es hoy indiscutible: la industria forestal con sus monocultivos y sequía.

Tal como nos ocurrió en febrero del 2010, ante la incompetencia y corrupción de las autoridades, fue el propio pueblo de Concepción el que apoyó al quienes estaban más afectados por la catástrofe. Frente a la indolencia del gran empresariado, la incompetencia y el cinismo de la clase política, la histeria, la mentira y la confusión de los medios de comunicación, surgió con una rapidez realmente sorprendente una coordinación de organizaciones populares para dar respuesta a la tragedia. En el peor momento de la catástrofe que azotaba la región del Bío Bío, el jueves 26 de enero surgieron las primeras acciones espontáneas de solidaridad desde el movimiento popular en Concepción. Una de estas acciones fue la que realizó la FEC quien montó un punto de recolección de ayuda en la Diagonal y comenzó a inscribir voluntarios para conformación de cuadrillas de brigadistas para combatir los incendios. En cuestión de horas las organizaciones estudiantiles, sindicales, ambientales, de defensa de los territorios, vecinales de derechos humanos y de comunicación popular del Gran Concepción se articularon en una campaña que nombraron como “Solo el Pueblo Ayuda al Pueblo”, recogiendo la experiencia de un trabajo similar desarrollado tras el terremoto y maremoto del 2010.

Las oficinas de la FEC y su centro de acopio en la Casa del Deporte de la Universidad de Concepción, dieron la centralidad a una campaña que desbordó en solidaridad. 750 jóvenes se inscribieron en las diversas instancias generadas durante esta campaña. Desde el día viernes 27 de enero hasta el viernes 3 de febrero, hubo un promedio que superó a los 100 voluntarios diarios, solo en brigadas de combate al fuego en diversos puntos no solo de la provincia de Concepción, sino también Ñuble y Bío Bío. Jóvenes de diversos barrios del Gran Concepción se reencontraron con los pueblos y localidades de donde provenían sus abuelos, emigrados durante la industrialización de mediados del siglo XX, como los campesinos expulsados por la expansión forestal a partir de 1974. Gomero, el Membrillo, Talcamavida, Unihue, Peralillo, Pinihue, Barrancas Juntas, Ainahue, Cancha montero, La Paz, Quebrada Ulloa, Chaimavida, Manco, Puente 2, Puente 3, Puente 4, Puente 5, Puente 7, Poñén, Carabeo, Curapalihue, Agua de la Gloria, Copielemu, Rafael, Pissis, Menque, entre otros, fueron lugares hasta donde concurrieron voluntarios.

Para las brigadas en terreno se organizó una logística en la cual trabajó otro grupo importante de personas. A ello debemos sumar las campañas de recolección de dinero y alimentos, el trabajo de acopio y clasificación, la gente ocupada de las comunicaciones, el mapeo o levantamiento de información.

Mientras autoridades y medios de comunicación sembraban la histeria y el miedo en la población, con oscuros y mezquinos intereses, los jóvenes voluntarios llevaban el afecto desinteresado y la información a la población sobre lo que estaba ocurriendo. Incluso la recolección de monedas estuvo acompañada de entrega de dípticos informativos.

A la urgencia de combate al fuego se sumaron nuevas iniciativas en terreno de apoyo a las comunidades campesinas. Apoyo en salud general, dental, veterinaria, realización de actividades artísticas y deportivas, en una diversidad que llegó hasta una campaña de tatuajes este fin de semana. La comunidad penquista así lo fue entendiendo y el centro de acopio de Casa del Deporte se transformó en uno de los mayores de Concepción.

Desde un inicio las organizaciones aglutinadas en la campaña entendieron que el trabajo de la emergencia era probablemente el que mayor urgencia, pero el de más largo aliento será el de reconstrucción, no solo de la comunidad rural afectada, sino que además del paisaje en el cual habita.

Vídeo:

Foto 1: Centro de acopio Casa del Deporte, Barrio Universitario de Concepción, voluntarios de la FEc y la 1° Compañia de Bomberos de Concepción.

Foto 2: Brigadistas de la FEC en sectores rurales de Rafael, comuna de Tomé.

Foto 3: Brigadistas en sector Poñen, comuna de Florida

Etiquetas: 
Estas leyendo

El ejemplo de las Brigadas “Solo el Pueblo Ayuda al Pueblo”