Con un homenaje a Nelson Herrera se inició una nueva conmemoración de la Matanza de Vega Monumental

"Porque los héroes no dijeron que morían por la patria, sino que murieron…". Este es el verso del poeta sandinista Leonel Rugama inscrito en el memorial que homenajea a Nelson Herrera, militante del MIR (Movimiento de Izquierda Revolucionaria) asesinado el 23 de agosto de 1984 por esbirros de la Dictadura en el marco de la Matanza de Vega Monumental. Con su instalación, la noche de este viernes en el sector de Idahue camino a Santa Juana, se dio inicio al ciclo de actividades conmemorativas de este hecho, en el cual agentes del Estado ejecutaron a siete luchadores antidictatoriales en las ciudades de Concepción, Los Ángeles y Valdivia en la operación denominada por la CNI "Alfa Alfa Carbón".

Nelson Herrera Riveros iba junto a Mario Lagos Rodríguez en un taxibus de línea Las Bahías cuando éste fue detenido a la altura de la Vega Monumental de Concepción y se le ordenó bajar a quienes iban en él. Los agentes de la CNI ya apostados en el lugar, asesinaron ahí a Mario Lagos Rodríguez y a Nelson Herrera Riveros lo condujeron hasta el sector de Idahue, camino a Santa Juana, donde lo ejecutaron. Horas antes, en el barrio de Hualpencillo, había sido asesinado en la intersección del calles Grecia con Nápoles, Luciano Humberto Aedo Arias.

El mismo 23 de agosto, pero en Los Ángeles, al interior de su domicilio en la Población Orompello, fue asesinado Mario Ernesto Mujica Barros. En Valdivia, en horas del mediodía fueron apresados por agentes de la CNI los miristas Rogelio Tapia de la Puente y Raúl Barrientos Matamala para ser trasladados hacia el camino a Niebla, cerca del Puente Estancilla, donde fueron asesinados. Al día siguiente, en su domicilio de la Población Corvi de la misma ciudad, fue ejecutado Juan José Boncompte Andreu.

Todas estas ejecuciones se intentaron justificar diciendo que constituyeron "enfrentamientos". Este fue el discurso divulgado por los jerarcas represivos de la época y repetido servilmente por los medios de prensa y sus periodistas. No obstante, se ha establecido judicialmente que esta matanza obedeció a una operación en la cual se dispersó a una multitud de efectivos de la Central Nacional de Informaciones a principios de 1984, con el propósito de detectar, detener, amedrentar y eliminar a un vasto conjunto de hombres y mujeres que enfrentaba el control casi omnímodo de la vida nacional ejercido por la Dictadura hasta entonces.

Todos los logros orientados a resquebrajar la cobertura de impunidad que autoridades del Estado han brindado hacia los autores de estos crímenes, han sido producto de la persistencia de familiares de los militantes. El traspaso de esta causa desde los Tribunales Militares a uno Civil el año 2009, permitió que estos hechos no siguieran siendo calificados con el eufemismo de "violencia innecesaria con resultado de muerte», sino que de "homicidio calificado". El pasado 2018, el ministro Carlos Aldana dictó sentencia condenando, con penas sin relación con sus crímenes, a la mitad de ex agentes de los cuales se tenía su participación absolutamente acreditada. Como muestra de la impunidad representada en este fallo, la hija de Mario Lagos Rodríguez, Tamara Lagos, luego de conocerlo declaró:

«Esta sentencia, insuficiente, ha demorado 34 años en llegar desde ocurridos los hechos. El ministro Aldana demoró 10 años en dictar su fallo, 2 años desde las acusaciones. Observamos con cansancio y frustración como nuestra presencia, la de los familiares, en la suma de procesos que se siguen, ha sido primordial para que estos avancen.

En nuestro caso particular, hemos tenido que aceptar que queden en la más absoluta impunidad, al menos la mitad de los implicados en los crímenes de nuestros familiares.

…La ausencia de ejecutores condenados en el caso de Mario Lagos Rodríguez en la Vega Monumental de Concepción. Mi padre fue asesinado con los brazos en alto, en presencia de decenas de vecinos, la bala que lo mató entró por su axila. Actualmente, nadie está siendo condenado por ese hecho.

... La inconsistencia en la condena de Moraga Tresckow, jefe de la CNI de Valdivia y ejecutor de dos personas en el Puente Estancilla, a quien se condena a 5 años y 1 día con derecho a libertad vigilada, siendo que su participación es equivalente al de Gerardo Meza Acuña y Luis Torres Méndez, condenados a 15 años y 1 día por los homicidios calificados de Rogelio Tapia de la Puente y Raúl Barrientos Matamala en Puente Estancilla. No logramos comprender esta diferencia de criterio.

... La no aplicación de condena por asociación ilícita a Mandiola Arredondo, jefe de la CNI de Concepción, partícipe desde labores de mando de todo el proceso de organización, planificación y ejecución de la operación represiva.»

El blindaje de impunidad que los gobiernos civiles y toda la institucionalidad estatal ha brindado a quienes perpetraron los crímenes de un Gobierno que valió del terrorismo de Estado para controlar la población es evidente en éste y otros casos.

Las organizaciones de familiares y de quienes reivindican la figura y el ejemplo de quienes han luchado contra la injusticia, han sido las propulsoras y gestoras de todo lo logrado en el cuanto a justicia y reconocimiento sobre estos hechos y personas. Los actos que se realizarán este 23 y 24 de agosto en diversas ciudades del país se encaminan en este derrotero y ahí radica su relevancia política.

En Concepción, estas serán las actividades que se realizarán.